Anciano tenía 18 armas en su casa mientras esperaba sentencia en Nueva York

Matthew Spigner, un hombre de 69 años, fue arrestado al determinarse que tenía 18 armas en su casa en Long Island, mientras estaba esperando ser sentenciado por un caso similar

Matthew Spigner.
Matthew Spigner.
Foto: Nassau County Police / Cortesía

Matthew Spigner, un hombre de 69 años, fue arrestado al determinarse que tenía 18 armas en su casa, según el Departamento de Policía del condado Nassau, en Long Island (NY).

Además ya se había declarado culpable en un caso similar de armas el año pasado y estaba esperando ser sentenciado.

Investigadores de la oficina del fiscal de distrito Nassau, junto con agentes de Seguridad Nacional e inspectores postales de EE.UU., ejecutaron una orden de allanamiento el jueves en la casa de Spigner en Manhasset.

Los detectives recibieron información de inteligencia de que Spigner seguía pidiendo piezas de armas por correo, incluso después de que se declaró culpable en su caso similar en 2021. Incluso escucharon que había recibido un paquete esta semana.

Cuando el equipo policial llegó a la casa de Spigner el jueves al mediodía encontraron un silenciador en el paquete entregado esta semana, junto con 18 pistolas, dijo una fuente a Pix11.

Spigner, escritor técnico y analista de varias firmas financieras y otras industrias, fue puesto bajo custodia policial sin incidentes. Un comunicado del Departamento de Policía del condado Nassau dijo que sería procesado “cuando sea médicamente práctico”.

Las llamadas “pistolas fantasma” son ensambladas a partir de piezas enviadas por correo, sin números de serie y por tanto imposibles de rastrear.

En un caso similar, también en el condado Nassau a principios de año la policía incautó 30 rifles y pistolas en la casa del Dr. Paul Carey, un dentista cuyos antecedentes penales le impiden poseer armas de fuego.

En su visita en febrero a Nueva York tras el asesinato de dos jóvenes policías hispanos, el presidente Joe Biden dio a conocer una iniciativa nacional contra el tráfico de armas ilegales y advirtió que “si alguien comete un delito con un arma fantasma, no sólo los fiscales estatales y locales los perseguirán, sino que también esperarán cargos federales y enjuiciamiento federal”.