Padres inmigrantes presionan para que el DOE incluya textos y autores de sus culturas en programas de escuelas públicas

La coalición Justicia Educativa señala que de $12 billones del presupuesto de la Ciudad, ni un centavo se invertirá en el Departamento de Educación para la diversidad cultural

Padres y representantes promueven un aplan de amplitud cultural en las aulas.
Padres y representantes promueven un aplan de amplitud cultural en las aulas.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Un grupo de organizaciones que exigen una visión más diversa en los programas educativos de las escuelas públicas de la Gran Manzana tomaron este miércoles la sede del Departamento de Educación de la Ciudad (DOE), en el Bajo Manhattan, para recordar a las autoridades de la Ciudad que tienen una deuda presupuestaria con los proyectos de amplitud cultural en los planteles.

De acuerdo con los activistas de la Coalición por la Justicia Educativa (CEJ), el DOE se ha comprometido a invertir en la revisión de los programas educativos y en la compra o creación de nuevos textos escolares que permitan a los estudiantes de las comunidades inmigrantes, particularmente de color, tener acceso a más diversidad de autores, libros y temáticas.

En un comunicado CEJ aseguró que la Ciudad verá una cantidad de dinero “sin precedentes” en su presupuesto del próximo año fiscal.

“Ahora cuando tienen los fondos para hacer lo correcto para los 1.1 millones de niños en las escuelas públicas, están eligiendo continuar usando planes de estudio racistas, inexactos y obsoletos para nuestros niños”, subrayaron.

Los líderes de estas organizaciones refieren que el sistema educativo público de la Gran Manzana contará en sus arcas con fondos por encima de los $12 billones, de los cuales por ahora ni un solo centavo va dirigido a cambios en los programas de instrucción para convertirlos en culturalmente inclusivos.

“El Presupuesto Ejecutivo del Alcalde no apuesta a una educación culturalmente sensible. Estamos llamando a los padres y representantes a que se unan a esta petición. En una ciudad como esta, no tiene sentido que los programas en el aula no sean más amplios”, expresó el guatemalteco Kevin Duarte de la organización Masa que promueve cambios en los currículos escolares en el sur de El Bronx.

Predominio de autores blancos

Un informe de la CEJ muestra que si bien solo el 15% de los estudiantes de los planteles públicos de la ciudad de Nueva York son blancos, en promedio el 84% de los autores utilizados en las escuelas primarias son blancos.

Las quejas también apuntan a un hecho: los autores y personajes blancos también dominan las 10 listas de lectura opcionales que se utilizan ampliamente en las escuelas de la ciudad.

“Es crucial verse representado y reflejados en los libros, en las historias, para construir un modelo de tolerancia, de transmitir que existen personas con otras experiencias, especialmente en comunidades definidas por la inmigración”, dijo Duarte.

Plácida Rodríguez
La dominicana Plácida Rodríguez de MRNY asegura que solicitan una visión más amplia en las aulas. (Foto: F. Martínez)

Una visión más amplia

La madre ecuatoriana Emira Campos, de 28 años, asegura que por ejemplo su niña que está en primer grado en una escuela pública de Queens solo tiene acceso a cuentos que le muestran una “visión del mundo” muy reducida.

“Obviamente queda el trabajo nuestro como padres de transmitirle nuestra cultura, nuestra historia como pueblos, pero solo quisiéramos que el modelo fuese más amplio. Es incluso por el bien y el desarrollo de la ciudad”, explicó la inmigrante.

Entre tanto, la dominicana Plácida Rodríguez, que es abuela de un par de niños que asisten a planteles escolares de la ciudad, cuenta que como parte de ‘Make The Road NY’ (MRNY) se ha unido a esta cruzada que finalmente tiene como sentido mejorar la calidad de educación.

Nueva York es una ciudad de inmigrantes. Es muy importante que se logre un currículo que refleje nuestra cultura hispana, pero también la afroamericana, la de nuestros ancestros. Se trata de luchar por un sistema más amplio que le de otra mirada del mundo a nuestros estudiantes”, reaccionó la quisqueyana.

El anterior canciller de Educacion Richard Carranza, expresó antes de la pandemia su respaldo a listas de lectura más diversas.

La portavoz del DOE, Danielle Filson, ante estas peticiones de organizaciones de padres y representantes, ha señalado que la ciudad reservó $23 millones para capacitación contra prejuicios para el personal escolar.

“Nuestros estudiantes deben verse a sí mismos en los libros que leen y las lecciones que se les enseñan. Estamos dando prioridad a un plan de estudios culturalmente receptivo que incluye una amplia gama de voces”, acotó.

En efecto, voceros de CEJ reconocieron que se invirtieron recursos para instruir a personal del DOE contra los prejuicios en los últimos años, pero que continúa la “deuda” en la ampliación de la lista de textos escolares y un proceso de enseñanza más inclusivo.

“En la Dirección de Educacion hemos dejado claro que un plan de estudios inclusivo y de alta calidad es clave para nuestra recuperación, y continuaremos asociándonos con nuestras comunidades, estudiantes, familias y educadores para profundizar nuestro progreso”, concluyó a El Diario una fuente del DOE.