FOTOS: Una pareja en conflicto se encadenó durante 123 días para “salvar” su relación

Cuando Alexander Kudlay y Viktoria Pustovitova comenzaron a tener problemas en su relación de pareja, tomaron una decisión insólita que pretendía mejorar las cosas entre ellos, pero resultó contraproducente

Alexander Kudlay es un vendedor de autos de 33 años y Viktoria Pustovitova es experta en colocar pestañas. Cuando comenzaron a tener problemas en su relación y ella insinuó que deberían terminar, él propuso que, literalmente, se amarraran. Aunque inicialmente ella rechazó la idea, la pareja en conflicto se encadenó durante 123 días para “salvar” su relación, pero el resultado no fue el esperado.

La pareja ucraniana documentó en redes sociales muchos de los momentos en que hicieron todo juntos, encadenados por las muñecas, desde ir al baño hasta acompañarse al trabajo mutuamente, pero por más romántica que pudiera parecer la idea, la falta de privacidad y el cansancio de estar siempre juntos, sin descanso, empeoró las cosas.

Se encadenaron justo el pasado 14 de febrero aprovechando el Día de San Valentín, y en mayo pasado se liberaron en una ceremonia en el Monumento a la Unidad en Kiev, en una ceremonia donde el momento en que unos cortadores gigantes terminaron con sus cadenas fue captado por medios locales y de otros países.

Viktoria gritó “¡Hurra!” cuando finalmente se vio libre de Alexander. “Quiero vivir mi propia vida independiente y crecer como una persona independiente. Finalmente soy libre”, agregó. “Estábamos felices y ahora estamos felices de haber tenido esta experiencia en nuestras vidas”, dijo Alexander.

La pareja esperaba que este episodio les permitiera recuperar su relación y refrescar sus sentimientos, por lo que planeaban casarse al terminar el encadenamiento, pero la realidad fue otra: ella tuvo que pasar horas acompañando a Alexander mientras vendía un auto; a la clientela de Viktoria no le gustaba que él estuviera sentado junto a ella todo el tiempo mientras ella colocaba las pestañas.

Él se quejó de pasar tanto tiempo frente al espejo todas las mañanas mientras se maquillaba, sin contar que iban al baño juntos y tomaban turnos para bañarse. La buena noticia es que rompieron récord en Ucrania y batieron el récord mundial de la mayor cantidad de días que una pareja ha permanecido encandenada.

Ahora planean subastar por internet la cadena que los mantuvo unidos por casi tres meses en unos 110,000 dólares. Viven separados en distintas regiones de Ucrania.