Las almendras no harían subir de peso: sus calorías no son absorbidas por el cuerpo, según estudio canadiense

Las almendras son un verdadero tesoro nutricional, su perfecta combinación de proteínas, grasas saludables y fibra beneficia la pérdida de peso. Un reciente estudio canadiense comprobó que cerca del 20% de las calorías derivadas de la grasa de las almendras permanecen sin absorberse en el organismo, lo cual acelera el metabolismo y la pérdida de peso

Las almendras brillan por su contenido en antioxidantes y se caracterizan por su inmenso poder saciante. Son ideales para combatir los antojos y la ansiedad por comer.
Las almendras brillan por su contenido en antioxidantes y se caracterizan por su inmenso poder saciante. Son ideales para combatir los antojos y la ansiedad por comer.
Foto: Foto de Олеся en Pexels / Pexels

No es ninguna novedad decir que seguir una alimentación de calidad es el secreto mejor guardado para gozar de un buen estado de salud y bajar de peso. De tal modo que en los últimos meses el interés por aquellos alimentos que brillen por sus propiedades nutricionales y terapéuticas, ha aumentado considerablemente. Si bien las recomendaciones básicas siempre serán las frutas y las verduras, existen otros aliados infalibles como los frutos secos y las semillas. Probablemente las almendras sean una de las variantes más populares; la realidad es que no solo son deliciosas, son increíblemente nutritivas, medicinales y se cuenta con numerosas referencias científicas que avalan sus cualidades para acelerar la pérdida de peso ¿La nueva noticia? Investigadores de la Universidad de Toronto han descubierto que una caloría etiquetada (como las que se muestran en los productos industriales) no es lo mismo que una caloría digerida y absorbida, cuando la fuente de alimento son las almendras.

Lo cierto es que desde hace un par de años, las almendras forman parte importante de toda alimentación equilibrada, de hecho son uno de los productos básicos en la mayoría de las dietas actuales para bajar de peso ¡Hasta en la cetogénica! Su consumo se relaciona con excepcionales beneficios para el organismo: su perfecta combinación de nutrientes esenciales como las proteínas, fibra y grasas saludables, les confiere un inmenso poder saciante y es por ello que son perfectas para combatir los antojos. Además de manera específica su contenido en fibra dietética es un gran aliado para depurar el organismo, ya que ayudan a acelerar el tránsito intestinal, mejoran la digestión y promueven una rápida eliminación de desechos. Brindan energía de calidad, protegen la salud cardiovascular y mejoran el rendimiento físico, cognitivo y mental.

Por fortuna los hallazgos del estudio llegaron para romper con el mito sobre las almendras y su relación con el aumento de peso, los investigadores comprobaron que las calorías que contienen las almendras son difíciles de digerir para el organismo y gracias a ello elevan el metabolismo, además sus calorías son diferentes. Según John Sievenpiper investigador principal del estudio y profesor asociado en el departamento de Ciencias de la nutrición y medicina de la Facultad de Medicina de Temerty, en las últimas dos décadas se ha pensado que las nueces son saludables, pero el mensaje en torno a su consumo a menudo viene con una advertencia relacionada con su alto contenido en grasas y energía.

La revista Mayo Clinic Proceedings publicó los hallazgos recientemente. Los científicos encontraron que después de la digestión, alrededor del 20% de las calorías derivadas en gran parte de la grasa de las almendras permanecían sin absorber, lo que observaron en las muestras de heces. Eso se tradujo en aproximadamente un 2% menos de energía absorbida de la dieta en general entre los participantes del estudio. Por lo tanto una persona que ingiera la misma cantidad de almendras en una dieta diaria de 2.000 a 3.000 calorías absorbería de 40 a 60 calorías menos de lo que preverían los factores de Atwater, en los que se basan muchas etiquetas de los alimentos. Para mayor contexto: las cifras previamente mencionadas podrían resultar en una pérdida de peso de hasta 2,9 kg o 6,3 libras durante un año. Además entre los más destacados hallazgos del estudio se encontró que los participantes no aumentaron de peso, lo que es consistente con la mayoría de los ensayos de alta calidad que miden el consumo de nueces y el aumento de peso. Inclusive se cuenta con referencias científicas en las cuales se avalan los beneficios de comer almendras para bajar de peso.

Complementariamente los investigadores utilizaron un ensayo aleatorio para estudiar a 22 mujeres y hombres con colesterol alto, que se sometieron a una serie de intervenciones dietéticas de tres meses separados por un período de una semana. Todos los participantes del estudio siguieron una dieta NCEP Step-2 (baja en grasas saturadas y colesterol) y que forma parte del Programa Nacional de Educación en los Estados Unidos sobre el colesterol. Las tres intervenciones dietéticas fueron las siguientes: almendras en dosis completa (75 gramos por día o tres cuartos de taza), media dosis de almendras y media dosis de muffins; y muffins de dosis completa como control del estudio. Cabe mencionar que la composición nutricional de los panecillos coincidía con las almendras en cantidad de proteínas, fibra y grasas. Como conclusión un aspecto único de este estudio es que evaluó a las personas con colesterol alto, que tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y es de gran utilidad ya que este grupo de pacientes generalmente reciben muchos mensajes sobre recomendaciones dietéticas que los lleven a comer más frutos secos. Debido a la creciente evidencia relacionada entre el consumo de frutos secos y la salud del corazón. 

Como parte del estudio los investigadores señalaron que existe una gran brecha entre la cantidad de nueces que se recomienda consumir y la que realmente consumen, esto es hablando en general y en poblaciones con riesgo de enfermedades cardiovasculares y de otro tipo. De hecho, Diabetes Canada ajustó recientemente sus pautas alimenticias basándose en parte en los hallazgos del estudio y también para evitar el estigma en torno a las nueces y el aumento de peso. Sin lugar a duda este tipo de descubrimientos son de gran ayuda para realizar cambios pertinentes en la dieta, sobre todo las de pacientes con diabetes, otros trastornos metabólicos y diversas enfermedades enfermedades cardiovasculares. Así que ya lo sabes ¡Come más almendras! 

Te puede interesar: