El yogurt griego, el alimento estrella para reducir la grasa visceral

La grasa visceral es uno de los enemigos más silenciosos de la salud. Es el tipo de grasa que se almacena en la cavidad abdominal y aumenta el riesgo de desarrollar peligrosas enfermedades crónicas. Por fortuna, la ciencia ha comprobado que el yogurt griego natural sin grasa es un maravilloso aliado natural para reducirla

El exceso de grasa visceral se relaciona con un mayor riesgo de padecer hipertensión, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes, resistencia a la insulina, obesidad y ciertos tipos de cáncer.
El exceso de grasa visceral se relaciona con un mayor riesgo de padecer hipertensión, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes, resistencia a la insulina, obesidad y ciertos tipos de cáncer.
Foto: Photo by Sara Sperry on Unsplash / Unsplash

Llevamos años creyendo que la grasa corporal es mala, en principio por una percepción estética. Lo cierto es que no es del todo mala y los humanos la necesitamos para sobrevivir. De acuerdo con información liberada por la Asociación Estadounidense del Corazón, la grasa corporal no solo ayuda a mantener el cuerpo caliente, sino que también es esencial para absorber nutrientes y producir hormonas importantes. Sin embargo, no hay que confundirnos: hay un tipo que es malo para la salud y es la grasa visceral. Este tipo de grasa es aquella que se almacena en la cavidad abdominal y que envuelve a los órganos internos: el hígado, el estómago e intestinos. No es lo mismo que la grasa del estómago que todos queremos bajar con abdominales. Una forma de reducir la grasa visceral es hacer algunos ajustes en la dieta. Y uno de los mejores alimentos que puede comer es el yogurt griego natural sin grasa.

La realidad es que aunque la grasa visceral no es visible, es del tipo que puede afectar seriamente la salud. La grasa visceral puede afectar negativamente la salud en general a través de diversos aspectos: tiende a incrementar la presión arterial; aumenta el riesgo de desarrollar ciertas afecciones como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes, resistencia a la insulina, ciertos cánceres y obesidad.

¿Por qué el yogurt griego ayuda a reducir la grasa visceral?

A estas alturas no es ningún secreto decir que el yogurt se ha posicionado como uno de los superalimentos más recomendados para mejorar la salud. Es un tesoro nutricional, que aporta grandes propiedades medicinales entre las que se destacan sus beneficios para fortalecer al sistema inmunológico y con ello disminuir el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Gran parte de ello se relaciona con su contenido en probióticos, que son el mejor aliado para potenciar la salud intestinal y del microbioma. Hoy sabemos que el intestino es el segundo cerebro y que influye en absolutamente todo el funcionamiento del organismo.

Recientemente la investigación científica ha sugerido que los alimentos ricos en proteínas, calcio y vitamina D pueden estar relacionados con menos grasa visceral. Por lo tanto, de acuerdo con médicos y especialistas en nutrición el yogurt griego natural, sin grasa o bajo en grasa es el alimento número uno que las personas deberían agregar a su dieta si buscan reducir la grasa visceral.

Uno de sus mayores beneficios: su alto contenido en proteínas

Si bien, existen muchas bondades relacionadas con el yogurt, de acuerdo con los científicos su mayor bondad relacionada con la disminución de grasa visceral es su extraordinario contenido en proteínas. Para mayor contexto: el yogurt griego natural sin grasa contiene típicamente de 20 a 23 gramos de proteína por porción de 1 taza.

A estas alturas todos sabemos que las proteínas juegan un papel fundamental en la salud, no en vano son el macronutriente por excelencia en la dieta y se relacionan con una larga lista de labores en el organismo. Con base en ello, sabemos que comer alimentos ricos en proteínas puede ayudar a reducir el hambre, ya que promueve la sensación de saciedad. También, por lo mismo tener proteínas de alto valor biológico en las comidas principales y colaciones del día, hace que sea menos probable comer en exceso. El yogurt es simplemente una de las mejores alternativas que pueden existir, además el yogurt griego se caracteriza por ser mucho más alto en proteínas y tiene una increíble textura cremosa. Integrarlo en la dieta diaria es fácil, medible y accesible, es sumamente versátil y le gusta prácticamente a todos.

La proteína también tarda más en digerirse y metabolizarse, lo que le ayuda a sentirnos satisfechos durante más tiempo. La investigación también encuentra que la ingesta alta de proteínas está relacionada con un IMC más bajo, una circunferencia de cintura más pequeña y mejores niveles de colesterol HDL (bueno). Además, el yogurt también contiene cultivos vivos y activos conocidos como probióticos que ayudan a mantener un microbioma intestinal saludable.

Elegir yogur griego natural es clave, ya que no estará cargado de azúcar, químicos ni saborizantes que deterioran la salud y omiten su inmenso potencial nutricional. Hoy en día existen numerosas propuestas de yogures saborizados, sin embargo es muy importante evitarlas ya que tienden a contener azúcar agregada, lo que no ayudará a reducir la grasa visceral. De hecho es muy importante mencionar que uno de los principales factores de riesgo en una excesiva acumulación de grasa visceral, es el alto consumo de azúcares añadidos. Por lo tanto: las personas que consumen más azúcar agregada tienden a tener más grasa visceral.

También, es importante apostar por las versiones de yogurt descremado o bajo en grasa, ya que las variedades enteras contienen grasas saturadas y el consumo excesivo de grasas saturadas se ha relacionado con la promoción de la grasa visceral. Y es por ello que una de las principales medidas para reducir la grasa visceral es limitar de manera contundente el consumo de grasas saturadas, que incluye alimentos como carnes rojas, procesadas, quesos, bollería industrial y en general todo lo procesado.

Consejos adicionales para reducir la grasa visceral:

– Consume suficientes proteínas en cada comida y refrigerio para sentirte satisfecho. Apuesta por proteínas de alto valor biológico como pollo, pavo, pescados azules, huevo y las de origen vegetal, como legumbres y soja.

– Consume suficiente fibra dietética todos los días, aumenta la saciedad y es un gran aliado para mantener un tracto gastrointestinal saludable. Y también beneficia la pérdida de peso.

– Duerme lo suficiente. La falta crónica de sueño se ha relacionado con comer en exceso y aumentar de peso.

– Realiza ejercicio regularmente.

– Bebe suficiente agua.

– Limita la ingesta de alcohol a las pautas dietéticas, que no es más de 1 bebida al día para las mujeres y 2 bebidas al día como máximo para los hombres.

– Limita los alimentos con alto contenido de azúcar y azúcar agregada.

Te puede interesar: