El acuerdo del gobierno de Nayib Bukele con MS-13 y Barrio 18 que causa polémica en El Salvador

El presidente salvadoreño es nuevamente señalado por sus políticas para intentar detener la violencia en su país, pero una investigación de la Fiscalía de ese país fue detenida, luego de que el partido de Bukele controlara la Asamblea Legislativa

El presidente Nayib Bukele logró acuerdos con MS-13 y Barrio 18.
El presidente Nayib Bukele logró acuerdos con MS-13 y Barrio 18.
Foto: Getty Images

Dice un refrán que “el fin justifica los medios”. Así lo tomó literal el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, cuyo gobierno fue evidenciado por lograr acuerdos las organizaciones criminales MS-13, Barrio 18 Revolucionarios y Barrio 18 Sureños.

El objetivo, según un reporte del prestigiado portal El Faro, es mantener “el histórico desplome” de asesinatos en el país centroamericano.

Por supuesto, nada es gratis, ya que a cambio, las tres organizaciones tienen sus exigencias: mejores condiciones de vida carcelarias y beneficios para sus miembros en libertad.

Esta serie de negociaciones fueron documentadas por la Fiscalía General de la República a través de audios, fotografías, documentos y testimonios“, indicó el portal. “Los fiscales encargados de la investigación bautizaron el caso como Catedral, e incautaron documentos oficiales de Centros Penales”.

El Faro el primero en revelar las negociacines en septiembre de 2020, luego de que la Administración de Bukele llevaba un año negociando con la MS-13.

“Hasta abril de 2021, la Fiscalía, dirigida por Raúl Melara, llevaba un proceso de investigación criminal contra varios funcionarios del Gobierno de Bukele”, se indicó. “Durante meses, los fiscales intervinieron teléfonos, hicieron seguimientos físicos, se incautaron de documentos, tomaron fotografías y entrevistaron testigos”.

Sin embargo, el 1 de mayo de 2021, la nueva Asamblea Legislativa comenzó a ser controlada por el partido oficialista Nuevas Ideas y removió a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y al fiscal general Melara.

“Desde ese día, la investigación llamada Catedral quedó en manos de Rodolfo Delgado, el fiscal impuesto por el bukelismo, quien con el paso de las semanas desmantelaría la unidad que consiguió los hallazgos“, se agrega.

El Faro intentó entrevistar al exfiscal, pero prefirió no emitir comentarios.

El presidente Bukele ha sido señalado por sus políticas “casi dictatoriales”, que lo han llevado a tener control legislativo y judicial.

Los periodistas del portal han enfrentado persecución por parte del Gobierno, al grado que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió una orden de protección.

El presidente Bukele no ha cesado con sus ataques a la prensa, pues ordenó la salida del periodista mexicano Daniel Lizárraga, reconocido ampliamente, por considerar que “no pudo demostrar” su carrera, por lo cual se le negó la visa laboral.