“Estafador de Tinder” niega haber engañado a mujeres por app de citas para sacarles dinero y presenta a su novia en nueva entrevista

Shimon Heyada Hayut, de 31 años, es el personaje del documental "Tinder Swindler" que ya ha sido visto por más de 50 millones de personas; a pesar de resultar convicto de fraude, el israelí asegura no ser un "monstruo"

La aplicación para citas Tinder puede resultar en una pesadilla para algunos usuarios.
La aplicación para citas Tinder puede resultar en una pesadilla para algunos usuarios.
Foto: DENIS CHARLET / AFP / Getty Images

El llamado “Estafador de Tinder”, expuesto en un documental de Netflix que ya ha sido visto por más de 50 millones de personas, negó las alegaciones en su contra en una reciente entrevista en la que aparece acompañado de su novia.

Yo no soy un ‘Estafador de Tinder‘”, insistió el israelí Shimon Heyada Hayut, de 31 años, en declaraciones a Inside Edition en una entrevista de dos partes que será transmitida el 21 y 22 de febrero.

“Yo no soy un fraude y no soy falso. La gente no me conoce, así que no pueden juzgarme”, planteó en un anticipo de la entrevista a la que hace referencia el Daily Mail.

“Yo solo era un tipo soltero que quería conocer algunas chicas en Tinder“, agregó Heyada Hayut quien en la grabación aparece acompañado de su novia, la modelo Kat Konlin.

El hombre, que resultó convicto de fraude y robo en Finlandia y cumplió cinco meses de prisión, aseguró que la historia en su contra fue inventada y que no es un monstruo.

El documental expone cómo Heyada Hayut estafó a tres mujeres para beneficiarse de unos $10 millones de dólares.

El israelí creaba líneas de crédito y préstamos bajo los nombres de las mujeres que conocía por Tinder para luego dejarlas con las deudas.

Heyada Hayut, que se hacía pasar por “Simon Leviev”, hijo del multimillonario ruso israelí Lev Leviev seducía a las mujeres que conocía por la aplicación con regalos y viajes lujosos utilizando el dinero que había obtenido engañando a otras víctimas.

Posteriormente, pedía más dinero bajo el falso argumento de que necesitaba proteger su identidad por motivos de seguridad.

El estafador salió de prisión en mayo del 2020 por buen comportamiento.

Tras salir de la cárcel, comenzó a compartir fotos en Instagram de su vida de lujo hasta que la cuenta fue removida a raíz del debate que generó el documental en Netflix.