Dieta de la sandía: razones por las que no debes seguirla, según nutricionistas

La dieta de la sandía es una dieta altamente restrictiva que promete “desintoxicar” el cuerpo y ayudar en la pérdida de peso, sin embargo, los expertos en nutrición no recomiendan seguirla

La dieta de la sandía no es un método efectivo y saludable para perder peso, según los espacialistas en nutrientes.
La dieta de la sandía no es un método efectivo y saludable para perder peso, según los espacialistas en nutrientes.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

La dieta de la sandía es una de tantas que prometen ayudar a reducir la inflamación, limpiar el cuerpo de toxinas y bajar de peso. Sin embargo, los expertos en nutrición no aconsejan seguirla.

Las dietas extremas para bajar peso suelen ser populares pero no ofrecen resultados que se mantengan a largo plazo, y también ocasionar efectos negativos a la salud.

Una de las versiones más estrictas de la dieta de la sandía para una especie de “limpieza” consiste en no comer nada más que sandía durante tres días y luego se regresa a la dieta habitual o se agregan gradualmente más alimentos a la dieta.

Una variación más flexible de la dieta consiste en realizar dos comidas ligeras cada día y comer sandía como refrigerio.

La sandía es una fruta saludable, es rica en agua, baja en calorías, proporciona algunas vitaminas y minerales, y además es buena fuente de antioxidantes. Es un alimento hidratante y refrescante que puede ayudar a sentir saciedad temporalmente.

Si bien el consumo de sandía es beneficioso y recomendable como parte de la ingesta diaria de frutas y verduras. No es el único alimento que debe incluirse en una dieta saludable y efectiva para bajar de peso, no proporciona suficiente energía o una nutrición completa.

La dieta de la sandía no proporciona proteínas, uno de los macronutrientes necesarios en la dieta diaria. Las proteínas son necesarias para muchas reacciones químicas y funciones importantes de tu organismo.

La Academia Nacional de Medicina recomienda que los adultos consuman un mínimo de 0.8 gramos de proteína por cada kilogramo de peso corporal por día. Para una persona de 140 libras, eso significa alrededor de 50 gramos de proteína por día.

La sandía tampoco aporta otro nutriente esencial: grasa. El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS) señala que la grasa es una fuente de ácidos grasos esenciales que el cuerpo no puede producir por sí mismo.

Los nutricionistas recomiendan el consumo de grasas buenas. Las grasas ayudan a absorber las vitaminas son solubles en grasa, como la vitamina A, vitamina D  y vitamina E. La grasa también se convierte en energía e incluso ayudan a sentirte satisfecho.

Las personas con problemas de salud que requieran una dieta especial, como la diabetes, deben evitar la dieta de la sandía”, comparte la consultora de nutrición Jessica Marcus a través de Healthline.

Las dietas desintoxicación pueden causar una pérdida de peso inicial debido a la baja ingesta de calorías, pero no conducen a una pérdida de peso duradera.

La dietista Kylene Bogden dice en Well+Good que seguir la dieta de la sandía es especialmente peligroso para los atletas o incluso para cualquiera que planee hacer ejercicio. “La falta de nutrientes y la ingesta total de calorías pueden aumentar la fatiga y disminuir el tiempo de reacción. Esto puede conducir a un mayor riesgo de lesiones”.

Te puede interesar:
Batido de tres ingredientes que incluyen macronutrientes necesarios para iniciar tu día
Lo que realmente sucede a tu cuerpo cuando haces “détox” con jugos
Cuáles son los 6 alimentos y bebidas que te ayudan a mejorar tu digestión