El asqueroso ático en el que madre y padrastro en Inglaterra encerraron a joven autista entre vómito y excremento

Cuando oficiales de la policía de South Yorkshire y paramédicos arribaron el 2 de junio del 2020 a la vivienda en Sheffield, encontraron al muchacho deshidratado y con solo unas 85 libras de peso; en la habitación, habían decenas de artículos sucios y hasta insectos volando

Craig y Lorna Hewitt fueron declarados culpables de detención ilegal, entre otros cargos.
Craig y Lorna Hewitt fueron declarados culpables de detención ilegal, entre otros cargos.
Foto: Policía de South Yorkshire / Cortesía

Autoridades policiales en Inglaterra divulgaron las imágenes del ático en el que la madre de un joven autista y el padrastro lo tenían encerrado entre vómito y excremento.

En el espacio escondido, lleno de basura y desperdicios, fue donde los abusadores mantuvieron cautivo a Matthew Langley, de 22 años, por siete meses.

Craig y Lorna Hewitt, ambos de 43, fueron declarados culpables de detención ilegal, entre otros cargos, la semana pasada tras un juicio en la Corte Real de Sheffield.

Cuando oficiales de la policía de South Yorkshire y paramédicos arribaron el 2 de junio del 2020 a la vivienda en Sheffield, encontraron al muchacho deshidratado y solo pesaba unas 85 libras. En la habitación, habían decenas de artículos sucios y hasta insectos volando. En el exterior de la puerta estaba la llave con la que aseguraban el cuarto.

La habitación en la que tenían encerrado al joven autista era, prácticamente, un basurero. Foto: Cortesía, South Yorkshire Police

A Matthew, que se encontraba en un estado “miserable”, lo trasladaron de emergencia a la unidad de cuidado intensivo de un hospital con raspaduras, lo que indicaba que se había estado moviendo a cuatro patas.

Adicional, la víctima fue diagnosticada con daños en el hígado debido a los altos niveles de sodio por la deshidratación severa.

Al ser cuestionado por la Policía, Craig dijo que su esposa Lorna había encontrado a su hijo tirado en el suelo en la parte de arriba de la casa. El hombre alegó que habían alimentado a Matthew y que comió en su habitación.

Además declaró que habían cerraduras en las puertas del interior de la casa porque en los espacios acomodaban a estudiantes.

Sobre el cautiverio de Matthew, el hoy convicto indicó que solo lo encerraban en las noches porque, supuestamente, bajaba y apagaba las alarmas de seguridad.

La madre no contestó a las preguntas de la Policía al momento de la detención. Pero, posteriormente, dijo que dejaron de llevar al joven a recibir cuidados especializados porque supuestamente Matthew no quería ir.

La pareja será sentenciada el próximo 18 de febrero.