Diabetes: las mejores carnes para integrar en la dieta diabética

Los diabéticos deben prestar especial atención en la calidad de su alimentación. Referente al consumo de carnes, todo se ha dicho sobre su contenido en grasas saturadas y alto valor calórico. Conoce cuáles son las variantes más seguras, en complemento con una dieta equilibrada aportarán mucha saciedad y beneficios

De acuerdo con las recomendaciones de los especialistas, se aconseja no consumir más de 3 onzas de proteína animal por comida.
De acuerdo con las recomendaciones de los especialistas, se aconseja no consumir más de 3 onzas de proteína animal por comida.
Foto: Photo by Victoria Shes on Unsplash / Unsplash

Los diabéticos constantemente buscan las mejores alternativas de alimentos para mantener en buen equilibrio los niveles de glucosa en sangre. Si bien es bastante sabido que es importante tener especial cuidado con el consumo de azúcares y carbohidratos, mucho se ha dicho sobre el consumo de grasas saturadas que se encuentran de manera natural en la carne y sus derivados. Por fortuna se ha comprobado que la carne es una adición segura en la dieta de personas con diabetes, así que resulta una buena noticia saber que no es necesario dejar de comer carne. Sin embargo, es importante tener un poco más de cuidado con el tipo de carne que se incluye en la dieta; no podemos olvidar que existen alternativas que son más altas en grasas saturadas, colesterol y calorías.

Elegir mal el tipo de carne para la alimentación diabética y sobre todo cuando se consumen con frecuencia, suele elevar los niveles de colesterol en sangre y puede ser un factor en el aumento de peso. Ambos aspectos hacen que la diabetes sea más difícil de controlar. Además, es bien sabido que los diabéticos son doblemente propensos a sufrir afecciones cardiovasculares, hipertensión, sobrepeso u obesidad. Con base en ello nos dimos a la tarea de investigar sobre las mejores variantes de carnes para integrar de manera segura en la dieta diabética.

¿Cuáles son las mejores variantes de carne para la diabetes?

Lo primero que tenemos que mencionar, es que así como existen mejores alternativas de carne para promover un buen control de la diabetes; es igual de importante prestar atención con las porciones. Por lo tanto es básico considerar algunos hechos rápidos:

– 1 onza de carne contiene: 7 gramos de proteína, 0 gramos de carbohidratos y grasa, la cual varía según el tipo de corte. Para mayor detalle: una onza de carne es aproximadamente del tamaño de un pulgar; 3 onzas serán del tamaño de una baraja de cartas. De acuerdo con las recomendaciones de expertos en nutrición, no se recomienda el consumo de más de 3 onzas de proteína en una comida.

Para determinar más fácilmente cuáles son los tipos de carne más amigables con la diabetes, es importante elegir las que sean lo más magras posible.

Opciones de carne muy magra (0-1 g de grasa/onza, 35 calorías)

– Aves: Pollo o pavo (carne blanca, sin piel), gallina de Cornualles (sin piel).
– Pescado: Bacalao fresco o congelado, platija, eglefino, fletán, trucha, salmón ahumado, atún fresco o enlatado en agua.
– Mariscos: Almejas, cangrejo, bogavante, vieiras y camarones.
– Caza: Pato o faisán (sin piel), venado, búfalo, avestruz.
– Otros: Carnes para sándwich procesadas con menos de 1 gramo de grasa o menos por onza, como: fiambres finos, carnes rasuradas, carne asada, jamón de pavo, salchichas de pavo sin grasa y claras de huevo.

Opciones de carne magra (3 g de grasa / onza, 55 calorías)

– Carne de res: grados USDA Select o Choice sin grasa, como redondo, solomillo, filete de falda, lomo, asado (costilla, chuck, rabadilla); bistec (T-bone y Porterhouse).
– Cerdo: Cerdo magro como jamón fresco, jamón enlatado, curado o hervido, tocino canadiense, lomo, chuleta de lomo central.
– Cordero: Asado, chuleta o pierna.
– Ternera: Chuletas para asar.
– Aves: Pollo, pavo (carne oscura, sin piel), pollo (carne blanca, con piel), pato o ganso doméstico (bien drenado de grasa, sin piel).
– Pescado: Arenques (ahumados), ostras, salmón (fresco o enlatado), bagre, sardinas (enlatadas), atún (enlatado en aceite, escurrido).
– Otros: salchichas con 3 gramos de grasa o menos por onza, carne de sándwich procesada con 3 gramos de grasa o menos por onza.

Opciones de carne media en grasa (5 gramos de grasa/onza, 75 calorías)

– Carne de res: la mayoría de los productos de carne de res entran en esta categoría (carne molida, pastel de carne, carne en conserva y costillas).
– Carne de cerdo: lomo, chuleta y paleta de cerdo (Boston butt).
– Cordero: Costilla asada, molida.
– Ternera: Chuleta (molida o en cubos, sin empanizar).
– Aves: Pollo (carne oscura, con piel), pavo o pollo molido, pollo frito.
– Pescado: Cualquier producto de pescado frito.
– Otros: Huevos (alto en colesterol; límite de 3 por semana), salchichas con 5 gramos de grasa o menos / onza, tofu (½ taza).

Opciones de carne con alto contenido de grasa (7 gramos de grasa/onza, 100 calorías)

Por obvias razones estas son las alternativas de carnes menos recomendadas, se trata de artículos que tienen un alto contenido de grasas saturadas, colesterol y calorías. De tal modo que consumirlos en exceso y de manera cotidiana puede elevar los niveles de colesterol en sangre, alterar la glucosa y eventualmente el peso corporal.

– Carne de cerdo: Costillas de cerdo, carne molida de cerdo, salchicha de cerdo.
– Otros: carnes para sándwich procesadas con 8 gramos de grasa/onza, como mortadela, salami, peperoni y tocino. Salchichas, como bratwurst, italiana, knockwurst, polaca y versiones ahumadas.

Así que ya lo sabes entre más magra sea la carne, menos calorías y grasa aportará, por lo tanto será un alimento más seguro para integrar en la dieta diaria. Apuesta por consumir carnes rojas y procesadas lo menos posible, e integra en su lugar pescados y aves como el pavo y pollo. Otra buena recomendación es integrarlas como un complemento de platillos basados en plantas. Por último y no menos importante, vigilar el consumo de grasas saturadas es una de las mejores medidas para proteger la salud cardiovascular, combatir la obesidad, prevenir la prediabetes, disminuir el riesgo de accidentes cerebrovasculares e infartos.

Te puede interesar: