El divertido obituario que una hija le escribió a su madre y se hizo viral en redes sociales

Las palabras con las que Andy Corren describió a su madre a través de una obituario se han hecho tendencia en las redes sociales por la forman tan divertida en que lo escribió

Una mujer se volvió tendencia en redes sociales por el divertido y nostálgico obituario a su madre.
Una mujer se volvió tendencia en redes sociales por el divertido y nostálgico obituario a su madre.
Foto: BRENDAN SMIALOWSK / Getty Images

Despedirse de un ser querido no es fácil, escribir un obituario y leerlo frente a los seres más queridos se hace aún más complicado, sin embargo, Andy Corren lo hizo tan bien y tan divertido que se convirtió en tendencia en redes sociales.

A través de Twitter la hija de Renay Mandel Correa, quien murió en El Paso, Texas, compartió las palabras que escribió para su madre y le llovieron un sinfín de mensajes llenos de cariño.

De acuerdo con Andy Corren su madre: “(Una) matriarca pelirroja, fértil y obscena de una familia judía-mexicana-campesina americana en expansión (que tuvo) muchos hijos, nietos y bisnietos a quienes conoció y amó a su manera…”.

Como bien señaló Andy, no sólo sus más allegados la extrañarán, sino los lugares más glamourosos como: “McKeesport, PA, el lugar de nacimiento de Renay y donde se enamoró por primera vez del jamón y el ateísmo. Fayetteville y Kill Devil Hills, NC, donde están enterrados los sueños, la calificación crediticia y el matrimonio de Renay; y por supuesto Miami, Florida, donde los padres, tíos, tías de Renay y las esperanzas eternas de todos los fanáticos de los Miami Dolphins en todas partes están enterrados profundamente”.


También contó que su madre, de 84 años, era una judía liberal de Florida que jugó a los bolos en Japón y los lanzó en Carolina del Norte; al tiempo de que fue una madre ejemplar que se quedaba en casa: “Una supermamá, en realidad, simplemente la perfecta dama de la PTA, voluntaria, panadera aficionada y ¡AHHAHAA JA! ¡DECIR AH! ¡DECIR AH! ¡Es broma, todos ustedes!”.

Rosie, como le decían sus amigos, era una chica que nunca conoció a un extraño y que trabajó en turnos dobles con Doreen, comía toneladas de carbohidratos con Bernie y, de vez en cuando, podía ser removida para guisar un poco de repollo relleno para los niños.

Entre los datos a resaltar, Andy Corren señaló que su madre mentía mucho, además, de que no cocinaba, no limpiaba y estaba mal de dinero, eso sí, era una experta en teñir sus raíces rojas, en hacerle la manicura una vez a la semana, hacer bromas y comprar revistas.

La suya era una vida obscena y ruidosa vivida a lo largo, en quiebra y ruidosa. Pensamos que Renay no podía morir. Dios sabe, la gente lo intentó. Mucho. Renay ha estado jugando con la muerte durante décadas, pero siempre golpeándola y corriendo en su Chevy Nova plateado”, escribió Andy Corren.

Asimismo, señaló que tuvo un sinfín de enfermedades y ninguna la mató, hasta que su corazón así lo decidió días atrás.

Te puede interesar: