Comida rápida: los peores postres de todos los tiempos

Las cadenas de comida rápida más famosas ofrecen los más atractivos y legendarios postres. Sin embargo pedirlos después de una comida completa, puede ser la peor idea para la salud y el peso corporal. Estas son las opciones de todos los tiempos que es mejor simplemente olvidar

Un postre de más de 1,700 calorías por vaso es simplemente inaceptable, su excesivo consumo se asocia con un alto contenido en azúcar, grasas saturadas, carbohidratos y sodio.
Un postre de más de 1,700 calorías por vaso es simplemente inaceptable, su excesivo consumo se asocia con un alto contenido en azúcar, grasas saturadas, carbohidratos y sodio.
Foto: Foto de Jeswin Thomas en Pexels / Pexels

Es prácticamente imposible disfrutar de cualquier elemento típico de las cadenas de comida rápida: una hamburguesa, algún sándwich, nuggets de pollo y por supuesto unas papas fritas, sin caer en la tentación de rematar con un postre. Sobre todo considerando lo saladas que pueden ser estas comidas. Si bien un alto consumo de comidas rápidas deteriora la salud significativamente en muchos niveles, culminar con algunos de los típicos y muy atractivos postres ¡es una muy mala idea! Se caracterizan por su excesivo aporte calórico que en algunos casos en un simple vaso grande de postre podremos obtener casi el total de calorías de un día, además son ricos en azúcares, grasas saturadas y aditivos que deterioran la salud y son causa directa de obesidad. 

Con base en lo anterior nos dimos a la tarea de desglosar los peores postres de comida rápida de todos los tiempos, si bien algunos son peores que otros en general vale la pena tenerlo en mente y evitarlos por completo.

1. Dairy Queen Brownie Dough Blizzard

Durante una época los helados de Dairy Queen fueron una absoluta sensación, sin embargo son simplemente la peor idea para cuidar tu salud. De hecho Brownie Dough Blizzard es simplemente la peor opción del menú y es considerado el postre #1 en la lista de los más prohibidos. El gran tamaño de este atractivo helado tiene más calorías que una canasta de tiras de pollo de seis piezas y que consta de tiras de pollo, papas fritas y tostadas, por un total de 1.300 calorías. Imagina las consecuencias de comer este gran plato y terminar con un Blizzard de brownie, es un completo exceso en todos los sentidos ya que un vaso grande aporta 1390 calorías ¡impresionante!

Por vaso grande: 1390 calorías, 63 g de grasa (23 g de grasa saturada, 2 g de grasas trans), 610 mg de sodio, 850 g de carbohidratos (7 g de fibra, 139 g de azúcar), 26 g de proteína.

2. Arby´s Jamocha Shake

Si bien es cierto que Arby´s es reconocido por sus suculentas hamburguesas, sus alternativas de suculentos postres no se quedan atrás y de hecho pueden ser bastante innovadores. Tal es el caso de las malteadas, llama la atención su famoso batido Jamocha que reúne sus icónicos sabores de chocolate y café. Claro, la combinación suena simplemente espectacular pero terminar un vaso grande de esta bebida sin lugar a dudas tendrá consecuencias ¿La razón es simple? Contiene casi 1,000 calorías y 141 gramos de azúcar, simplemente inaceptable.

Por vaso grandes: 950 calorías, 30 g de grasa (19 g de grasa saturada, 0.5 g de grasas trans), 700 mg de sodio, 156 g de carbohidratos (1 g de fibra, 141 g de azúcar), 23 g de proteína.

3. Culver´s Banana Split

Algunas personas suelen pensar que un Banana Split como postre es una opción más saludable, por el simple hecho de contener fruta y nueces. Sin embargo es completamente falso, en Culver’s este emblemático y atractivo postre aporta más de 1300 calorías, 74 gramos de grasa y 124 gramos de azúcar ¡es un exceso sin precedentes! Lo cierto es que es uno de los postres de cadena rápida más consumidos, para los días de antojo extremo apuesta por compartirlo con amigos o familia.

Por un Banana Split con 3 bolas de helado: 1375 calorías, 74 g de grasa (35.2 g de grasa saturada, 1.5 g de grasas trans), 510 mg de sodio, 165 g de carbohidratos (8 g de fibra, 124 g de azúcar), 18 g de proteína.

4. Sonic Oreo Peanut Butter Shake

Sonic es uno de los establecimientos más conocidos por sus amados postres helados, su fama es innegable. Sin embargo el peor elemento del menú es su malteada de mantequilla de maní y galletas Oreo, simplemente es mejor olvidarnos de su existencia. Nada más de pensar en que esta cremosa y ciertamente irresistible bebida aporta más de 1.700 calorías, 1.000 miligramos de sodio y  107 gramos de azúcar, puede alterar los nervios de cualquiera.

Por vaso grande: 1,720 calorías, 106 g de grasa (48 g de grasa saturada, 2 g de grasas trans), 1,130 mg de sodio, 168 g de carbohidratos (5 g de fibra, 107 g de azúcar), 30 g de proteína.

5. McDonald’s M&M McFlurry

Uno de los postres más populares y consumidos de cadenas rápidas es el legendario helado McFlurry, si bien existen varias opciones de coberturas el de M&M´s es la peor idea. Un vaso de tamaño normal aporta 83 gramos de azúcar, 640 calorías por una porción bastante pequeña y por si fuera poco es bastante rico en sodio, finalmente nunca será buena idea comer un postre con más calorías que una Big Mac.

Por vaso de tamaño normal: 640 calorías, 21 g de grasa (14 g de grasa saturada, 0.5 g de grasas trans), 200 mg de sodio, 96 g de carbohidratos (2 g de fibra, 83 g de azúcar), 13 g de proteína.

Te puede interesar: