Empleados de McDonald’s y otros sitios de comida rápida protestan por trabajar con temperaturas mayores a 100 grados F

Personal de empresas de comida rápida están laborando prácticamente en un “infierno” por las temperaturas que se registran en sus centros de trabajo; en Hooters los trabajadores se reúnen en los congeladores para hacer frente al calor

La ola de calor que afecta a Estados Unidos está registrando temperaturas extremas en algunos estados.
La ola de calor que afecta a Estados Unidos está registrando temperaturas extremas en algunos estados.
Foto: Caitlin O'Hara / Getty Images

Trabajadores de negocios de comida rápida se están manifestando porque tienen que laborar bajo condiciones climáticas extremas que rebasan los 100 grados F, debido a las temperaturas récord que se están registrando en Estados Unidos.

“Se sentía como si la grasa de la cocina se deslizara por nuestras gargantas”, dijo a Insider Laura Pozos, una trabajadora de McDonald’s en Los Ángeles, luego de que la sucursal donde labora no tiene aire acondicionado ni ventilador de cocina que funcionen, por lo que la temperatura alcanzaba los 100 grados.

McDonald’s dijo a Insider que la sucursal señalada en 950 Floral Drive, donde trabaja Pozos, ha estado en pleno funcionamiento y que una inspección del Departamento de Salud Pública el 23 de junio, encontró una temperatura ambiente en la cocina de 73 grados.

La ola de calor ha afectado especialmente a sitios de comida rápida. Hace unos días trabajadores de Jack in the Box en Sacramento, California, se declararon en huelga porque las condiciones dentro del restaurante alcanzaron los 109 grados, según las quejas que los trabajadores presentaron ante las autoridades del estado.

“Ella dijo que estábamos exagerando y calientes debido a la menopausia”, dijo una trabajadora que fue la contestación de la responsable de la sucursal de Jack in the Box.

Son varios los sitios de comida rápida en California que se han enfrentado a una reacción violenta de los empleados que dicen que se han visto obligados a trabajar en condiciones de calor extremo.

Personal de Voodoo Donut en Portland, Oregon, realizaron una huelga por las mismas razones. El sindicato Donut Workers United dijo en una publicación de Facebook que las temperaturas eran tan altas que las donas se estaban derritiendo y el glaseado no se secaba.

A principios de junio, trabajadores de Hooters en Houston, pararon actividades argumentando que el lugar pasó un mes sin aire acondicionado. Una camarera comentó que en la tienda hacía tanto calor que los trabajadores se reunían en la hielera.

De igual forma en un McDonald’s de Sunset Boulevard en Los Ángeles, los empleados organizaron una protesta el 17 de junio para exigir que la compañía repare su unidad de aire acondicionado.

“El bienestar de mis empleados es mi máxima prioridad”, respondió la propietaria de la ubicación, Frances Jones. “La unidad de aire acondicionado de nuestro restaurante estuvo inactiva durante unos días, pero fue reparada de inmediato y ha estado operativa durante varias semanas. Mientras se reparaba la unidad de aire acondicionado, se colocaron ventiladores adicionales en todo el restaurante para ayudar a mantener frescos a nuestros empleados”.

Pozos, quien trabaja en otro lugar en Los Ángeles, dijo a Insider que el calor representa un riesgo inminente para los trabajadores de comida rápida y que la salud de los empleados no debería depender de la generosidad de sus gerentes sino de leyes constituidas que regulen los estándares de la industria para la comida rápida en California.

También te puede interesar:

Mircea Popescu, dueño de $1,000 millones en bitcoins, muere a los 41 años ahogado en Costa Rica

Elon Musk vive en una pequeña casa prefabricada de 20 x 20 pies en Texas

EE.UU. registra estaciones de servicio sin gasolina por falta de conductores de camiones cisterna