Ante alza de crisis de salud mental en niños por la pandemia, ACS modernizan sitios de protección en Brooklyn

Al cierre del 2021 varias asociaciones declaran una emergencia nacional en la salud mental de niños y adolescentes

La agencia de Servicios para Niños de la ciudad de Nueva York (ACS) abre nuevos espacios para mejorar los servicios
La agencia de Servicios para Niños de la ciudad de Nueva York (ACS) abre nuevos espacios para mejorar los servicios
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Cuando en la primavera del 2020 las órdenes ejecutivas de las autoridades de Nueva York establecieron los cierres comerciales y confinamientos familiares por la pandemia del COVID-19, inmediatamente los casos de violencia doméstica intrafamiliar empezaron a dispararse. En muchos de estos casos, habían niños de por medio, siendo testigos de agresiones.

“No contamos con registros que nos demuestren que las agresiones físicas o emocionales, directas a nuestros niños, hayan tenido un incremento en la Gran Manzana, si se compara con la época pre pandémica. Lo que sí estamos muy claros, es que nuevas situaciones de estrés y casos de depresión fue la constante en muchos”, destacó David A. Hansell, el saliente Comisionado de Servicios para Niños de la Ciudad de Nueva York (ACS).

Entre los meses de marzo a julio del año pasado, se encendieron varias alarmas para todos los servicios y organizaciones que atienden situaciones de abuso doméstico, En paralelo al crecimiento de las infecciones por COVID-19 en medio de la cuarentena, aparecieron todas las condiciones para un alza dramática y sangrienta de los casos de violencia doméstica

Solamente en la ciudad de Nueva York, en ese periodo las situaciones de conflicto que terminaron en un saldo fatal experimentaron un alza de 75%.

Como Ciudad entendimos inmediatamente que la mejor manera para mantener seguros a los niños en ese momento tan retador e inusual era reforzar el apoyo, ampliando la comunicación con las agencias que atienden de manera directa la violencia doméstica. Nuestros programas de prevención no tuvieron pausa. Más bien fueron reforzados en todos los idiomas. Y hemos creado nuevos espacios para ofrecer un mejor servicio”, asegura Hansell.

Un alerta nacional

En este sentido, en su balance del año 2021, los principales grupos médicos del país declararon una emergencia nacional en la salud mental de niños y adolescentes provocada por el aislamiento prolongado, la incertidumbre y el dolor durante la pandemia de coronavirus.

En una declaración conjunta destacada por The New York Times (TNYT), la Academia Estadounidense de Pediatría, la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente y la Asociación de Hospitales Infantiles, dijeron que “la pandemia de coronavirus había empeorado una crisis de salud mental ya existente entre niños y adolescentes”.

Además, las desigualdades raciales y económicas contribuyeron a los impactos desproporcionados de la pandemia en los niños de las comunidades de color, argumentan estas asociaciones.

“Este empeoramiento de la crisis en la salud mental de niños y adolescentes está indisolublemente ligada al estrés provocado por Covid-19 y la lucha en curso por la justicia racial, y representa una aceleración de las tendencias observadas antes de 2020“, dijo el comunicado reseñado por TNYT.

Antes de la pandemia, los problemas de salud mental y el suicidio habían aumentado constantemente entre los niños y adolescentes entre 2010 y 2020. 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en todo el país, entre marzo y octubre de 2020, las visitas a salas de emergencias de niños con emergencias de salud mental aumentaron en un 24% para los pequeños de entre 5 y 11 años, y en un 31% para los de 12 a 17 años. 

Entre las niñas de 12 a 17 años, las visitas a emergencias identificadas como potencialmente el resultado de un intento de suicidio aumentaron más del 50% a principios de 2021 en comparación con el mismo período en 2019, según los CDC.

El nuevo centro de servicios de ACS está ubicado en el 12 MetroTech Center en Brooklyn. (Foto: F. Martínez)

Un nuevo y moderno espacio

Y precisamente para reforzar con nueva tecnología estos servicios de atención a las familias en conflicto que involucren situaciones traumáticas y de riesgo para los más pequeños, la ACS abrió este lunes un moderno espacio para la División de Protección para Niños, ubicado en el 12 MetroTech Center, en Brooklyn. 

La nueva oficina consolida cuatro de los sitios de protección para niños en Brooklyn y acomodará a cerca de sus 500 trabajadores en esta renovada ubicación central. 

El nuevo espacio ofrece mejor acceso al transporte público, está cerca de la Corte de Familia y cuenta con 28 espacios nuevos para conferencias familiares y áreas de visita. También se ofrecerá artículos para bebe, comida y ropa para familias vulnerables que necesiten recursos.

“Queremos reiterarle a los neoyorquinos que existen una gama de varios recursos para los niños que estén en riesgo. Y en este punto, es un mensaje que queremos reforzar no solo a los padres, también a los familiares como los abuelos, los tíos, los primos e incluso los vecinos que sospechen o sean testigos de una situación de agresión”, destacó Ivette Espinoza, coordinadora de Investigación de ACS.

Ivette Espinoza de ACS: “Es importante siempre recordar que en la Ciudad contamos con una gran gama de servicios para niños en riesgo”. (Foto: F: Martínez)

Durante cualquier día, más de 20,000 infantes de la ciudad reciben servicios preventivos de esta agencia. 

En algunos casos, debido al elevado riesgo del niño, el personal de protección puede asumir que la intervención de la Corte sea necesaria ya sea para obtener una supervisión bajo orden de un juez o solicitar la autoridad para remover al niño y trasladarlo a un centro de cuidado de crianza (Foster care).

“Insistimos a quienes sientan que hay un menor en riesgo. Acudan a nosotros sin temor, que hay programas que pueden ayudar. Desde el soporte para el cambio de una cerradura de una casa, hasta programas continuos de asesoría familiar”, acotó Espinoza.

“Mi hija estaba agobiada y yo no sabía”

La inmigrante salvadoreña ‘Gladys’ Montesinos, de 35 años, entró en pánico cuando su niña de 8 años se negó de manera “casi desesperada” a regresar a la escuela al norte de Brooklyn de manera presencial.

“Le daban ataques de desesperación cuando le mencionaba que debía regresar al aula. Casi que se arrodilló para pedirme que no quería volver. Se enfermó. Le dio hasta fiebre. Fue muy triste para mi”, contó la centroamericana.

En ese trance, conoció de los servicios de soporte familiar de ACS. Detrás de la negativa de la estudiante estaba, entre otros detonantes, la tensión que le causaba que sus compañeros se burlaran de ella por su bajo nivel de inglés.

“Ella estaba con un trauma que nunca me había comunicado. Y en medio de la pandemia descubrió que podría vivir más en paz sin estar recibiendo el agobio de sus compañeros. Esas son cositas que pueden llevar a un niño hasta a atentar por su vida. Yo como madre le digo a las familias que no subestimen ninguna reacción de sus hijos. Hay que buscar ayuda porque uno solo no puede”, reaccionó Gladys.

¿Sabe de un niño en riesgo en NYC? Busque ayuda:

Para conocer más acerca de los servicios comunitarios en su comunidad de ACS, visite la página web al hacer clic aquí: https://www1.nyc.gov/site/acs/index.page