Durante la pandemia, en Estados Unidos las ventas de licores y bebidas con alcohol aumentaron un 11% en promedio

La pandemia por Covid-19 trajo consigo diferentes estragos a nivel económico, social y emocional. Un nuevo estudio encabezado por la Universidad de Buffalo en Nueva York, analizó las ventas mensuales de alcohol de 14 estados de Estados Unidos. Descubrieron que las ventas de licores aumentaron casi un 11% en promedio en todos los estados del estudio entre los meses de marzo y junio de 2020

De acuerdo, con el estudio cuatro estados tuvieron aumentos sustanciales: Texas, Kentucky, Virginia y Missouri, las ventas de licor aumentaron entre un 20% y un 40% durante ese período.
De acuerdo, con el estudio cuatro estados tuvieron aumentos sustanciales: Texas, Kentucky, Virginia y Missouri, las ventas de licor aumentaron entre un 20% y un 40% durante ese período.
Foto: Photo by David Straight on Unsplash / Unsplash

A estas alturas todos sabemos que la pandemia por Covid-19 trajo fuertes consecuencias que van más allá de la salud y las lamentables muertes. El gran cierre de marzo a junio de 2020 reveló muchos detalles sobre el consumo de ciertos productos pandémicos, como es el caso de las increíbles ventas de gel de manos y mascarillas que alcanzaron cifras impresionantes. Existen datos alarmantes entorno al consumo de alcohol en la población. De acuerdo con un nuevo análisis de las ventas de alcohol en una muestra de estados estadounidenses, se encontró que la compra de licores fuertes y vino por el pánico también se disparó. El estudio fue publicado el miércoles pasado en la revista PLOS ONE y se enfocó en examinar las ventas mensuales de alcohol informadas por el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo de EE. UU. Analizaron el período de tiempo más intenso de la pandemia, es decir de marzo a junio de 2020, comparando esos datos con los mismos meses de 2018 y 2019. El equipo de investigación también analizó los datos anónimos de más de 45 millones de dispositivos digitales, rastreando visitas a negocios donde se vende alcohol.

Sin embargo, un dato curioso es que las ventas de cerveza se mantuvieron estables o cayeron en la mayoría de los estados. La realidad es que han salido a la luz datos bastante interesantes que vale la pena mencionar, finalmente el excesivo consumo de alcohol es uno de los problemas de salud más preocupantes en Estados Unidos.

De acuerdo con el coautor del estudio Brian Quigley, profesor asistente de investigación de medicina en Jacobs Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas de la Universidad de Buffalo en Nueva York: “Comprender cómo el comportamiento de compra de alcohol cambia por eventos como COVID es importante porque se sabe que el consumo excesivo de alcohol está asociado con numerosos problemas sociales, especialmente dentro del hogar.”

A sus comentarios se sumaron las declaraciones de otro de los autores que participó en el estudio, Yingjie Hu, profesor asistente en el departamento de geografía de la Universidad de Buffalo: “Nuestros hallazgos sugieren la necesidad de una política más integral relacionada con la disponibilidad de alcohol, en cuanto a si debe considerarse un producto ‘esencial’. Con suerte, esto podría ayudar a nuestra sociedad en su conjunto a abordar los problemas relacionados con el consumo excesivo de alcohol durante una crisis de salud pública.”

¿En qué consistió el estudio?

El estudio examinó las ventas mensuales de alcohol informadas por el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo de EE. UU. y los hallazgos fueron bastante reveladores, ya que analizaron las ventas de alcohol en 14 estados de los Estados Unidos. Estos estados fueron determinados ser aquellos que la base datos federal contaba con los reportes de ventas completos: Alaska, Arkansas, Florida, Illinois, Kansas, Kentucky, Louisiana, Massachusetts, Missouri, Dakota del Norte, Oregón, Texas, Virginia y Wisconsin. Según los datos revisados, cada estado tenía diferentes preferencias en sus principales opciones de alcohol. En general, las ventas de cerveza disminuyeron en todos los estados del estudio, excepto Kansas, Arkansas y Texas, al igual que las visitas a bares y pubs.

Sin embargo, aumentaron las visitas a las licorerías. Las ventas de licores de todo tipo aumentaron casi un 11% en promedio en todos los estados del estudio entre los meses de marzo y junio de 2020 en comparación con años anteriores. Cuatro estados tuvieron aumentos sustanciales: Texas, Kentucky, Virginia y Missouri, las ventas de licor aumentaron entre un 20% y un 40% durante ese período.

De acuerdo con el estudio, las ventas de vino en los estados del estudio aumentaron casi un 9% en general en marzo del año pasado, pero Arkansas, Kentucky y Virginia tuvieron un “aumento sostenido” hasta junio, mientras que Texas mostró un aumento en las ventas de vino en abril, mayo y junio. Además, el estudio reveló que estos tres estados, habían “sostenido aumentos en sus ventas tanto de licores como de vino en marzo, abril, mayo y junio, lo que puede ser señales alarmantes para el consumo problemático de alcohol.”

De acuerdo con los autores, el aumento en el consumo de alcohol se relaciona con aspectos asociados con la salud mental y emocional de las personas. Entre los que se destacó temor por contraer Covid-19, el aislamiento social, la pérdida de empleo, los problemas económicos y el futuro incierto.

No olvidemos los peligros asociados con un alto consumo de alcohol:

Un aumento en el consumo de alcohol puede tener un impacto significativo en la salud. Si bien, durante años se ha contado con algunas referencias de estudios que asociaban a un consumo moderado con beneficios para el corazón. Ahora muestran que cualquier beneficio para el corazón puede verse superado por otros riesgos para la salud asociados con la bebida, como la presión arterial alta, la pancreatitis, ciertos cánceres, la depresión y ansiedad, y el daño hepático.

Lo cierto es que el consumo excesivo de alcohol es uno de los peores hábitos para la salud general e incrementa el riesgo de todo tipo de complicaciones. Se ha comprobado que el alcohol representa aproximadamente el 6% del riesgo general de padecer por ejemplo cáncer de mama, posiblemente porque aumenta ciertas hormonas peligrosas en la sangre. Beber también puede aumentar la posibilidad de desarrollar cánceres de intestino, hígado, boca y boca.

Además un reciente estudio, encontró que ninguna cantidad de alcohol es beneficiosa para la salud. Durante años innumerables estudios científicos han apoyado la idea de que un vaso de vino tinto al día, es un buen aliado para la salud y en específico para el corazón. Como era de esperarse los expertos se han pronunciado al respecto y no coinciden con ello, si bien existen diferentes referencias una de las que más ha llamado la atención es un estudio de la Universidad de Oxford que de cierta manera causó revuelo en la comunidad médica. El estudio se enfocó en analizar el impacto del alcohol en la salud del cerebro, en resumen llegaron a la siguiente conclusión: ninguna cantidad de alcohol es segura para la función cerebral y la salud en general.

Te puede interesar: