YouTube, Netflix, Google, Twitter, Facebook y Amazon son los portales más “contaminantes” en el mundo

Son los que generan más contaminación de carbono debido a "la gran demanda de electricidad de los servidores de los que dependen"; la solución pasa por reducir el peso de las imágenes en las páginas y optimizarlas

YouTube es la más nociva para la atmósfera.
YouTube es la más nociva para la atmósfera.
Foto: Pexels

Sin sorpresas debido a su popularidad, YouTube, Netflix, Google, Twitter, Facebook y Amazon son los portales que más contaminación atmosférica generan debido a “la gran demanda de electricidad de los servidores de los que dependen los portales de internet”, según un estudio de WebSiteToolTester, que revisa más de 200 páginas de inicio entre las sitios digitales más visitados en el mundo.

Cada vez que el usuario cambia de pestaña “está pidiendo información al servidor”, por lo que este consume electricidad para gestionar la petición y devolver los datos necesarios que permiten navegar por la página. Por ello, “cuantos más recursos tenga el sitio web -incluyendo imágenes, videos o infografías- más pesado es y más contamina” al incrementar su huella de carbono (carbon footprint), aseguró Josep García, responsable de contenidos de WebSiteToolTester.

Es el caso, por ejemplo, de Netflix que, debido a la amplitud de sus contenidos y su elevado número de usuarios, genera más de 24,000 toneladas de carbono anualmente “solo a partir de las visitas a su sitio web”, sin tener en cuenta las interacciones con su aplicación móvil. Durante el confinamiento a nivel mundial esta cantidad se multiplicó y “fue significativamente más alta que otros años”.

YouTube es la más contaminante. Con millones de videos, transmisiones en vivo o reproducción de temas musicales, consume hasta 702,000 toneladas de carbono anuales. Google, pese a ser uno de los portales “más limpios” entre los estudiados, genera 267,000 toneladas debido a la enorme cantidad de usuarios que lo utilizan cada día, si bien en esta cantidad no se incluye el impacto de servicios como su servidor de correo Gmail o el de videoconferencias Meet.

Aún mayor es la contaminación generada por las páginas con “contenido para adultos” debido a la gran cantidad de tráfico que soportan. Entre las redes sociales, Twitter encabeza la lista al liberar 58,000 toneladas anuales de carbono, seguida de Facebook con 49,000 toneladas. De las plataformas de compra “online”, la más contaminante de lejos es Amazon, que produce 93,000 toneladas anuales, de los que cerca de un tercio (unas 27,000 toneladas) las genera su versión en español.

Resolver el problema de la huella de carbono en el uso de Internet no es sencillo, dado que la industria, el comercio, el ocio y las relaciones hoy se basan cada vez más en el mundo digital pero según García, sí puede limitarse su impacto, por ejemplo “reduciendo el peso de las imágenes y optimizándolas”.

Al comprimir su calidad, se reduce también su peso, lo que a su vez exige un “menor rendimiento” a los servidores y por tanto un menor gasto energético. Otra medida pasa por “simplificar el código de las páginas web”, acotó Deutsche Welle.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la huella de carbono es una medida del impacto que tiene una actividad por la cantidad de dióxido de carbono (CO2) que produce.