Artritis: 4 tónicos naturales para combatir el dolor e inflamación

Se estima que 5.7 millones de estadounidenses sufren de artritis. Complementario a un estilo de vida saludable, el consumo de estos tónicos de gran potencial antiinflamatorio y agentes inmunomoduladores será un maravilloso complemento para disminuir los síntomas, el dolor y los brotes inflamatorios

Integrar el consumo de bebidas naturales con ingredientes antioxidantes y antiinflamatorios como el jengibre, limón, perejil, cúrcuma y caldo de huesos; es un gran aliado para disminuir el dolor crónico de las articulaciones.
Integrar el consumo de bebidas naturales con ingredientes antioxidantes y antiinflamatorios como el jengibre, limón, perejil, cúrcuma y caldo de huesos; es un gran aliado para disminuir el dolor crónico de las articulaciones.
Foto: Photo by Kim Daniels on Unsplash / Unsplash

La artritis es una de las enfermedades degenerativas más comunes relacionadas con el proceso de envejecimiento, se caracteriza por la hinchazón y sensibilidad de una o más articulaciones. Se refiere a una variedad de condiciones que involucran dolor e inflamación en las articulaciones, se presenta con síntomas como dolor y rigidez. Lo cierto es que se trata de una enfermedad crónica que puede variar en su grado de intensidad, por lo tanto quienes la padecen suelen tener temporadas más activas que otras. Los ataques se presentan con brotes inflamatorios que causan dolores insoportables, que en muchas ocasiones deterioran la movilidad. Si bien, el seguimiento médico, el estilo de vida, la actividad física y la calidad de la dieta juegan un papel fundamental; el consumo de remedios naturales con propiedades antiinflamatorias es un gran aliado en el camino.

Con base en lo anterior nos hemos dado a la tarea de investigar sobre algunos de los más populares remedios de la medicina naturopática, como es el caso de estos tónicos elaborados con ingredientes antiinflamatorios naturales y agentes inmunomoduladores, pueden ayudar a respaldar el proceso de curación natural del cuerpo. Son un gran complemento para disminuir los episodios de dolor y disminuir la inflamación.

1. Bicarbonato de sodio + agua

Un estudio reciente, publicado en Journal of Immunology encontró que beber un tónico de bicarbonato de sodio y agua puede ayudar a reducir la inflamación. Entre sus grandes beneficios se destaca como una sustancia de fácil acceso, sumamente accesible y que se relaciona con cualidades para calmar la respuesta autoinmune del cuerpo. , De acuerdo con un estudio de la Universidad de Augusta (Estados Unidos), una dosis diaria de bicarbonato de sodio puede ayudar a reducir la inflamación en enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide. Como parte de las recomendaciones generales, es importante considerar que su ingesta recurrente puede tener efectos secundarios dañinos como daño hepático y pérdida de masa ósea. Es una buena alternativa para aliviar la inflamación a corto plazo, no lo utilices más de un mes dos veces al día. Lo mejor de todo es su sencillo proceso de elaboración: combina 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio con 8 a 12 oz. de agua.

Bicarbonato de sodio
Bicarbonato de sodio./ Fuente: Pixabay

2. Jugo verde: jengibre + perejil

En los últimos años diversos estudios han descubierto que el ingrediente activo del perejil: el carnosol, actúa sobre la inflamación causada por la artritis reumatoide. El jengibre es un conocido antiinflamatorio, tiene la inmensa capacidad de prevenir la producción de moléculas inflamatorias como prostaglandinas y leucotrienos, así como citocinas proinflamatorias. Estos son un tipo de proteína que se encuentra en las células. Gran parte de los beneficios medicinales del jengibre se relacionan con su contenido en gingerol, un potente antiinflamatorio que
puede ayudar a reducir el dolor y el dolor muscular.
Para preparar el jugo, agrega en el extractor de jugos los siguientes ingredientes y procesa.

– 1 puñado grande de perejil
– 2 tazas de espinaca
– 1 manzana verde
– 1 limón
– 1 pepino pequeño
– 2 a 3 tallos de apio
– 1 a 2 pulgadas de jengibre

Inicia el día con este delicioso y revitalizante jugo, durante 8 a 12 semanas.

té de perejil
Tónico de perejil./Foto: Shutterstock

3. Tónico de limón + cúrcuma

Numerosos estudios han demostrado que la curcumina, el ingrediente activo que se encuentra en la cúrcuma, puede ayudar a reducir la respuesta inflamatoria del cuerpo, proporcionar alivio para el dolor y la inflamación de las articulaciones causados ​​por la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple. Son numerosas las referencias que avalan los increíbles beneficios medicinales de esta antigua especia. Tal es el caso de un análisis publicado a principios de este año en Neurological Sciences, el cual encontró que la curcumina es una poderosa sustancia antiinflamatoria y antioxidante. La cual puede ayudar a controlar proteínas, enzimas y citocinas en los trastornos relacionados con el sistema nervioso central. Además, este tónico es perfecto para mejorar la digestión y fortalecer al sistema inmunológico. Para prepararlo, mezcla los siguientes ingredientes:

– 1 cucharada de cúrcuma fresca rallada
– 1 cucharada. jengibre fresco rallado
– El jugo de 1 limón fresco y su cáscara
– 3 tazas de agua filtrada

Deja hervir a fuego medio a medio-alto, luego apaga el fuego y si lo deseas agrega una cucharada de miel cruda y una pizca de pimienta de Cayena. Cuela y divide el líquido en dos tazas, las cuales deberás consumir a lo largo del día. Para notar resultados deberás ingerir este tónico por 4 semanas diariamente.

Cúrcuma
Cúrcuma. /Foto: Pexels

4. Caldo de huesos

El caldo de huesos de pollo específicamente (no de carne de res, cerdo o pescado) apoya la salud de las articulaciones a través del sulfato de condroitina y la glucosamina que se encuentran en los cartílagos, y es una buena fuente de aminoácidos antiinflamatorios como prolina, glicina y arginina. En los últimos meses todos hablan sobre los beneficios de consumir en ayuno una taza de caldo de huesos, se ha posicionado como un popular remedio para combatir la inflamación, gracias a su contenido en colágeno ayuda a mantener la salud de las articulaciones y además, promueve un mejor sueño, función mental y memoria. Para elaborarlo de manera casera, combina los siguientes ingredientes en una olla de cocción lenta.

– 2 libras de huesos de pollo (preferiblemente de gallinas criadas al aire libre)
– 2 patas de pollo
– 1 cebolla
– 2 zanahorias
– 2 tallos de apio
– 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana
– 1 galón de agua
– 1 manojo de perejil
– 1 cucharada o más de sal marina
– 1 cucharadita granos de pimienta
– Hierbas aromáticas

Cocina a fuego lento durante 24 a 48 horas, desnatando la grasa de vez en cuando. Aleja del calor y deja que se enfríe levemente. Desecha los sólidos y cuele el resto en un recipiente a través de un colador. Permite que el líquido se enfríe a temperatura ambiente, luego cubre y refrigera. Bebe de 1 a 2 tazas de caldo de huesos por día, procurando iniciar el día con una porción. También es ideal para consumirse como sopa. Procura utilizar el lote dentro de una semana o congele hasta tres meses.

Caldo de hueso
Caldo de hueso. /Foto: Shutterstock

Te puede interesar: