Exclusiva

Por qué el Senado retrasa reunión con parlamentaria sobre protección o ‘parole’ para inmigrantes indocumentados

Las negociaciones en el Congreso sobre la protección para inmigrantes indocumentados se han complicado, debido a diferencias entre demócratas, lo que ha llevado a retrasar la reunión con la parlamentaria Elizabeth MacDonough para que evalúe la propuesta, a fin de determinar si el plan puede ser aprobado bajo el proceso de Reconciliación

Activistas presionan al Congreso por una protección para indocumentados.
Activistas presionan al Congreso por una protección para indocumentados.
Foto: Paul Morigi / Getty Images

Las negociaciones en el Congreso sobre el paquete de gasto social de $1.75 billones de dólares todavía tienen varios retos por enfrentar, comenzando en la Cámara de Representantes, cuyo ‘impasse’ causa un impacto en los procesos paralelos de los proyectos que integra, como el plan para proteger a indocumentados, ya que en el Senado no han podido reunirse con la parlamentaria Elizabeth MacDonough.

Fuentes legislativas cercanas al proceso confirmaron a este diario que los senadores decidieron posponer alguna reunión con MacDonough, debido a dos razones: todavía esperan el análisis fiscal de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), además de que siguen pendientes del avance en la Cámara sobre el plan.

Aunque la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (California), aseguró que el 15 de noviembre se aprobará el proyecto, todavía existe la posibilidad de que se retrase, debido a las divisiones entre demócratas, incluyendo la propuesta de perdón a la deportación o ‘parole’ y la Autorización de Empleo para indocumentados.

Decidimos posponer la reunión con la parlamentaria hasta que la Cámara logre un acuerdo“, dijo una de las fuentes, señalando que había representantes que todavía podrían hacer sugerencias al avance de la semana pasada.

Cabe recordar que el plan propuesto en el documento que forma parte de la agenda ‘Build Back Better’ (Reconstruir Mejor) se contempla también que los inmigrantes puedan viajar fuera de Estados Unidos, obtengan una REAL ID y tengan acceso a beneficios sociales.

“Podría haber un problema con eso (las ayudas sociales), porque pueden aumentar el impacto fiscal… y la parlamentaria revisa eso”, indicó.

La CBO no analiza solamente cuánto costará al erario ofrecer una protección a los inmigrantes indocumentados. Para este plan se contemplan $100,000 millones de dólares, pero esos fondos no son los únicos proyectados, indicó otra de las fuentes, ya que también deben integrarse gastos adicionales, como seguro médico o ayudas en alimentos, si son integrados al plan final.

Las fuentes, que no dieron su nombre por no estar autorizadas a hablar sobre el proceso, coincidieron en que todavía algún congresista podría empujar otro tipo de protección a inmigrantes, como modificar la Ley del Registro, para que las personas que llegaron al país antes del 2010 soliciten la ‘green card’. Esto porque dicha propuesta fue rechazada por la parlamentaria de manera “informal”, es decir, no dentro del protocolo legislativo.

Qué sigue

La presidenta Pelosi señaló que el 15 de noviembre se aprobaría el proyecto presupuestal, si eso ocurre entonces el Senado requiere al menos dos semanas adicionales para negociar con la parlamentaria y revisar la propuesta integral, escuchar las enmiendas de republicanos y votar parte por parte la iniciativa.

“Confiamos en avanzar alrededor del Thanksgiving”, dijo una de las fuentes. Eso concuerda con un anuncio previo del líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York), quien señaló que a más tardar en ese periodo se avanzaría con el proyecto.

El Congreso debe aprobar el plan económico antes del 3 de diciembre, ya que todavía falta negociar el tope de deuda y el presupuesto anual del Gobierno antes de que finalice este año.

Diferencias entre organizaciones

Un reporte de Latino Rebels reveló que al menos 22 organizaciones civiles integradas en la coalición We Are Home aceptaron el plan de ‘palore’, aunque eso no abre un camino a la ciudadanía para indocumentados y beneficia a 7.1 millones de personas.

Sin embargo, hay otras organizaciones que trabajan directamente con estos inmigrantes, como CHIRLA, Make The Road New York y CASA, que mantienen presión para modificar la Ley del Registro, la cual ofrecería una protección permanente a los indocumentados.

“No queremos un permiso de trabajo, queremos una reforma verdadera que lleve a estas familias trabajadoras a un camino a la ciudadanía, consideró Ana Ramírez, una portavoz de la organización Comunidades por un Cambio NY durante una protesta en Nueva York, donde 11 personas fueron detenidas.

“Mantengan un camino hacia la ciudadanía en la resolución presupuestal”, dice una campaña activa de CASA.