Parlamentaria del Congreso rechaza segundo intento demócrata de otorgar la ciudadanía a indocumentados

La parlamentaria del Congreso, Elizabeth MacDonouhg, rechazó el nuevo plan presentado por los senadores demócratas, para incluir a inmigrantes indocumentados en el presupuesto bajo el proceso de Reconciliación; los congresistas deberán ahora trabajar en un plan C

La parlamentaria lleva 22 años trabajando en el Congreso.
La parlamentaria lleva 22 años trabajando en el Congreso.
Foto: LinkedIn / Getty Images

La parlamentaria del Congreso, Elizabeth MacDonough, rechazó el segundo intento de los demócratas para incluir la ciudadanía para indocumentados a través del proceso de Reconciliación.

Sin embargo, no todo está perdido, los senadores ya preparan un plan C y tienen incluso otras propuestas sobre la mesa, adelantó una fuente del Senado a este diario.

El plan que rechazó MacDonough era modificar la Ley del Registro a 2010, propuesta se había convertido en un rumor en el Congreso con la reticencia de demócratas de confirmarlo, aunque el senador Bob Menéndez (Nueva Jersey) había adelantado que era posible que se propusiera.

La fuente consultada por este diario indicó que los planes a discutir con la parlamentaria no se hacen oficialmente públicos, a fin de no entorpecer las negociaciones.

“Tenemos un plan C y, si lo rechaza, tenemos otro más”, afirmó sin precisar los detalles.

El plan recién rechazado por la parlamentaria era modificar la Ley del Registro creada en 1929, para permitir que los inmigrantes indocumentados que llegaron al país antes de 2010 pudieran solicitar la “green card”.

MacDonough rechazó la propuesta demócrata e incluso les hizo ver que no tenían un cálculo de cuánta gente sería beneficiada con una reforma de ese tipo, lo que tampoco permitiría determinar el impacto en las finanzas públicas.

La primera propuesta rechazada estaba basada en los argumentos económicos de trabajadores esenciales durante la pandemia de COVID-19, incluidos los ‘dreamers’, personas con Estatus de Protección Temporal (TPS), trabajadores agrícolas y otros empleados esenciales.

A pregunta expresa, la fuente indicó que los argumentos económicos no han sido descartados, pero no precisó si los demócratas enfocarían sus esfuerzos solamente por un grupo específico de inmigrantes indocumentados a quienes se pueda proteger.

Al hacerle ver que los senadores podrían avanzar sin tomar en cuenta la decisión de la parlamentaria MacDonough se indicó que esa opción no es prioridad, pues también se deberán asegurar los 50 votos para ello y, hasta ahora, los demócratas tienen problemas con dos votos, el de Joe Manchin (West Virginia) y  Kyrsten Sinema (Arizona), quienes buscan un monto menor del proyecto de ley.

Qué sigue

No hay una fecha específica de cuándo se presentará el nuevo plan, pero el presidente del Comité Judicial, Dick Durbin (Illinois), y los senadores Menéndez, Alex Padilla (California), Ray Luján (Nuevo México), Catherine Cortez Masto (Nevada) son quienes elaboran la nueva propuesta y estarán en contacto con MacDonough.

Se desconoce también cuál sería la nueva opción de los demócratas, pero hay reportes que indican que el representante Jerrold Nadler (Nueva York), trabaja un plan avalado por la Casa Blanca para ofrecer protección de deportación a inmigrantes, así como un permiso laboral, sin derecho a la ciudadanía.

“Es posible”, dijo la fuente sin dar detalles, pero adelantó que no es la única opción que se esté trabajando.

Sobre un posible prejuicio de la parlamentaria en contra de inmigrantes al decir “no” a las propuestas de demócratas se prefirió no comentar al respecto.

“Seguiremos haciendo las propuestas… y si a todo lo que propongamos dice que no, entonces veremos qué ocurre”, agregó la fuente que destacó, sin embargo, que MacDonough no ha dicho “no” a inmigración en general, es decir, su negativa ha sido al “cómo”, no al proceso en sí.

Los demócratas enfrentan serios problemas para aprobar el paquete de Reconciliación de $3.5 billones de dólares, donde se incluiría una especie de reforma migratoria, incluso los 96 miembros del Caucus Progresista adelantaron que no permitirán el avance del plan Build Back Better (Reconstruir Mejor) si no se mantienen ayudas sociales a las familias, incluido seguro médico, además de la ayuda a ciertos indocumentados, incluidos ‘dreamers’.

Activistas critican decisión

Las organizaciones civiles reaccionaron a la negativa de MacDonough. Tal fue el caso de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA).

“Es inaceptable decir no a la actualización de la fecha del registro, cuando los argumentos en apoyo claramente concuerdan con cualquier interpretación razonable de las reglas del Senado”, consideró Angelica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA. “Los inmigrantes dijeron que sí cuando nuestro país les pidió que sirvieran como trabajadores esenciales durante una pandemia… Se arriesgaron a perder su vida cuidado de ancianos, niños y enfermos en hogares e instalaciones de atención médica, y trabajaron en los campos cultivando los alimentos”.

Lamentó que el esfuerzo de los inmigrantes no merezca su camino a la ciudadanía, criticando a MacDonough –sin nombrala– por ser una “empleada” del gobierno “no elegida”.

“Una empleada gubernamental no elegida tiene la oportunidad de negarles su humanidad (a los inmigrantes) y la oportunidad de una vida en el país que están ayudando a salvar”, expresó Salas. “Los inmigrantes siguen diciendo que sí a esta nación, pero la nación sigue diciendo cruelmente que no”.