Consumo de alcohol: cuánto tarda el hígado en recuperarse de una borrachera

A muchos nos gusta tomar una copa o dos con amigos o familiares, sobre todo en temporada festiva. Sin embargo en muchos casos es fácil caer en excesos, un médico ha revelado cuánto tiempo real le toma al hígado recuperarse de una noche de fiesta

De acuerdo con los expertos en un lapso de 4 semanas sin alcohol, es posible mejorar la función hepática y promover la regeneración del hígado.
De acuerdo con los expertos en un lapso de 4 semanas sin alcohol, es posible mejorar la función hepática y promover la regeneración del hígado.
Foto: Foto de cottonbro en Pexels / Pexels

Seamos realistas a la mayoría de nosotros nos gusta tomar una copa o dos con amigos o familiares, sobre todo en temporada festiva. Sin embargo, tal es su efecto que solemos dejarnos llevar y terminar por consumirlo en exceso. Lo cierto es que durante los últimos años (sobre todo derivado de la pandemia), se nos ha advertido sobre los devastadores efectos de una ingesta excesiva. Recientemente un médico ha revelado cuánto tiempo realmente le toma al hígado recuperarse de una noche de fiesta. Además, el experto reveló las consecuencias de beber demasiado en un corto espacio de tiempo: se asocia con un mayor riesgo de enfermedad y lesión.

De acuerdo con la Dra. Elizabeth Rogers, Directora Clínica Asociada de Bupa Health Clinics: “Eliminar el alcohol de la dieta durante cuatro semanas, puede mejorar la función hepática y podría promover su regeneración.” De hecho en los casos que la función hepática no se vea tan afectada por el alcohol, es posible recuperarse completamente en 4-8 semanas.

Como parte de los hallazgos más relevantes se demostró que consumir más del límite recomendado de alcohol; es decir 14 unidades por semana significa que se corre un mayor riesgo de tener problemas con el corazón, el hígado y el sistema digestivo. Según el NHS la recomendación es no consumir más de 14 unidades de alcohol a la semana, es importante tener en cuenta que una unidad es lo equivalente a un vaso pequeño de vino o cerveza. La realidad es que beber regularmente más de esta cantidad, aumenta el riesgo de enfermedades crónicas y afecciones en la mayoría de los órganos principales.

La realidad es que a pesar de estos posibles riesgos, por fortuna el hígado tiene la capacidad de regenerarse y repararse a sí mismo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que beber alcohol con regularidad significa que se tiene un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad hepática si se beben más de cinco unidades al día durante dos o tres semanas.

Finalmente, beber demasiado alcohol con regularidad puede dañar los nervios y afectar los niveles de sustancias químicas mensajeras (neurotransmisores) en el cerebro. Esto puede provocar problemas con la memoria, la vista, el equilibrio y la coordinación, y cómo se sienten las sensaciones, incluido el dolor, en todo el cuerpo.

Además, de acuerdo con Rogers es importante tener especial cuidado en el consumo de bebidas como Champagne y Prosecco, que pueden disolver el esmalte dental debido al alto nivel de ácido, lo que puede aumentar el riesgo de erosión dental. Otra cuestión de la que se ha hablado mucho sobre todo en los últimos años, son los efectos de un excesivo consumo de alcohol en la salud mental. El alcohol altera la química del cerebro y puede aumentar el riesgo de padecer ansiedad y depresión, dos enfermedades que van en alarmante incremento en la sociedad a nivel mundial.

¿Cómo reconocer un alto consumo de alcohol?

Lo más importante es detectar las señales. Lo primero y más evidente de beber con regularidad es que fácilmente se puede terminar bebiendo demasiado, de hecho en las personas que consumen alcohol de manera cotidiana es probable que una copa de vino sea insuficiente si se toma todas las noches.

Por lo tanto es importante ajustarse a las pautas, es decir no beber más de 14 unidades de alcohol por semana. Esto aplica de igual manera para hombres y mujeres.

Las pautas recomiendan que, durante una semana, lo más seguro es no beber más de 14 unidades de alcohol. Esto es igual para hombres y mujeres. La realidad es que puede ser un momento muy difícil detectar que nosotros mismos o alguien que amamos está bebiendo demasiado, sin embargo existen algunos puntos esenciales a tener en cuenta. De acuerdo con Rogers, hay que tener especial cuidado con sentirse constantemente cansado, experimentar resacas regularmente, sudar mucho y tener dolores de cabeza regulares. Todos estos son signos de que está bebiendo demasiado. Los cambios psicológicos, también se presentan tarde o temprano; como sentirse ansioso, experimentar cambios de humor, tristeza y un deseo intenso de alcohol.

La buena noticia es que hay formas de mantenerse al margen con la bebida, lo más importante es evitar caer en conductas como “guardar” las unidades de alcohol para un gran golpe. Es normal que la gente recurra a guardarse para una gran fiesta y este tipo de actos son la llave del consumo excesivo.

En temporadas festivas lo más importante es espaciar el consumo de alcohol durante la semana. Distribuye el consumo de alcohol durante unos días y, cuando sea posible, intenta no consumir alcohol de 3 a 4 días a la semana. Recuerda lo más fundamental es saber que 14 unidades a la semana es un límite, no una meta.

Preguntarse por qué está bebiendo también es una excelente manera de estar al tanto. de este punto se deriva el famoso consumo responsable, que es el simple hecho de beber conscientemente “es la práctica de ser consciente de por qué y cuánto alcohol bebe.” A menudo conduce a relaciones más saludables con el alcohol, con nuestros allegados y nos invita a un estilo de vida equilibrado y saludable. Algunos sencillos consejos para lograrlo con mayor facilidad: practicar la bebida consciente, hacer una pausa antes de cada nuevo trago, beber un vaso de agua por cada trago y nunca con el estómago vacío y preguntarse por qué está bebiendo. Todo esto nos ayuda a mejorar nuestra relación con el alcohol y sobre todo con nosotros mismos.

Te puede interesar: