Hallan 30 armas en casa de dentista de Nueva York con historial de violencia y prohibición de tenerlas

El Dr. Paul Carey, un dentista cuyos antecedentes penales le impiden poseer armas de fuego, tenía un arsenal en su casa y hasta un taller para ensamblar "pistolas fantasma", imposibles de rastrear por no tener serial

Policía de Nassau, Long Island (NY).
Policía de Nassau, Long Island (NY).
Foto: Andrew Theodorakis / Getty Images

La policía del condado Nassau en Long Island (NY) incautó 30 rifles y pistolas en la casa del Dr. Paul Carey, un dentista cuyos antecedentes penales le impiden poseer armas de fuego.

Dieciocho de las armas de fuego eran de las llamadas “pistolas fantasma”, ensambladas a partir de piezas enviadas por correo, sin números de serie y por tanto imposibles de rastrear. El Dr. Carey, de 62 años, quedó bajo arresto por una variedad de cargos criminales de posesión de armas.

Si es declarado culpable, podría enfrentar hasta 25 años de prisión, según la fiscal de distrito de Nassau, Anne Donnelly, y el comisionado policial, Patrick Ryder.

El Dr. Carey estaba ensamblando las armas en un taller que había instalado en su sótano, detalló Ryder. La policía también encontró siete silenciadores, 61 cargadores de alta capacidad y aproximadamente 3,000 rondas de municiones durante su investigación.

El dentista tenía un historial de delitos de posesión ilegal de armas que se remonta a una década. Ahora quedó detenido con una fianza de $100,000 dólares, informó Pix11.

En un caso similar, también en el condado Nassau el jueves se hallaron armas y municiones que incluían múltiples escopetas, rifles de asalto y “pistolas fantasma” en la casa de un hombre que poco antes había amenazado con balear un hospital infantil en Queens.

En su reciente visita a NYC, el presidente Joe Biden respaldó el plan del alcalde Eric Adams para poner freno a la delincuencia y a la violencia armada. También dio a conocer una iniciativa nacional para detener el tráfico de armas ilegales y advirtió que “si alguien comete un delito con un arma fantasma, no sólo los fiscales estatales y locales los perseguirán, sino que también esperarán cargos federales y enjuiciamiento federal”.