Ni un poco de alcohol es saludable, esto es lo que dice la ciencia

Existen numerosas referencias científicas que hablan sobre los beneficios de un consumo moderado de alcohol, incluso se han establecido parámetros "saludables." Reconocidos investigadores de Oxford, reconocen que ninguna cantidad de alcohol es segura para la función cerebral, la salud general y el sistema inmunológico

De acuerdo con estudios recientes: 1 de cada 3 personas beben alcohol. De manera más específica el 25% de las mujeres y el 39% de los hombres son bebedores. Las mujeres consumen un promedio de 0,73 bebidas por día, mientras que los hombres beben alrededor de 1,7 por día.
De acuerdo con estudios recientes: 1 de cada 3 personas beben alcohol. De manera más específica el 25% de las mujeres y el 39% de los hombres son bebedores. Las mujeres consumen un promedio de 0,73 bebidas por día, mientras que los hombres beben alrededor de 1,7 por día.
Foto: Photo by Zan on Unsplash / Unsplash

Durante años innumerables estudios científicos han apoyado la idea de que un vaso de vino tinto al día, es un buen aliado para la salud y en específico para el corazón. Como era de esperarse los expertos se han pronunciado al respecto y no coinciden con ello, si bien existen diferentes referencias una de las que más ha llamado la atención es un estudio de la Universidad de Oxford que de cierta manera causó revuelo en la comunidad médica. El estudio se enfocó en analizar el impacto del alcohol en la salud del cerebro, en resumen llegaron a la siguiente conclusión: ninguna cantidad de alcohol es segura para la función cerebral y la salud en general.

El estudio fue publicado en mayo 2020 y se basó en una cohorte de más de 25.000 participantes británicos con una edad promedio de 54 años. Se realizaron escáneres cerebrales para medir la relación entre el consumo moderado de alcohol y la salud cerebral. Cabe mencionar que el trabajo de investigación fue realizado por investigadores con experiencia en salud de poblaciones, psiquiatría y neurociencia clínica.

En un inicio, los investigadores comenzaron con la premisa de que “el consumo moderado de alcohol es común y, a menudo, se considera inofensivo para la salud del cerebro”. Por lo tanto realizaron imágenes cerebrales utilizando escáneres idénticos en sujetos: descubrieron que el consumo de alcohol se acompañaba de una disminución de la materia gris del cerebro y de la materia blanca. El consumo excesivo de alcohol planteó efectos negativos adicionales en la estructura del cerebro, además del impacto del volumen de alcohol consumido.

Los encuestados se separaron en grupos de “nunca bebedores”, “ex bebedores” y “bebedores actuales”. Los escáneres cerebrales en máquinas idénticas rastrearon cambios en el volumen y la materia del cerebro ¿Lo impresionante? No encontraron ninguna diferencia en el impacto de beber entre los tipos de licor, como el vino frente a la cerveza o las bebidas espirituosas. Este es un punto importante ya que los investigadores abordaron la noción popular de que el vino se considera más saludable que el licor y de acuerdo con las declaraciones del equipo de investigadores: “No encontramos evidencia que sugiera que el tipo de bebida alcohólica confiera diferencias en los riesgos para el cerebro.” Además, añadieron que esto apoya la hipótesis de que es el etanol en sí mismo, en lugar de otros compuestos de la bebida, el que se encuentra en la vía biológica del daño.

Derivado de la pandemia por Covid-19 se presentó en la sociedad un incremento considerable en el consumo de alcohol, se sabe que el estrés, el confinamiento, la incertidumbre y la crisis económica, jugaron un papel determinante. Además, mucho se habló sobre el impacto del alcohol en la salud general y el funcionamiento del sistema inmunológico; la relación es estrecha y delicada. Teniendo en cuenta que hoy en día una de las medidas más importantes de salud es tomar todas las medidas necesarias para fortalecer al sistema inmune, los efectos del consumo de alcohol para la salud se han puesto en la mira de todos. Finalmente grandes cantidades de alcohol pueden inhibir al sistema inmunológico, deprimirlo y con ello aumentar el riesgo de padecer enfermedades e infecciones.

Según los investigadores de la Universidad de Oxford, quedan varias preguntas. Probablemente la principal, es que no establecieron el umbral de cuándo el consumo de alcohol causa daño o el impacto del consumo moderado de alcohol en la conectividad cerebral. Sin embargo, la principal teoría es que los patrones de consumo de alcohol como es el caso de la ingesta excesiva, puede empeorar el impacto en el cerebro y la salud general. Lo que es un hecho, es que sus conclusiones fueron contundentes y bastante claras: “No se encontró una dosis segura de alcohol para el cerebro.” Por su parte, el consumo moderado se asocia con efectos adversos en el cerebro más generalizados de lo que se reconocía anteriormente.

También se cuenta con otras referencia que vale la pena menciona, un amplio estudio global publicado en The Lancet que rechaza por completo la noción de que beber puede ser saludable. Ninguna cantidad de alcohol es segura, según el estudio The Global Burden of Diseases, que analizó los niveles de consumo de alcohol y sus efectos sobre la salud en 195 países entre 1990 y 2016. Si bien los autores del estudio señalan que en algunos casos beber con moderación puede proteger a las personas contra las enfermedades cardíacas, encontraron que el potencial de desarrollar cáncer y otras enfermedades compensa estos posibles beneficios, al igual que otros riesgos de daño. El objetivo principal del informe invita a los gobiernos a revisar las pautas de salud y propone sugerir niveles más bajos de consumo.

Además, uno de los cuestionamientos principales que plantea el estudio es ¿Cuánto alcohol es demasiado? De acuerdo con los autores del estudio: “Nuestros resultados muestran que el nivel más seguro de beber es ninguno.” Y de hecho aclaran que este tipo de hallazgos, están en conflicto con la mayoría de las pautas de salud, las cuales promueven un consumo limitado e inclusive hablan sobre los beneficios para la salud asociados con el consumo de hasta dos bebidas al día.

El estudio analizó una amplia gama de riesgos planteados por el consumo de alcohol, incluidas enfermedades, accidentes de conducción y autolesiones. Según el informe, el alcohol provocó 2.8 millones de muertes en 2016. Fue el principal factor de riesgo de enfermedad en todo el mundo, encontró el estudio, y representa casi el 10% de las muertes entre las personas de 15 a 49 años. Para los más jóvenes, las tres principales causas de muerte relacionadas con el consumo de alcohol fueron la tuberculosis, las lesiones en la carretera y las autolesiones, según el estudio. Beber alcohol también fue una de las principales causas de cáncer para las personas mayores de 50 años.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan actualmente que las mujeres limiten el consumo de alcohol a una bebida al día y los hombres a dos bebidas al día, la realidad es que resulta demasiado fácil superar estos límites sin saberlo. Una bebida son 5 onzas de vino, 12 onzas de cerveza que contiene un 5% de alcohol o un trago de licor, aunque muchas bebidas mezcladas contienen más de un trago y algunas cervezas artesanales contienen niveles más altos de alcohol.

Además, el estudio encontró datos bastante alarmantes sobre el consumo de alcohol: 1 de cada 3 personas beben alcohol, de manera más específica el 25% de las mujeres y el 39% de los hombres son bebedores. Las mujeres consumen un promedio de 0,73 bebidas por día, mientras que los hombres beben alrededor de 1,7 por día. El estudio también encuentra lo que han demostrado muchas investigaciones previas: cuanta más gente bebe, mayor es el riesgo de problemas de salud relacionados con el alcohol.

Te puede interesar: