Los estados que más beben en Estados Unidos

El consumo de alcohol en Estados Unidos no solo es un grave problema de salud que se deriva en numerosas enfermedades crónicas. De acuerdo con una reciente encuesta, cinco estados con las tasas de consumo excesivo de alcohol más altas se encuentran en el medio oeste, mientras que cuatro de los cinco estados con las tasas de consumo excesivo de alcohol más bajas se encuentran en el sur

De acuerdo con la encuesta cerca del 20% de los estadounidenses actualmente consumen alcohol en exceso.
De acuerdo con la encuesta cerca del 20% de los estadounidenses actualmente consumen alcohol en exceso.
Foto: Photo by Blake Wisz on Unsplash / Unsplash

Llevamos años normalizando el consumo de alcohol, cada día en cenas, reuniones sociales y celebraciones de todo el país, millones de adultos disfrutan del alcohol de manera responsable. Sin embargo, en muchos casos el consumo de alcohol es todo menos moderado y se puede tornar un arma de dos filos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud se define como dos bebidas estándar al día para los hombres y una bebida estándar para las mujeres. Sin embargo, más allá de este umbral, el alcohol solo puede ser perjudicial. Recientemente una encuesta que utilizó datos de County Health Rankings & Roadmaps, un programa conjunto entre la Fundación Robert Wood Johnson y el Instituto de Salud de la Población de la Universidad de Wisconsin, se dio a la tarea de identificar los estados más borrachos de Estados Unidos, con el principal objetivo de crear nuevas estrategias de prevención y control.

¿Cuáles fueron las principales revelaciones del estudio?

De los 50 estados que conforman Estados Unidos, el estudio definió cuáles son los de consumo más bajo y alto. Y también se revelaron otros aspectos bastante interesantes que giran en torno al consumo de alcohol: muertes asociadas con la ingesta de bebidas alcohólicas, ingreso familiar promedio y el estado de salud de las personas (sobre todo personas con un estado de salud malo o regular). Utah se posicionó como uno de los estados con menor consumo de alcohol: con un 11% de las personas que lo consumen en exceso, le siguió West Virginia con un 14.4% y Mississipi con 14.8%.

Dentro de los estados menores al 20% se encontraron Georgia, Idaho, Washington, Kentucky, Arkansas, Alaska, Virgina, Arizona, California, Kansas, Ohio, Indiana, Texas, NY, Oregon, entre otros. Los estados que más se acercan a consumos preocupantes con un más del 20% de la población que consumen alcohol en exceso, fueron: Michigan, Illinois, Montana, Hawaii, Minnesota, Dakota y Wisconsin, este último reflejo los datos más alarmantes con un 27.1%.

Este tipo de hallazgos nos dejan muy claro que los gobiernos deben de prestar especial atención con el consumo de alcohol y verlo como un problema de salud más, que es la llave a diversas enfermedades degenerativas que se relacionan activamente con la salud física, emocional y mental de las personas. Además, derivado del alto consumo es momento de tomar medidas de prevención más intensas con el objetivo de crear consciencia en las generaciones futuras.

Tomar mucho alcohol, un factor grave de riesgo para el corazón y el cerebro

No en vano el consumo excesivo de alcohol, junto con el consumo de tabaco, el ejercicio inadecuado y la mala nutrición, son considerados los cuatro principales factores de riesgo de enfermedades prevenibles identificadas por los CDC. Además de las consecuencias a corto plazo, como el juicio y las habilidades motoras deterioradas, su asociación con las enfermedades hepáticas, ciertos cánceres, mayor riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular y mala salud mental.

Lo cierto es que el abuso de alcohol es una de las situaciones que más preocupan a las organizaciones de salud, está directamente relacionado con enfermedades y accidentes que causan la muerte de aproximadamente 95,000 estadounidenses. El consumo excesivo de alcohol también le cuesta a la economía cientos de miles de millones de dólares al año, principalmente en pérdida de productividad.

De acuerdo con la encuesta, los estados fueron clasificados según la proporción de adultos que beben en exceso. Los expertos involucrados, definen el consumo excesivo de alcohol como el consumo de más de cuatro bebidas en una sola ocasión para las mujeres y más de cinco bebidas para los hombres. El consumo estándard se define como más de una bebida al día en promedio para las mujeres y más de dos bebidas al día para los hombres.

Entre los datos más relevantes del estudio, dependiendo del estado; las tasas de consumo excesivo de alcohol oscilan entre un 11,1% y un 27,1%. Los cinco estados con las tasas de consumo excesivo de alcohol más altas se encuentran en el medio oeste, mientras que cuatro de los cinco estados con las tasas de consumo excesivo de alcohol más bajas se encuentran en el sur. A nivel nacional, el 19,2% de los adultos beben en exceso.

Es importante tener en cuenta que el alcohol afecta a todos de manera diferente y, como regla general, beber menos es mejor que beber más. Además, la gran mayoría de los estadounidenses que beben en exceso, aproximadamente el 90% de ellos, no tienen un trastorno grave por consumo de alcohol, una enfermedad crónica comúnmente conocida como alcoholismo. Sin embargo es un hábito que en algunos casos puede ir aumentando de intensidad y que está muy presente en nuestra sociedad.

Te puede interesar: