Exadicto a la heroína contó cómo escapó de las garras de la adicción a ser guardia del Palacio de Buckingham

Paul Boggie escribió el libro Heroin to Hero (“De la heroína al héroe”), cuyas ganancias son donadas a las personas sin hogar

Hombre relata cómo pasó de ser un adicto a la heroína a convertirse en guardia del Palacio de Buckingham.
Hombre relata cómo pasó de ser un adicto a la heroína a convertirse en guardia del Palacio de Buckingham.
Foto: Jona3 / Pixabay

Paul Boggie, originario de Craigentinny, un suburbio de Edimburgo, relató que inició a consumir heroína a los 18 años tras la invitación de uno de sus amigos.

Tras usar su salario para pedir préstamos, el hombre pronto acumuló una deuda de 16.000 libras (unos US$21.000).

Pese a que su adicción lo llevó a consumir heroína todos los días, incluso en los baños de su trabajo, Paul logró mantener su empleo de repartidor de correo.

“No me veía como el estereotipo del adicto a la heroína. (La droga) no había afectado a mi cuerpo”, detalla.

Paul pudo ocultarles a su empleador y su familia que consumía drogas, y justificó sus ojos rojos —un indicador característico de la adicción— como la consecuencia de una rinitis alérgica.

“No pensé que fuera adicto, no me lo tomé en serio”, afirma Paul, quien tiene ahora 42 años y vive en Fife, en el este de Escocia.

Sin embargo, cuando una redada policial por drogas lo dejó sin poder comprar heroína durante ocho horas, se sintió “aterrado”.

Fue así como me di cuenta de que estaba en peligro porque amaba la heroína. Recuerdo que pensé que debía ser un adicto”, señala.

No obstante, con el paso de los años, las drogas comenzaron a pasarle factura, una muy alta, pues tras perder su trabajo todo empezó a ir mal, incluso sus estados de ánimo estaban alterados y la gente empezó a notarlo. Bajó dramáticamente de peso y dijo que estaba “esperando morir”.

Paul intentó dejar la heroína 13 veces, pero recayó en todas las ocasiones, hasta que asistió a un curso de la organización benéfica para personas sin hogar Cyrenians y nunca volvió a consumir.

Cuando tenía 30 años, tras aumentar de peso y conseguir un trabajo en la cadena de supermercados Morrisons, se unió a la Guardia Escocesa. Y a los seis meses de unirse al ejército, estaba de servicio en el Palacio de Buckingham.

Paul escribió el libro Heroin to Hero (“De la heroína al héroe”), durante la cuarentena por la pandemia del COVID-19, cuyas ganancias son donadas a las personas sin hogar.

Además, ofrece charlas en escuelas con las que intenta resaltar los peligros de la adicción, además de hablar con presos en las cárceles, de forma gratuita.

Te puede interesar: