Mal de Parkinson: la dieta neuroprotectora para disminuir los síntomas y proteger al cerebro

El mal de Parkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta el movimiento y deteriora el funcionamiento cerebral. Se ha descubierto que la dieta juega un papel esencial en el control y la prevención ¿El secreto? Apostar por alimentos naturales, que aumenten los niveles de dopamina y brillen por sus propiedades antiinflamatorias

Grasas saludables que podremos mantener en nuestra dieta para controlar los niveles de colesterol
Grasas saludables que podremos mantener en nuestra dieta para controlar los niveles de colesterol
Foto: Shutterstock

La enfermedad de Parkinson es una condición progresiva del sistema nervioso que afecta el movimiento y suele deteriorar la calidad de vida gradualmente. Afecta el movimiento corporal y empeora progresivamente con el tiempo, a menudo comienza con un temblor apenas perceptible en una de las manos, que es la señal más común. Aunque también suele incluir disminución del movimiento y rigidez muscular, cambios en el equilibrio, alteraciones en el habla y la escritura. Un dato bastante interesante es que se ha comprobado que el Parkinson está estrechamente relacionado con la falta de células de dopamina en el cuerpo, con base en ello los investigadores y expertos en medicina se han enfocado en encontrar nuevas formas de aumentar la dopamina de forma natural a través de la dieta.

De acuerdo con información liberada por los CDC, se estima que cerca de 1 millón de estadounidenses son diagnosticados con la enfermedad de Parkinson. Si bien los síntomas físicos son la principal señal y deterioran considerablemente la calidad de vida de las personas, existen algunos efectos secundarios igual de preocupantes. Entre los principales se encuentran afecciones en el funcionamiento cerebral, que suelen aumentar el riesgo de demencia, Alzheimer y confusión mental.

Los expertos enfatizan en que la dieta y el estilo de vida son igual de importantes en el tratamiento. La actividad física también juega un papel relevante. Por fortuna existen algunas recomendaciones dietéticas que son simplemente esenciales, entre las principales se encuentra el consumo de alimentos ricos en antioxidantes que tienen la capacidad de reducir el estrés oxidativo en el cuerpo y el cerebro. Además se relacionan con propiedades antiinflamatorias que disminuyen los síntomas.

Con base en ello nos dimos a la tarea de investigar sobre los mejores alimentos para integrar en la alimentación cotidiana. A través de la alimentación es posible controlar los síntomas y reducir los efectos secundarios de los medicamentos, además no es ningún secreto decir que la dieta es el mejor aliado de la salud física, mental y emocional.

1. Alimentos recomendados

La investigación más reciente se centra en la importancia en el consumo de proteínas, flavonoides y probióticos, son básicos para mejorar los síntomas de la enfermedad de Parkinson. De acuerdo con información liberada por la Fundación Michael J. Fox para la investigación del Parkinson, los alimentos ricos en antioxidantes son tan importantes, tienen la capacidad de reducir el “estrés oxidativo” que agrava el Parkinson. Por fortuna los antioxidantes se encuentran en una amplia gama de alimentos de origen natural y que son fáciles de integrar en la dieta diaria: toda la familia de las nueces, frutos secos y semillas, con especial énfasis en los pistaches, anacardos, cacahuates, almendras y semillas de chía.  También se encuentran en poderosas frutas: como es el caso de los frutos rojos como los arándanos, moras, fresas, granada bayas de goji y de saúco, uvas, mango, mandarinas, naranjas, kiwi. Respecto a los vegetales: tomates, pimientos, berenjenas y otras verduras solanáceas, vegetales de hoja verde como la espinaca, col rizada, acelgas y puerro.

Curiosamente estas recomendaciones se relacionan directamente con el patrón que promueve una dieta basada en plantas. Por lo tanto los expertos coinciden en que es un gran esquema a seguir, que además se asocia con otras cualidades para la salud y prevención de afecciones crónicas.

Bowl de frutas
Frutas. /Foto: Pexels

2. Habas

De manera específica se ha recomendado el consumo de habas en la dieta de personas con la enfermedad de Parkinson, la razón es su contenido en levodopa, el mismo ingrediente de algunos medicamentos que se utilizan para tratar la enfermedad de Parkinson. Son ricas en hierro, lo que hacen de este un alimento que combate la anemia, también aportan potasio que favorece el buen funcionamiento del sistema nervioso. Y es por ello que son un magnífico aliado del Parkinson. Por otro lado, las habas son ricas en fibra, lo que ayuda a regular el tránsito intestinal y combatir problemas de estreñimiento.

Habas
Habas. /Foto: Pixabay

3. Omega-3

Los alimentos ricos en omega-3 son una de las más fieles recomendaciones para una dieta equilibrada y saludable, además son el mejor aliado de la salud cerebral y benefician el funcionamiento del sistema digestivo. Es por ello que son el mejor aliado para contrarrestar los síntomas secundarios de la enfermedad, de manera específica con la demencia y la confusión. Apuesta por el consumo de: salmón, fletán, ostras, soja, semillas de lino,  frijoles, aceite de oliva, aguacate y frutos secos. Estos alimentos contienen ácidos grasos omega-3, que pueden mejorar la función cognitiva y además son poderosos antiinflamatorios. 

Omega 3
Omega-3./Foto: Shutterstock

Te puede interesar: