Mexicana pide asilo a EE.UU. tras amenazas de miembros de La Luz del Mundo

Judith Hernández pasó de defender con uñas y dientes al líder del La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, a pedir desesperadamente asilo a EE.UU. tras ser amenazada

Ex seguidora de Luz del Mundo contó el duro momento que vivió tras persecución religiosa.
Ex seguidora de Luz del Mundo contó el duro momento que vivió tras persecución religiosa.
Foto: ULISES RUIZ / Getty Images

“Te estamos esperando en México, sabemos que ni papeles tienes”, fue el mensaje que Judith Hernández recibió por parte de algunos miembros de La Luz del Mundo después de que decidió alejarse de la iglesia por las acusaciones de abuso sexual a su exlíder religioso Naasón Joaquín García.

En entrevista con Telemundo, la mexicana reveló que cuando Naasón Joaquín García fue detenido y acusado de un sinfín de abusos sexuales a varias seguidoras de La Luz del Mundo no podía creer lo que se decía de él.

Su fanatismo por la religión, sobre todo por Naasón la llevó a pensar que todo lo que se estaba diciendo de él era parte de un complot, incluso se animó a escribir una carta a favor del líder religioso.

Pensé que era una gran bendición escribir una carta dando mi testimonio de que yo nunca había visto algo malo o alguna conducta criminal de Naasón”, contó Judith Hernández.

Conforme avanzaban los días los medios de comunicación iban informando sobre nuevos casos de abuso por parte de Naasón Joaquín García, por lo que en Hernández se despertó un interés por conocer un poco más sobre las acusaciones hacía uno de los líderes religiosos más seguidos a nivel mundial.

Fue muy difícil para mí darme cuenta de que había sido engañada, darme cuenta de que se me había pintado toda la vida que si yo trabajaba en la iglesia, que si yo diezmaba, que si afrentaba, eran obras buenas para ganarme mi salvación”, contó la mexicana.

Pero fue hasta que leyó las declaraciones de abuso de varias menores de edad en contra de Naasón que recordó el abuso del que fue victima y que calló por años: “Yo fui agredida sexualmente por una persona de la cúpula, de una familia muy importante dentro de la organización a los 14 años y nunca lo hablé”.

Después de recordar el abuso que sufrió decidió retirarse de la iglesia, razón por la que no sólo sus familiares y amigos de la iglesia se alejaron de ella, sino que quisieron intimidarla enviándole una orden de cateo.

Hernández contó que su permiso de trabajo estaba vencido y después de una batalla legal recibió asilo político por persecución religiosas en 2021.

Tras el fallo a su favor de las autoridades estadounidenses, ahora Judith Hernández ayuda a las personas que como ella han sido víctimas de La Luz del Mundo y a todos aquellos que desean abandonar la iglesia.