Hispana embarazada de 17 años muere baleada delante de su madre en calle de Phoenix, Arizona

Francisco J. Ortega Sanchez le habría disparado a Eunice Rodríguez en la cabeza mientras se encontraba bajo los efectos de la cocaína

Imagen ilustrativa de un pistolero.
Imagen ilustrativa de un pistolero.
Foto: Pexels

Francisco J. Ortega Sanchez, acusado de matar a una adolescente de 17 años embarazada, en Phoenix, Arizona, amenazó a una mujer a punta de pistola en su residencia minutos antes.

Según las autoridades, Ortega Sánchez, de 23 años, saltó al patio de una vivienda cerca de las avenidas 47 y Clarendon, el 4 de junio, a eso de la 1 a.m.

En el lugar se encontraba una mujer de 53 años a la que el sospechoso agarró por la cabeza y amenazó con una pistola.

Ortega Sánchez habría forzado a la fémina hacia el interior de la vivienda hasta que vio al hijo de la víctima y a amigos cerca y abandonó el espacio.

Minutos después, según el reporte de ABC 15, el sujeto se trasladó a la zona de la avenida 43 e Indian School Road donde empezó a señalar hacia vehículos.

El hombre se encontraba en el medio de la carretera cuando Eunice Despaigne, de 51 años, con sus dos hijos, un menor de 12 y otra de 17, detuvo el vehículo.

Eunice le pidió a su madre que arrancara

Ortega Sánchez puso las manos en la capucha de la fémina y parecía que estaba ensangrentado. Fue en ese momento que Eunice Rodríguez, que se encontraba en el asiento del pasajero, le gritó a su madre que arrancara porque el desconocido estaba apuntando con la pistola.

Mientras abandonaban la zona, se escuchó una detonación. A Rodríguez le habían disparado en la cabeza.

La madre sufrió una herida de roce de bala en el pecho y brazo.

El otro menor salió ileso.

Cuando los oficiales arribaron a la escena, el sospechoso tiró el arma al suelo.

El único comentario que hizo el presunto pistolero es que había usado cocaína.

Tras ser entrevistado por investigadores, el hispano declaró que además había bebido en un bar y pensaba que la gente lo estaba siguiendo.

El hombre también admitió haber apuntando con la pistola a la otra mujer en sus vivienda porque estaba tratando de pedir ayuda.

El implicado enfrenta cargos de asesinato en primer grado, intento de asesinato, secuestro, robo, agresión agravada y disparar un arma de fuego dentro de los límites de la ciudad.

La noche del sábado familiares, amigos y miembros de la comunidad realizaron una vigilia para recordar a la joven.

“Ella era hermosa”, dijo el novio de la víctima, identificado como Javier Diaz. “Ella era fuerte”, añadió Diaz quien tenía planes de casarse con la joven.

Eunice tenía tres meses de embarazo y planeaba estudiar para ser enfermera.