La procesadora de carne JBS Food fue afectada por un ciberataque masivo

El proveedor de alimentos cárnicos más grande del mundo informó que después de la paralización de sus actividades por un ataque informático el domingo, sus sistemas están volviendo a trabajar en línea

JBS controla alrededor del 20% de la capacidad de sacrificio de ganado vacuno y porcino de EE. UU.
JBS controla alrededor del 20% de la capacidad de sacrificio de ganado vacuno y porcino de EE. UU.
Foto: PATRICK HAMILTON / Getty Images

Los ciberataques se están convirtiendo en una gran amenaza para Estados Unidos, pues a tres semanas del hackeo a los sistemas de combustible de Colonial Pipeline, este domingo JBS Foods, el procesador más grande del mundo, fue paralizado por un atentado similar.

Afortunadamente este martes JBS comunicó que sus sistemas están volviendo a entrar en línea, después de un ciberataque masivo que cerró algunas de sus operaciones en Estados Unidos y Australia.

La empresa anunció que están avanzando en el restablecimiento de sus sistemas y que la mayor parte de sus plantas estaría operativa este miércoles.

También señaló que una buena parte de sus plantas de carne de cerdo, aves de corral y alimentos preparados estaban funcionando desde del martes, y que su planta de carne de res en Canadá había comenzado a operar nuevamente.

Andre Nogueira, director ejecutivo de JBS USA, señaló que cuentan con planes de seguridad cibernética para hacer frente a este tipo de problemas y que se están ejecutando exitosamente. “Nuestros sistemas están volviendo a estar en línea y no estamos desperdiciando recursos para combatir esta amenaza”, apuntó el directivo.

El Sindicato Internacional de Trabajadores Comerciales y de Alimentos Unidos, señaló el martes temprano que tuvo que suspender las operaciones en sus nueve plantas de procesamiento de carne en los Estados Unidos, después del ataque de ransomware.

Expertos en el sector han mencionado que aún es pronto para determinar cómo afectará el ciberataque de JBS a las cadenas de suministro de carne, lo que suma a la industria otra preocupación pues apenas está superando las afectaciones provocadas por la pandemia.

JBS señaló que desde el domingo identificó la intrusión de hackers en sus redes informáticas de América del Norte y Australia y que sus servidores de respaldo no se vieron afectados. Aunque aclaró que trabajar en la resolución “puede retrasar ciertas transacciones con clientes o proveedores”.

También aclaró que de momento no tiene conocimiento de que los datos de algún cliente, proveedor o empleado se hayan visto comprometidos con la intrusión.

El Departamento de Seguridad Nacional cataloga la producción de alimentos como uno de los 16 sectores de infraestructura crítica de la nación y por ello el FBI está investigando el ataque y a su vez Departamento de Agricultura de EE. UU. ya se acercó a varios procesadores de carne importantes para alertarlos de la situación.

El presidente Biden fue informado sobre el ataque de ransomware y ordenó que se monitoreará el problema, así como la evaluación de cualquier impacto en el suministro o los precios.

Portavoces de JBS señalaron que no tienen claro quién llevó a cabo el ciberataque, pero la Casa Blanca dijo que el grupo criminal detrás del pirateo probablemente tenga su sede en Rusia, como lo fue en el caso de Colonial Pipeline, donde el suministro de combustibles se vio afectado apenas hace tres semanas.

Con información de The Washington Post

También te puede interesar:

Cines recaudaron $100 millones de dólares durante fin de semana del Día de los Caídos

Principio de Peter: ¿por qué todo puesto de empleo tiende a ser ocupado por alguien incapaz de desempeñarlo?

Los estadounidenses más pobres, en riesgo de ser desalojados en junio; más de 11 millones están atrasados con pagos