Prevenir un ACV: los alimentos ricos en potasio son el mejor aliado

El 80% de los accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir, a través de un estilo de vida y alimentación saludable. Se ha comprobado que una dieta natural, integral, libre de procesados y con un alto consumo de alimentos ricos en potasio y magnesio es fundamental para disminuir el riesgo, además de proteger la salud cardiovascular

El consumo de alimentos ricos en potasio y magnesio, como los aguacates, bananas, semillas, frutos secos, vegetales de hoja verde y otros, es clave para el buen control de la presión arterial.
El consumo de alimentos ricos en potasio y magnesio, como los aguacates, bananas, semillas, frutos secos, vegetales de hoja verde y otros, es clave para el buen control de la presión arterial.
Foto: Shutterstock

Se ha comprobado que hasta el 80% de los accidentes cerebrovasculares se pueden prevenir, por medio de tres factores básicos relacionados con el estilo de vida: la calidad de la dieta, los niveles de vitamina D y la actividad física. Además, existen algunas especificaciones dietéticas que juegan un papel sumamente relevante y una de las principales se basa en un adecuado consumo de alimentos ricos en potasio y magnesio. De tal modo que existen alimentos específicos para reducir riesgo. Un accidente cerebrovascular es una afección médica grave que pone en peligro la vida y que ocurre cuando se interrumpe el suministro de sangre a una parte del cerebro, lo que impide que el tejido cerebral reciba oxígeno y nutrientes. Las células cerebrales comienzan a morir en minutos.

Es una de las emergencias médicas más recurrentes y preocupantes, por fortuna de acuerdo con información liberada por Clínica Mayo actualmente cada vez son menos los estadounidenses que mueren por dicha causa. Y es bien sabido que uno de los tratamientos más efectivos es realizar ajustes en el estilo de vida y el más contundente es a través de la dieta.

Se ha comprobado que los alimentos ricos en potasio juegan un papel fundamental en las medidas dietéticas de prevención. El potasio es uno de los nutrientes más importantes en la dieta y se asocia con importantes funciones, entre las que se destaca el buen funcionamiento de los nervios y músculos. Permite que los nutrientes de las células fluyan y ayuda a expulsar los desechos de las mismas y una de sus labores más importantes es que contrarresta o reduce los efectos de la sal. Es por ello que es considerado uno de los nutrientes fundamentales para prevenir la presión arterial alta, un factor de riesgo importante de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Por lo tanto integrar en la dieta diaria el consumo de alimentos con un alto contenido en potasio, que además son increíblemente nutritivos beneficiará la salud cardiovascular y es un agente clave en la prevención. Apostar por el consumo de camote, bananas, tomates, ciruelas pasas, melón, aguacates, soja, espinacas y sandía, es indispensable en el día a día. Estos alimentos, son esenciales para mantener una presión arterial saludable y con ello reducir considerablemente el riesgo de accidente cardiovascular.

Los expertos también han demostrado que los alimentos ricos en magnesio son igual de positivos en una dieta cardioprotectora. El magnesio es otro de los nutrientes esenciales en la dieta, en principio es una de las sustancias más importantes defender al organismo y es por ello indispensable en un buen funcionamiento inmunológico. Además es primordial en la producción de energía, ya que tiene la capacidad de estabilizar las proteínas, la glucosa y las membranas celulares. Es popular por sus beneficios para tratar la ansiedad y la depresión, ya que es considerado un poderoso relajante natural que actúa sobre el sistema nervioso. También, otra de sus grandes virtudes es que regula la presión arterial. Los expertos recomiendan integrar el consumo de las mejores fuentes naturales de magnesio que se encuentra en el chocolate oscuro, aguacates, espinacas, frutos secos como las almendras, pistachos y cacahuates, frijoles, semillas de calabaza, bulgur, cebada, arroz integral y el fletán.

Recientemente ha salido a la luz un estudio muy relevante sobre el papel del magnesio en la disminución del riesgo de sufrir un derrame cerebral y se enfoca en particular en las mujeres mayores. Los investigadores estudiaron a más de 90.000 mujeres de 50 a 79 años, durante un promedio de 11 años. Como punto clave del estudio se analizó la cantidad de potasio que consumieron las mujeres, además en ese largo período de tiempo se contempló si alguna de las participantes sufrió de derrame cerebral o murieron

Los resultados mostraron que las mujeres que consumían más potasio tenían un 12% de probabilidades de sufrir un derrame cerebral de cualquier tipo que las mujeres que comían menos. También tenían un 16% menos de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico, que es el tipo más común de accidente cerebrovascular y ocurre cuando una arteria del cerebro está bloqueada. Además, otro dato bastante revelador es que las mujeres que consumían más potasio también tenían un riesgo 10% de morir por cualquier causa.

De acuerdo con información liberada por la Asociación Estadounidense del Corazón, es una medida muy importante que las personas mayores y aquellas que padecen de algún trastorno renal, vigilen el consumo de potasio y no se excedan. Por lo tanto, el consumo de cualquier suplemento deberá ser siempre bajo la supervisión de un especialista.

Además al seguir una dieta enfocada en proteger la salud cardiovascular, también es clave saber cuáles son los alimentos que se deberán evitar. Los expertos en medicina enfatizan en la importancia de evitar seguir una dieta rica en grasa saturadas, trans y colesterol, las cuales se han relacionado directamente con el incremento en accidentes cerebrovasculares y afecciones relacionadas como es el caso concreto de las enfermedades cardíacas. También, es básico limitar el consumo de sal y la larga lista de alimentos procesados que la contienen en abundancia. Son considerados la principal causa que altera y desequilibra los niveles de presión arterial, por lo tanto se deberá omitir el consumo de los siguientes productos:

– Galletas, papas fritas, pasteles y productos horneados/bollería comercial.

– Carnes rojas, ahumadas, procesadas y la amplia gama de embutidos.

– Lácteos con alto contenido en grasas.

– Refrescos de dieta y bebidas endulzadas.

– Sopas enlatadas y comidas preparadas.

– Alcohol.

Este tipo de información es de gran ayuda para crear pautas de alimentación mucho más enfocadas en la prevención de enfermedades. A penas la semana pasada, se celebró el Día Mundial de la Salud del Corazón y se comprobó el relevante papel de la dieta en la prevención de afecciones relacionadas con la salud cardiovascular. Los profesionales de la salud, enfatizaron que salió a la luz un estudio recientemente publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, en el cual se comprobó que seguir una dieta inspirada en el estilo de vida mediterráneo es uno de los mejores esquemas nutricionales para proteger al corazón y disminuir el riesgo de enfermedades y accidentes cerebrovasculares. Por lo tanto, integrar el consumo de grasas insaturadas que se encuentran en alimentos como los pescados grasos, el aceite de oliva, nueces, semillas y aguacate, es un estilo de alimentación positivo para reducir los altos niveles de colesterol, regular la presión arterial y glucosa en sangre, y además promueve un peso saludable. Todos son aspectos que influyen estrechamente en un corazón fuerte y sano.

Te puede interesar: