Alcoholismo: un estudio asegura que dejar la adicción al alcohol es más fácil con la edad

El alcoholismo es una de las adicciones más recurrentes y normalizadas en la sociedad estadounidense. Un reciente estudio comprobó que la posibilidad de terminar con la dependencia al alcohol se vuelve más fácil con la edad: cada década de edad se asoció con más de un 30% más de probabilidades de remisión de la dependencia del alcohol y una salud mental óptima

Los expertos creen que entre mayor sea la edad de una persona, aumenta la posibilidad de experimentar menos impulsividad. Además tienen una mayor comprensión acerca del impacto negativo que tiene la dependencia del alcohol en la calidad de vida.
Los expertos creen que entre mayor sea la edad de una persona, aumenta la posibilidad de experimentar menos impulsividad. Además tienen una mayor comprensión acerca del impacto negativo que tiene la dependencia del alcohol en la calidad de vida.
Foto: Elina Sazonova / Pexels

No es ninguna novedad hablar sobre el considerable aumento en el consumo de alcohol durante la pandemia. La crisis global que trajo la pandemia se derivo en altos niveles de estrés, ansiedad y depresión, en la sociedad. Si a esto sumamos el aislamiento, las pérdidas familiares y el desempleo, tenemos numerosas razones de peso para entender a nivel más profundo la situación. Sin embargo el alto consumo de alcohol siempre ha sido considerado un tema de salud preocupante aunque durante años ha sido socialmente bien visto, los datos no mienten y se trata de una enfermedad que causa poco menos de 100,000 muertes por año. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el alcohol es la principal causa de muerte prevenible en Estados Unidos: mata cuatro veces más personas que todas las demás drogas combinadas, además es la adicción más recurrente y normalizada en la sociedad estadounidense. Lo cierto es que actualmente se ha vuelto prioritario atacar el problema de raíz y existen algunas novedades al respecto. Según una nueva investigación publicada en la revista Substance Use & Misuse: la posibilidad de terminar con esta dependencia se vuelve más fácil con la edad.

Además el estudio liberó datos interesantes, en los cuales se confirmó que más de la mitad de las personas que han sido dependientes del alcohol están libres de adicciones o enfermedades mentales, y casi el 40% tiene una salud mental excelente. Son factores que facilitan el panorama y hacen que sea más fácil tratar la adicción por alcohol. Utilizando datos extraídos de la Encuesta de Salud Comunitaria Canadiense-Salud Mental de Statistics Canadá, los investigadores examinaron una muestra de 820 canadienses adultos con antecedentes de dependencia del alcohol y 19,945 que nunca habían sido adictos al alcohol. Y los hallazgos fueron sorprendentes: en el último año, el 71% de aquellos con antecedentes de dependencia del alcohol ya no eran dependientes; el 52% estaba libre de adicciones o enfermedades mentales, y el 38% tenía una salud mental óptima con altos niveles de felicidad y bienestar social y psicológico.

Según declaraciones de autor principal del estudio, Melissa L. Redmond, profesora en la Universidad de Carleton. Se cuenta con algunas investigaciones anteriores, que se han centrado en gran medida en la remisión de la dependencia del alcohol; mientras que en este reciente trabajo de investigación buscaron comprender todo el proceso continúo de la recuperación. La buena noticia es que encontraron alentadores niveles de resiliencia para quienes son dependientes del alcohol, sus familiares y seres queridos y para los profesionales en el campo.

Cabe mencionar que la dependencia del alcohol es una de las principales causas de muertes evitables en los Estados Unidos. Aproximadamente 88,000 estadounidenses mueren cada año por causas relacionadas con el alcohol, y casi un tercio de todas las muertes están relacionadas con conducir bajo los efectos del alcohol. Además el consumo excesivo de alcohol se ha relacionado con cerca de 250 mil millones de dólares en pérdidas económicas anuales. Teniendo en cuenta las consecuencias personales, comunitarias y económicas de la dependencia del alcohol, es necesario apostar por crear mejoras enfocadas en el correcto tratamiento, la salud mental, las relaciones y la calidad de vida. De hecho, Redmond y sus colegas encontraron que el apoyo social está fuertemente asociado con la remisión de la dependencia del alcohol y el logro de una salud mental óptima. Es por ello que los famosos círculos de apoyo de amigos y familiares, son una estrategia extremadamente importante para toda la trayectoria de recuperación.

Sin lugar a dudas el descubrimiento más relevante del estudio, fue que entre aquellos con antecedentes de dependencia de alcohol: cada década de edad se asoció con más de un 30% más de probabilidades de remisión de la dependencia del alcohol y una salud mental óptima. Por supuesto que con estos datos muchas personas se preguntan la razón, finalmente para uno de los principales retos para diversas organizaciones de salud a nivel mundial; es evitar el alcoholismo en adolescentes y adultos jóvenes. Los expertos creen que entre mayor sea la edad de una persona, tendrá la posibilidad de experimentar menos impulsividad, más responsabilidades familiares y laborales, y una mayor comprensión acerca del impacto negativo que tiene la dependencia del alcohol en la calidad de vida, el empleo, la vida familiar y las relaciones sociales. Finalmente las personas mayores, es muy probable que se hayan alejado de los círculos y situaciones sociales que los hacían dependientes del alcohol en su juventud. Este tipo de factores hacen que disminuir el consumo de alcohol sea más fácil.

Es importante mencionar, que el estudio descubrió que los resultados positivos fueron más comunes entre los encuestados casados ​​y aquellos que nunca habían tenido trastornos depresivos mayores o trastornos de ansiedad generalizada. Finalmente no podemos negar que existe un fuerte vínculo entre numerosas historias de enfermedades mentales, adicciones y dependencia al alcohol, además es un factor que suele relacionarse con peores resultados en la recuperación. Es por ello que un aspecto determinante en cualquier esquema para dejar de beber, subraya la importancia de proporcionar el adecuado acompañamiento terapéutico. Como sucede con la terapia de mejora de la motivación y la terapia cognitivo-conductual, tendencias que se han posicionado como herramientas exitosas en la reducción del consumo de alcohol y los síntomas relacionados con la dependencia.

Te puede interesar: