Se reencuentra 66 años después con su hijo luego de haberla obligado a darlo en adopción

Una anciana de 86 años fue obligada a dar en adopción a su bebé recién nacido pues sus padres lo veían como un obstáculo para que pudiera encontrar pareja. Hoy, gracias al tecnología, ha podido dar con él

La mujer tenía 20 años cuando se convirtió en madre soltera.
La mujer tenía 20 años cuando se convirtió en madre soltera.
Foto: Shutterstock

Aunque por naturaleza, la maternidad es una de las grandes experiencias y de las cosas más mágicas que puede vivir cualquier mujer, lo cierto es que no todas tienen la fortuna de vivir un embarazo pleno y lleno de amor.

En épocas pasadas, muchos padres de familia consideraban como una verdadera deshonra que sus hijas se embarazaran antes del matrimonio. Para nada estaba bien visto ser madre soltera, lo cual llevó a que muchas vivieran la peor de las aberraciones cometidas por sus propios progenitores.

Ese es el caso de una mujer británica de 86 años llamada Issy Carr, quien hace más de 6 décadas fue obligada por sus propios padres a dar en adopción a su propio hijo, su nieto.

En 1955, Issy tenía 20 años y fue cuando dio a luz a un niño llamado George. Desafortunadamente, sus padres pensaron que el bebé era un gran impedimento para que su hija encontrara una pareja y lograra rehacer su vida, por lo que la obligaron a darlo en adopción.

“Lo amé de inmediato y lo llamé George… Mi madre me dijo que pronto me olvidaría de él, pero nunca lo hice. Nunca perdoné a mis padres”, le Carr en entrevista a SWNS, quien aún con dolor recuerda que el día que dio a luz, no le permitieron ver ni cargar a su hijo.

Desde ese momento, esta mujer que radica en el condado de Yorkshire del Norte nunca dejó de pensar en su hijo y tampoco desistió en su intento por encontrarlo.

Finalmente, su búsqueda incansable ha rendido frutos, pues gracias a un servicio de análisis de pruebas de ADN y ascendencia en línea, Issy pudo localizar a su hijo.

Carr decidió mandar muestras de su ADN al servicio de búsqueda de ascendencia ancestry.com. El sitio web detectó que existía una coincidencia entre sus registros con una mujer que radica en Perth, Asutralia, cuyo nombre es Kym Carthew, la cual resultó ser la hija de George, es decir, su nieta.

Carthew, de 43 años, recurrió al mismo sitio pues estaba buscando al mismo hombre, su padre, al cual nunca conoció y que solo sabía que se llamaba Keith Garrahy, nombre con el que fue registrado George cuando fue adoptado.

Issy se llevó una gran sorpresa al saber que tenía una nieta. Ambas mujeres se pusieron en contacto y unieron fuerzas para finalmente localizar a George, ahora Keith, quien emigró a Australia a los 15 años, junto con su familia adoptiva.

Kym y Keith pudieron reunirse y conocerse y ella le contó que su verdadera madre también lo estaba buscando.

Finalmente, los 3 involucrados ya tuvieron su primera reunión virtual por Zoom y planean conocerse en cuanto les sea posible, sobre todo por la pandemia del coronavirus.

Te interesa:

Se reencuentran con su hijo 45 años después de haber sido dado en adopción sin su consentimiento

Sobrevive a aborto fallido sin que lo sepa su madre y se reencuentra con ella 40 años después