Avanzan seis proyectos de leyes en el Concejo Municipal que mejorarán las condiciones laborales de los ‘deliveries’

Este martes, nueve testimonios sobre las condiciones de trabajo con las apps de envío de alimentos, fueron escuchados por legisladores locales

Centenares de repartidores de comida "tomaron" los alrededores de la Alcaldía.
Centenares de repartidores de comida "tomaron" los alrededores de la Alcaldía.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Luego de años “pedaleando” por las calles de la ciudad de Nueva York denunciando abusos e inhumanas condiciones laborales, este martes miles de repartidores de comida dieron un gran paso en la lucha por sus reivindicaciones: por primera vez miembros del Concejo Municipal escucharon el testimonio de nueve de estos ‘deliveries’, para avanzar en la aprobación de seis anteproyectos de leyes que mejorarían sus condiciones de trabajo.

Una audiencia con el Comité de Licencias y Asuntos del Consumidor analizó testimonios que permitirán examinar un paquete normativo que regularía las aplicaciones de entrega como GrubHub, DoorDash, Relay y UberEats. Y mejoraría las condiciones de estos trabajadores que fueron esenciales durante la crisis pandémica.

En esta primersa sesión, Gustavo Mancilla, fue apenas uno de los deliveristas que ofreció detalles de la forma cómo estas compañías supuestamente “no son transparentes” en el pago de sus propinas.

“Hace unas semanas un cliente ordenó su comida en un restaurante, cuando entregué la orden me preguntó si yo había recibido la propina inmediatamente . Yo revisé mi aplicación y aparecía cero. El cliente me mostró su recibo y me demostró que había pagado $9.60 por el tips. Cuando reclamé la compañía culpó al restaurante. Y de esa manera nadie nunca asume la responsabilidad”, compartió.

El deliverista Gustavo Mancilla relató su experiencia con las propinas a concejales de NYC. (Foto: F. Martínez)

Primer control a las ‘Apps’

A través de nuevas leyes que empezaron a analizar ya formalmente los legisladores locales, se trata de poner un alto a la retención de propinas que denuncian diariamente miles de compañeros de Gustavo, quienes se agruparon el año pasado en la coalición Los Deliveristas Unidos (LDU) con el soporte del Proyecto de Justicia Laboral (WJP).

Estas iniciativas de ley si se aprueban, serían las primeras que en todo el país pondrían un marco normativo a las populares aplicaciones digitales de envío de comida en su relación con los deliveristas, específicamante en la forma cómo calculan y concretan el pago de las propinas .

Además, sería un esquema de control para evitar que estos repartidores sean penalizados por no poder atender un pedido por limitaciones de distancia.

“El Concejo de la Ciudad de Nueva York tiene la oportunidad de escuchar directamente a los trabajadores de reparto sobre cómo se puede honrar sus contribuciones a la recuperación de nuestra ciudad. La audiencia de hoy es un día histórico para Los Deliveristas Unidos, quienes se han organizado para construir una organización poderosa para ser escuchados ”, dijo Ligia Guallpa, Directora Ejecutiva de WJP.

Durante los últimos nueve meses, los trabajadores de reparto basados ​​en aplicaciones, crearon Los Deliveristas Unidos (LDU), en lo que se ha convertido en una de las campañas más poderosas del movimiento sindical.

Mientras el trabajo de los repartidores se elevó para mantener a los neoyorquinos alimentados durante el encierro impuesto por la crisis de salud pública, muchos denunciaron la agudización del trato inhumano, asaltos, robo de salario, robo de bicicletas, retención de propinas, negación de acceso a los baños de los restaurantes y desactivación de cuentas de aplicaciones sin justificación aparente.

Gustavo Ajche es líder de Los Deliveristas Unidos. (Foto: F. Martínez)

“Cada vez somos más”

El repartidor guatemalteco Gustavo Ajché, uno de los impulsores de LDU, dijo que antes de la pandemia estas “injusticias” ya existían.

“Pero ahora estamos más organizados. Este primer paquete de legislación ofrecerá algunas protecciones básicas a medida que los trabajadores simplemente superen tratos abusivos e injustos. Cada vez somos más”, manifestó Ajché al frente de la sede de la Alcaldía que fue “tomada” por centenares de ciclistas en apoyo al inicio de la primera plenaria que recoge los testimonios de sus compañeros.

Por ejemplo, el guatemalteco Juan Reynoso, que vive en El Bronx y trabaja para dos aplicaciones de distribución a domicilio de platillos en un restaurant en Manhattan, expuso que para poder reunir entre $100 y $120 al día debe trabajar de 10 a 12 horas al día toda la semana.

“Además el crimen ha aumentado y en un solo mes me robaron dos bicicletas. En ese momento quedas en el aire. O compras una bicicleta o pagas la renta. Y como somos contratistas independientes estas compañías no se hacen responsables por nada que nos pase”, resumió el inmigrante.

Algunas estimaciones apuntan a que por lo menos 80,000 ‘deliveries’ trabajan en las calles de la Gran Manzana y la otra batalla que deben librar simultáneamente son los asaltos y robos de bicicletas. 

Apoyo en el Concejo

Miembros de Concejo Municipal, como la concejal Carlina Rivera se mostraron “orgullosos” de empujar estas iniciativas legales que incluso obligarán a los dueños de los restaurantes a permitir a estos trabajadores a usar los baños, una posibilidad que está negada en la mayoría de los establecimientos.

“Insto a mis colegas a que se unan a nosotros, para exigir que nuestras agencias municipales garanticen la seguridad y el respeto a esta gran masa laboral esencial. El hecho es que este paquete marca solo el primer paso para asegurar protecciones transformadoras y urgentes para hacer justicia”, exclamó Rivera.

Datos compartidos por el Instituto del Trabajo de la Universidad de Cornell, el 67% de los ciclistas de reparto en la ciudad han reportado que se les niega el acceso al baño de un restaurante.

Así mismo, Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración del Concejo defendió su anteproyecto de ley que garantizaría que las empresas de aplicaciones ya no puedan explotar a los trabajadores de reparto de retrasando los pagos a través de tarifas o requisitos bancarios.

“Todos ellos merecen acceso igualitario e inmediato a su salario. Sin tener que pagar una tarifa por su propio dinero. Los repartidores de comida, nos mantuvieron vivos y alimentados durante la pandemia. También los vimos desafiar el clima extremo durante este invierno brutal, ya que muchos de nosotros trabajamos desde casa”, concluyó Menchaca.

“Pagamos 100% de las propinas”

En un comunicado, la plataforma de envío a domicilio de alimentos DoorDash indicó a medios locales que la compañía está “activamente comprometida con la comunidad Dasher y ansiosa por interactuar con los legisladores sobre las formas en que todas las partes interesadas pueden apoyar mejor a los trabajadores de reparto de la ciudad de Nueva York”.

Asi mismo, Meghan Casserly, portavoz de Uber Eats puntualizó a ‘The New York Times’ que “los repartidores reciben el 100 por ciento de todas las propinas” y defendió que esta compañía ha proporcionado suministros de seguridad, como máscaras, toallitas y desinfectante para manos a sus trabajadores.

¿En qué consisten las 6 leyes?

  • Establecer que todos los restaurantes brinden acceso a los baños para los trabajadores de entrega que están recogiendo una entrega, este anteproyecto fue presentado por la concejal de Manhattan, Carlina Rivera.
  • Exigir que las plataformas de entrega de comida proporcionen al menos una opción de pago no bancaria y un requisito de pagar a los trabajadores al menos una vez por semana, independientemente de las opciones de pago ofrecidas. Esta normativa está siendo impulsada con el concejal Carlos Menchaca, concejal de Brooklyn.
  • Obligar a las plataformas digitales de entrega de terceros, que los trabajadores establezcan distancias máximas para los pedidos, para evitar que las plataformas penalicen a los trabajadores por rechazar ‘deliveries’ fuera de sus limitaciones de distancia. Esta iniciativa está siendo impulsada por el concejal Justin Brannan.
  • Impulsar que la Ciudad establezca pagos mínimos por viaje, excluidas las propinas, a los trabajadores de servicios de entrega que sirven a estas aplicaciones. Esta propuesta que podría convertirse en ley es redactada por el concejal Brad Lander.
  • Exigir que las plataformas de entrega de comida suministren bolsas de entrega aisladas a los trabajadores.
  • Obligar a las empresas y restaurantes que revelen cuánto de cada propina se destina a un trabajador de entrega que terminó con un pedido, clarificar cómo se distribuyen las propinas a los trabajadores de entrega y además cuánto de cada propina se utiliza para componer el salario base de cada deliverista. Este anteproyecto reposa en el Concejo desde enero y es una iniciativa de  la concejal del distrito 1 del bajo Manhattan Margaret Chin.