Alimentos ricos en zinc en el desayuno aumentan las defensas y previene gripes de temporada

La calidad de los alimentos que integramos en el desayuno, no solo marca nuestros hábitos a lo largo del día: es esencial para un buen funcionamiento del sistema inmunológico. El consumo de zinc se asocia con grandes beneficios para aumentar las defensas y prevenir todo tipo de gripes, catarros e infecciones estacionales

Si bien existen algunos alimentos ricos en zinc, que no son ideales para el desayuno. Hay maravillosas opciones como son los cereales integrales, los hongos, el queso, los frutos secos y los vegetales de hoja verde.
Si bien existen algunos alimentos ricos en zinc, que no son ideales para el desayuno. Hay maravillosas opciones como son los cereales integrales, los hongos, el queso, los frutos secos y los vegetales de hoja verde.
Foto: Shutterstock

Llevamos mucho tiempo escuchando que el desayuno es la comida más importante de día. Sin embargo, lo más relevante es la calidad de alimentos con los que rompemos el ayuno natural por el que pasamos todos al dormir, ya que marcan el tipo de dieta que seguiremos a lo largo del día. Además, los malos hábitos de desayuno suelen relacionar se con afectaciones en el funcionamiento del cerebro, el sistema cardíaco, digestivo y por supuesto inmunológico. De tal modo que un buen desayuno, basado en la correcta combinación de nutrientes: es la mejor manera de ofrecerle importantes ventajas a nuestro cuerpo y una de las más destacadas es que mejoran las defensas y con ello es posible prevenir todo tipo de gripes de temporada. Con base en lo anterior, se ha demostrado que la nutrición adecuada es clave para combatir cualquier enfermedad y dolencia estacional. Es por ello que una de las mejores medidas de prevención es el consumo de determinados suplementos nutricionales, adicionalmente existen recomendaciones dietéticas que son simplemente esenciales para acumular nutrientes inmunes. Uno de los más importantes es el zinc.

No es ninguna casualidad que con la llegada del invierno, las primeras nevadas y cambios bruscos de clima, el estrés de la temporada navideña, los cambios en la rutina y los excesos, seamos mucho más susceptibles a pescar cualquier gripe o catarro. La primera indicación es considerar un desayuno variado y equilibrado según la estacionalidad, sobre todo deberá ser naturalmente rica en frutas y verduras. De esta manera, será más fácil llenarse de vitaminas y minerales que son esenciales para un sistema inmunológico saludable.

El zinc, un valioso aliado para el sistema inmunológico:

El zinc es uno de los nutrientes más importantes para estar sanos, la razón principal es que es uno de los más relevantes para el funcionamiento del sistema inmunológico. El zinc se encuentra en las células de todo el cuerpo. Ayuda al sistema inmunitario a combatir bacterias y virus que invaden al cuerpo. El cuerpo también necesita zinc para fabricar proteínas y el ADN, el material genético presente en todas las células. Durante el embarazo, la infancia y la niñez, el organismo requiere zinc para crecer y desarrollarse bien. El zinc también favorece la cicatrización de las heridas y el funcionamiento normal del sentido del gusto y el olfato.

En los últimos meses han salido a la luz diversos estudios e informes que avalan los beneficios del zinc y su estrecha relación con la inmunidad. De acuerdo con un un informe de Humanitas, el zinc es capaz de aumentar los linfocitos T, reduciendo así la gravedad y duración de las infecciones relacionadas con gripes y ciertos tipos de influenza.

De acuerdo con un reciente estudio, tomar un suplemento de zinc puede reducir la duración de las infecciones respiratorias, como el resfriado y la gripe. Y al mismo tiempo, es clave para aliviar los síntomas. Los investigadores que analizaron 28 estudios existentes que involucraron a casi 5.500 personas encontraron que la ingesta de zinc puede prevenir infecciones y hacer que las personas se sientan mejor más rápidamente. Las infecciones del tracto respiratorio pueden afectar los senos nasales, la garganta, las vías respiratorias o los pulmones, pero la mayoría mejora sin tratamiento. Los síntomas incluyen tos, estornudos, congestión o secreción nasal, dolor de garganta, dolor de cabeza y fiebre alta.

En este trabajo de investigación, los expertos encontraron que en comparación con el placebo, tomar zinc podría prevenir hasta 5 infecciones del tracto respiratorio en 100 personas por mes. Además, en promedio los síntomas se resolvieron dos días antes sobre todo cuando se integraba el consumo de zinc en forma de aerosol y se complementaba con alimentos ricos en zinc. En general, era probable que 19 adultos más de cada 100 siguieran teniendo síntomas siete días después de la enfermedad si no hubieran tomado zinc. Mientras tanto, hubo reducciones “clínicamente significativas” en la forma en que las personas clasificaron sus síntomas tres días después de la enfermedad. También, en las poblaciones adultas con poca probabilidad de tener deficiencia de zinc, hubo alguna evidencia que sugiere que el zinc previene los síntomas y acorta la duración de estos padecimientos.

La principal razón, es el poder que ejerce el zinc sobre el sistema inmunológico. Es un nutriente clave para fortalecer al organismo y defendernos ante infecciones y enfermedades, también tiene el poder de mejorar el gusto y el olfato y previene el taponeamiento de las arterias.

¿Cuáles son los alimentos ricos en zinc más recomendados para el desayuno?

No existe nada más estimulante para el sistema inmune, que iniciar el día con alimentos coloridos y densos en nutrientes. Además, este hábito solo traerá beneficios para la salud general y se asocia con grandes bondades en nuestros niveles de energía, concentración, rendimiento físico y mental, y hasta el humor. El zinc es un mineral que se encuentra en muchos alimentos: ostras, mariscos, carne, hígado, garbanzos, champiñones, espinacas, brócoli y col rizada. Si bien existen algunos productos ricos en zinc que es difícil considerar en el desayuno, la buena noticia es que existen grandes alternativas y también es viable complementarlo con el consumo de suplementos.

De manera específica, los expertos recomiendan integrar el consumo de ostras que están rankeadas como uno de los alimentos más ricos en zinc con 60 mg por cada 100 gramos. También se sabe que se encuentra en grandes niveles en mariscos como las almejas y el cangrejo, sin embargo siendo realistas es poco probable que diariamente desayunemos ostras, hígado o carnes rojas. La buena noticia es que puedes considerar carnes más ligeras como el pollo y pavo, que también son de lo más ricas en zinc y resultan bastante amigables para integrar en diferentes recetas de desayuno. El queso también puede aportar hasta 5 mg de zinc, además brinda otras vitaminas y minerales que benefician la salud, y lo mejor es que es un ingrediente muy versátil y gustado para integrar en el desayuno.

Otros de los básicos para integrar en el desayuno y llenarnos de energía, son las almendras, anacardos y las avellanas ¡Brillan por su contenido en zinc! Además, existen otras maravillosas fuentes de zinc de origen vegetal como es el caso de los vegetales de hoja verde, los hongos y la avena. Existe otra solución que resulta mucho más simple de lo esperado: elige granos enteros o integrales, para el desayuno. Por lo tanto integrar avena, quinoa, centeno, maíz, germen de trigo y cebada, es simplemente una de las mejores recomendaciones. Lo mejor de todo, es que actualmente existen todo tipo de productos derivados de los cereales integrales que son ideales para considerar en un buen desayuno. El secreto es leer las etiquetas y elegir bien los productos, evitando aquellas versiones elaboradas con granos/harinas refinadas.

De acuerdo con los expertos, se aconseja acompañar estos alimentos con una adecuada ingesta de vitamina C. Además de seguir un estilo de vida saludable que nos invite a realizar actividad física, controlar el estrés y asegurar un buen descanso. Apuesta por consumir abundantes frutas como los cítricos, kiwi, fresas, piña, guayabas, mangos y papaya, integra el uso de especias medicinales como el jengibre, ajo y el cúrcuma, las hierbas aromáticas como la menta y la hierbabuena ¡son ideales para complementar bebidas y alimentos! La miel cruda también es una maravillosa opción, gracias a sus propiedades antibacterianas y analgésicas.

Te puede interesar: