Se reencuentran con su hijo 45 años después de haber sido dado en adopción sin su consentimiento

Tuvieron a su bebé siendo unos adolescentes y por diversas dificultades, un juez los obligó a entregar a su hijo a otra familia

Se reencuentran con su hijo 45 años después de haber sido dado en adopción sin su consentimiento
La pareja fue obligada por un juez a entregar a su bebé a una familia española.
Foto: Shutterstock

Una historia contada en la televisión de Irlanda en un programa llamado “Long Lost Family” le ha dado la vuelta al mundo pues resulta ser bastante emotiva.

Kevin y Phyllis Haran son un matrimonio que radica en el condado de Clare y que se conocieron cuando eran adolescentes. A los pocos meses de haber iniciado su noviazgo, Phyllis quedó embarazada.

Movidos por el temor de lo que pudieran hacer sus padres al enterarse de dicha noticia, ya que provenían de familias muy conservadoras, decidieron fugarse de sus casas para mudarse a Londres, en donde rentaron una habitación para vivir y comenzaron a trabajar en algunos empleos ocasionales.

A los 6 meses, Haran dio a luz a un bebé al que llamaron Sean. Cuando la mujer que les alquilaba la habitación se enteró de la llegada del pequeño, decidió correrlos, así que vivieron unos días en la calle.

Esto preocupó a la pareja, sobre todo por la vulnerabilidad de su recién nacido, así que contactaron a una agencia de adopción para que temporalmente, alguna familia pudiera hacerse cargo de Sean, quien en ese momento tenía 5 semanas de nacido.

El bebé le fue entregado a una familia española que radicaba en la capital inglesa, sin saber que estos podrían adoptar a su hijo de forma definitiva si no resolvían sus problemas económicos.

2 meses después, la pareja logró encontrar un trabajo estable, rentaron una casa y pidieron a su bebé; sin embargo, la agencia de adopción les comentó que lo mejor era que Sean se quedara con la familia española.

Entonces, los padres recurrieron ante las autoridades y un juez determinó que el bebé fuera adoptado legalmente por los ibéricos.

Tristes por lo ocurrido, Kevin y Phyllis regresaron a Irlanda, se casaron y tuvieron otros 3 hijos: dos mujeres y un varón que falleció en 2008 en un accidente vial. Y durante décadas, la pareja siguió manteniendo la esperanza de encontrar a su primogénito.

El tan esperado reencuentro

45 años después, este matrimonio contactó a la producción de “Long Lost Family” y fue así como se enteraron que Sean vive en una localidad de Madrid y que cambió de nombre y ahora es Rubén Molinero.

La gente del programa logró que Rubén viajara a Irlanda y se reencontrara con sus padres biológicos justamente en el hotel donde se hospedaron cuando se conocieron y enamoraron.