Nuevo plan en el Congreso daría “perdón” de deportación o ‘parole’ a 7.1 millones de indocumentados

Luego de dos fracasos ante la parlamentaria del Senado, Elizabeth MacDonough, los demócratas propondrán un plan que impediría la deportación de 7.1 millones de indocumentados, además de otorgarles permiso laboral, pero es una propuesta que activistas rechazan, al considerarla insuficiente

Organizaciones como Voces de la Frontera presionan a demócratas para abrir camino a la ciudadanpia a indocumentados.
Organizaciones como Voces de la Frontera presionan a demócratas para abrir camino a la ciudadanpia a indocumentados.
Foto: Voces de la Frontera / Joe Brusky/MTEA / Cortesía

La semana pasada, este diario confirmó que los demócratas en el Congreso afinaban los detalles sobre una especie de perdón de deportación o ‘parole’ que permitiría a inmigrantes indocumentados permanecer en el país, aunque la propuesta no ha sido terminada, un reciente estudio estima que serían beneficiadas 7.1 millones de personas.

“Están todavia afinando los detalles”, confirmó una fuente del Congreso este miércoles. Es posible que el plan sea entregado esta semana para que la parlamentaria Elizabeth MacDonough lo evalúe, agregó la fuente que tiene conocimiento del proceso. “Ella misma quiere revisarlo”.

Cabe recordar que la parlamentaria está fuera del Congreso por unos días, debido a un problema médico.

En medio de este debate, el Center for American Progress (CAP) publicó un reporte que estima que 7.1 millones de indocumentados serían beneficiados con este plan.

“El ‘parole’ no es un camino hacia la ciudadanía… tiene una historia larga y bipartidista, y potencialmente satisface las mayores preocupaciones de los parlamentarios”, indica el reporte del CAP. “Si se redactara una disposición de ‘parole’ para incluir a cualquier persona que ingresara a los Estados Unidos antes del 1 de enero de 2011, beneficiaría hasta a 7.1 millones de inmigrantes indocumentados en todo el país“.

Aunque algunos traducen ‘parole’ como “libertad condicional”, los expertos indican que el término es más cercano al “a un permiso temporal”, es decir, el inmigrante no sería detenido por oficiales de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y tendría un fin específico de estancia, en este caso se buscaría otorgarles el permiso laboral, pero los detalles del Congreso no están todavía disponibles.

Los estados que más se beneficiarían con esta regla serían California, con 1.56 millones; Texas, con 1.28 millones; Florida, con 441,800; Nueva York, con 435,600, e Illinois, con 344,300.

El plan se arma luego de que la parlamentaria MacDonough rechazara dos propuestas para beneficiar a ‘dreamers’, personas con Estatus de Protección Temporal (TPS) y trabajadores esenciales, incluidos los agrícolas.

También negó avalar modificación a la fecha en la Ley del Registro, para permitir el camino a la ciudadanía a quienes hubieran llegado en forma irregular antes del 2010.

“La parlamentaria dictaminó dos veces que era inapropiado proporcionar acceso a tarjetas verdes en el proyecto de ley de Reconciliación”, destaca el reporte del CAP. “Si bien es inmensamente decepcionante, la lucha no ha terminado”.

Activistas rechazan este plan, ya que consideran que incumple con la promesa de los demócratas, además de ser una protección temporal que puede terminar en cualquier momento.

“La clave es la ciudadanía, registro sí, sería lo mejor”, dijo Christine Neumann-Ortiz, directora ejecutiva de Voces de la Frontera, en el podcast El Diario sin Límites. “Se tiene que luchar po la ciudadanía, no otra forma de estatus temporal”.