Artritis: el consumo de carne roja aumenta el riesgo de desarrollo temprano y aumenta la inflamación

Cerca de 50 millones de estadounidenses padecen artritis, considerada la principal causa de discapacidad en todo el país. Un estudio publicado en la revista Nature, comprobó la estrecha relación entre el consumo de carne roja y un mayor riesgo de desarrollar artritis reumatoide temprana, además de un IMC más alto

De acuerdo con el estudio los participantes con mayor riesgo de artritis eran hombres, con un alto consumo de tabaco y padecían sobrepeso.
De acuerdo con el estudio los participantes con mayor riesgo de artritis eran hombres, con un alto consumo de tabaco y padecían sobrepeso.
Foto: Photo by Wesual Click on Unsplash / Unsplash

De acuerdo con información liberada por The Arthritis Foundation, la artritis es la principal causa de discapacidad en Estados Unidos. Teniendo en cuenta que más de 50 millones de estadounidenses padecen artritis, vale la pena tomar las debidas precauciones y es bien sabido que la calidad de la dieta juega un papel fundamental. Si bien es una afección crónica que en muchos casos se desarrolla como parte del proceso normal de envejecimiento, recientemente se ha comprobado que los alimentos con los cuales basamos la dieta diaria influyen significativamente en un aumento en el riesgo de artritis, además de potenciar los principales síntomas como el dolor y la inflamación. Entre los más preocupantes se encuentran: la carne roja y procesada. De acuerdo con el estudio publicado en Nature la asociación entre el consumo de carne roja y la artritis reumatoide es contundente.

La artritis, una enfermedad degenerativa en muchas ocasiones asociada con la edad y el proceso de envejecimiento, se caracteriza por hinchazón y sensibilidad de una o más articulaciones. Se presenta con síntomas como dolor y rigidez de las articulaciones, sin lugar a dudas el dolor articular puede ser muy molesto y suele tener temporadas más activas que otras y que normalmente se presentan con extrema inflamación. También es normal padecer enrojecimiento, sensibilidad, temperatura elevada en el área afectada y dolor con el movimiento.

¿En qué consistió el estudio? De junio a diciembre de 2016, se investigaron un total de 733 pacientes, de los cuales se incluyeron en el análisis 707 participantes. Los pacientes se dividieron en dos grupos según su consumo de carnes rojas: menos de 100 gramos al día y más de 100 gramos al día. La ingesta de carne se evaluó mediante un cuestionario administrado por un médico.

Además, los investigadores consideraron otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar artritis, entre los que se destacaron factores demográficos, clínicos, de laboratorio y otros aspectos dietéticos, todos fueron tomados en cuenta.

Los hallazgos fueron contundentes, en comparación con una baja ingesta de carne roja; los pacientes con artritis reumatoide que tenían una ingesta alta de carne roja tenían una edad de inicio más temprana y tenían un índice de masa corporal (IMC) más alto. De acuerdo con declaraciones de los investigadores del estudio: “En comparación con los del grupo de bajo consumo de carne roja, los participantes con artritis en el grupo de alto consumo eran significativamente más jóvenes, tenían una edad de inicio de la enfermedad más temprana y tenían menos probabilidades de ser mujeres.”

La edad de inicio de la enfermedad para los pacientes de alto consumo fue 6,46 años antes que para los pacientes de bajo consumo, después del ajuste por factores demográficos y otros posibles factores de confusión. Además, se presentaron otras interesantes revelaciones; ya que los investigadores encontraron que la asociación de la ingesta de carne roja con la artritis reumatoide era especialmente evidente en fumadores y pacientes con sobrepeso.

Si bien aún queda mucho trabajo por realizar, este tipo de estudios son una muy buena referencia sobre cómo la calidad de la dieta influye no solo en la prevención de la mayoría de las enfermedades crónicas; es determinante para evitar un desarrollo temprano de las mismas. Además, estos hallazgos son de gran utilidad para establecer estrategias dietéticas actualizadas como parte fundamental en el tratamiento de la enfermedad. No se trata de ver a ciertos enemigos como el enemigo, sin embargo es oportuno detectar cuáles son las fuentes que generan inflamación y aumentan el riesgo de padecer complicaciones como es el caso de un excesivo consumo de carne roja y la artritis.

Te puede interesar: