Qué tan saludables son los muslos de pollo, conoce la opinión de un experto

El pollo es una de las proteínas de origen animal más populares y consumidas en Estados Unidos. Su versatilidad no se queda en la famosa pechuga de pollo, los muslos también resultan una magnífica adición dietética. Son jugosos, tiernos, muy nutritivos y accesibles a cualquier presupuesto

Los muslos de pollo son considerados una proteína completa, jugosa y tierna. Aportan los 9 aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales y antioxidantes que benefician la salud.
Los muslos de pollo son considerados una proteína completa, jugosa y tierna. Aportan los 9 aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales y antioxidantes que benefician la salud.
Foto: Pixabay

El pollo es una de las proteínas de origen animal más saludables y una de las carnes blancas más consumidas: es delicioso, versátil, increíblemente nutritivo y accesible. Además, el pollo tiene la gran ventaja de poder utilizarse para todo tipo de recetas según la pieza que se elija; aunque para muchos la pechuga de pollo se lleva todo el amor y el reconocimiento cuando se trata de recetas y dietas saludables. En principio por tratarse de una fuente magra de proteína de alta calidad, es baja en calorías y una carne blanca repleta de sabor. Sin embargo, para aquellos que están un poco cansados de la típica pechuga a la parrilla tenemos una buena noticia: los muslos de pollo son una opción igualmente buena, económica e ideal para crear todo tipo de recetas. Finalmente nada como morder un trozo de muslo tierno y jugoso. El día de hoy te invitamos a explorar más sobre esta rica alternativa, que además es un tesoro nutricional.

Los muslos de pollo son una adición fantástica a platos como guisos, estofados y platos de pasta. Sin embargo, por alguna razón, los muslos de pollo han tenido una mala reputación a lo largo de los años. Si bien es cierto que el muslo contiene más grasa que sus contrapartes de carne blanca, este corte de carne de alguna manera se ha etiquetado como una opción menor si sigue una dieta y un estilo de vida saludables. Afortunadamente, hoy en día sabemos que los muslos de pollo contienen una gran cantidad de nutrientes esenciales para la salud y pueden ser absolutamente una adición saludable a su dieta.

Un poco sobre la información nutricional de los muslos de pollo:

De acuerdo con la FDA, esta es la información nutricional para una porción de 3 onzas de muslo de pollo sin piel:

– 164 calorías
– 9 gramos de grasa
– 2,4 g de grasas saturadas
– 0 g de carbohidratos
– 20 g de proteína
– 20 microgramos de selenio
– 183 miligramos de potasio
– 1,7 mg de zinc
– 0,4 mcg de vitamina B12
– 0,8 mg de hierro

Cabe mencionar que muchas personas acostumbran comer los muslos de pollo con piel, ya que aporta un gran sabor cuando se dora y por obvias razones aumenta el contenido en grasa de la pieza de pollo. Recuerda que al consumirlo con piel, por una poción de 3 onzas: estás agregando 53 calorías adicionales, 5 gramos de grasa y 1.7 gramos de grasa saturada.

Otra de las grandes genialidades sobre la composición del pollo es que se considera una proteína completa, lo que significa que contiene los nueve aminoácidos que nuestro cuerpo no puede producir por sí solo. Además, todos los cortes de pollo, incluidos los muslos, contienen triptófano, un aminoácido responsable de aumentar la serotonina; conocida por ser el neuroquímico para “sentirse bien” y es por ello que puede ayudar a mantener un estado de ánimo saludable.

También, los muslos de pollo son un magnífico ingrediente en la elaboración de caldo de pollo y sopas medicinales, para combatir cualquier resfriado o afección digestiva. Es bien sabido que la sopa de pollo, es increíblemente curativa y se asocia con aumentar la hidratación y aporta nutrientes esenciales para el sistema inmunológico como el zinc.

¿Son saludables los muslos de pollo?

Encontrar formas de consumir alimentos ricos en nutrientes y rentables puede ser un desafío para muchas personas. Y si bien es cierto que los muslos de pollo tienden a contener más grasa y colesterol que la carne de la pechuga (que tiene 3 gramos de grasa total y 0.7 gramos de grasa saturada por porción de 3 onzas), ambos pueden encajar fácilmente en las recomendaciones de las Guías Alimentarias para los Estadounidenses para la ingesta de grasas. Normalmente en los muslos de pollo, esto varía del 20% al 35% del total de calorías provenientes de la grasa, y el 10% o menos del total de calorías proviene de las grasas saturadas.

Además, los muslos de pollo suelen ser una alternativa mucho más asequible en comparación con otros productos de carne o pescado. Lo que los convierte en una grandiosa fuente de proteínas de alto valor biológico para quienes tienen presupuestos ilimitados o cocinan para familias numerosas. Consumir alimentos que contienen proteínas puede contribuir a los objetivos de control de peso, ya que aportan mucha saciedad que hace que sea mucho más sencillo el control de la ingesta calórica y ayudan a controlar la ansiedad por comer. Otra genialidad es que se trata de una proteína que se relaciona con el mantenimiento y aumento de la masa muscular. También, son un alimento que beneficia la salud de los huesos y las articulaciones.

De acuerdo con expertos en nutrición, el secreto para que los muslos de pollo sean una adición saludable en la dieta es: cómo son preparados. Todos sabemos que para cuidar el peso y la salud es importante limitar el consumo de grasas, por lo tanto se recomienda no utilizar aceites agregados poco saludables, apuesta por un toque de aceite de oliva o aguacate. Elige métodos de cocción que no sean fritos ni capeados, apuesta por versiones de pollo asado a la parrilla, al horno, hervido o al vapor. También es de vital importancia tener en cuenta el sodio que agregamos durante la cocción, elige condimentarlo con hierbas y especias que son una extraordinaria forma de omitir el uso de la salud y realzar el sabor del plato.

Otro buen consejo es vigilar el tipo de combinaciones con las que se disfruta de los muslos de pollo, apuesta por combinarlos con abundantes vegetales, legumbres, semillas y cereales integrales. Son el complemento perfecto para equilibrar la nutrición y crear atractivas, coloridas y muy saludables recetas.

Lo cierto es que el pollo es el alimento ideal para integrar en un esquema de alimentación sano y con un buen manejo de las calorías diarias, ya que su valor calórico no es muy elevado: en 200 gramos obtendremos aproximadamente 234 calorías de la más alta calidad.

Según expone la Federación Española de Nutrición (FEN) en su página oficial, el valor calórico del pollo no es muy elevado: por una ración de 200 g existen aproximadamente 234 kilocalorías. Prácticamente, toda la grasa del pollo es visible y puede retirarse con facilidad, por tanto su valor calórico será aún menor. Cabe mencionar que consumirlo con grasa ocasionalmente no simboliza mayor problema, ya que su grasa es mayoritariamente monoinsaturada, constituida principalmente por ácido graso oleico y aporta en un 20% proteínas de alto valor biológico”.

De acuerdo con las recomendaciones nutricionales, se recomienda el consumo de carne magra como máximo tres veces por semana. Y complementario a ello se incita a las personas a dejar el consumo de la carne roja de manera mucho más ocasional, no en vano las pautas que promueve la dieta mediterránea son consideradas el esquema más saludable de alimentación a largo plazo. Por lo tanto integrar el consumo de carnes magras o blancas, es una gran estrategia no solo para cuidar nuestra salud, se relaciona con grandes beneficios para cuidar al planeta y vivir más y mejor.

Te puede interesar: