Jueza bloquea exigencia de mascarillas en aviones a pesar de aumentos de casos de COVID

Una jueza federal con sede en Florida anuló el mandamiento de uso de mascarillas en aeropuertos, vuelos y otros sistemas de transporte, al considerar que las autoridades federales de salud se habían extralimitado en sus funciones; eso a pesar del incremento de casos de COVID

Los CDC había extendido el uso de mascarillas en aeropuertos al 3 de mayo.
Los CDC había extendido el uso de mascarillas en aeropuertos al 3 de mayo.
Foto: ROBYN BECK / Getty Images

Una jueza federal en Florida anuló el mandato nacional de uso de mascarillas en aeropuertos y aviones, así como otros medios de transporte público, al considerar que los funcionarios de salud federales se excedieron en sus funciones.

La jueza federal de Distrito en Florida, Kathryn Kimball Mizelle, que despacha en Tampa dijo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no justifica su decisión, la cual había sido extendida al 3 de mayo.

Las autoridades estadounidenses temen una oleada incontrolable de contagios con la variante B.A. 2 Ómicron, la cual sigue bajo estudio.

El orden de la jueza menciona que su decisión tiene impacto en los viajeros que utilizan aeropuertos, estaciones de trenes y otras terminales de transporte, al igual que en aviones, autobuses y trenes.

Agrega que la regulación de los CDC impuesta febrero del 2021 viola los procedimientos administrativos federal, por lo que anula la implementación del llamado Mandato de Mascarillas.

La jueza Mizelle –nombrada por el expresidente Donald Trump– tomó la decisión a menos de una semana que los CDC extendiera 15 días el mandato, debido al aumento de casos de COVID en grandes ciudades, como Nueva York.

La nueva subvariante es considerada más contagiosa y ha provocado un incremento de más del 35% de casos en las últimas dos semanas.

El Gobierno del presidente Joe Biden implementó el mandato del uso de mascarillas en centros de transporte masivo, a fin de reducir los casos de COVID-19 y ha ido modificando su decisión conforme a los datos analizados de la pandemia, pero en varios estados hay grupos en contra de la exigencia.

La demanda fue presentada por dos mujeres de Tampa, Ana Carolina Daza y Sarah Pope, acompañadas de la organización sin fines de lucro Health Freedom Defense Fund, un grupo que aboga por la “autonomía corporal” y considera ilegal obligar a las personas a usar mascarillas y a realizarse pruebas de la COVID-19.

La jueza Mizelle fue nombrada por el expresidente Donald Trump en 2020.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, calificó como “decepcionante” la decisión, al tiempo que recordó que la recomendación a los estadounidenses es continuar con el uso de mascarillas.

“Esta es obviamente es una decisión decepcionante, los CDC continúan recomendando el uso de mascarilla en transporte público”, expuso.

Agregó que el Departamento de Justicia trabaja en opciones legales al respecto. Lo que debería ocurrir sería apelar la decisión de la jueza Mizelle.