Albany debe tomar medidas para derribar las barreras al aborto 

La falta de atención médica asequible en casos de embarazos no planeados ponen en una situación muy difícil a muchos neoyorquinos

Neoyorquinos han levantado su voz ante la posibilidad de que la Corte Suprema derogue Wade vs. Roe.
Neoyorquinos han levantado su voz ante la posibilidad de que la Corte Suprema derogue Wade vs. Roe.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Como proveedores de atención médica reproductiva que realizan abortos, nosotras, como mucha gente en los EEUU, estamos indignadas por la decisión de la Corte Suprema sobre el aborto que pondrá en riesgo a millones de estadounidenses en los años que vienen.

Los razones son simples: el aborto es una atención médica y todos deben tener el derecho a la atención médica necesaria para llevar una vida saludable y feliz. Esto es el motivo principal que elegimos para seguir nuestras carreras en el cuidado de la salud. Cuando la salud de nuestros pacientes está en juego, no tenemos más remedio que contraatacar.

El derecho al aborto está protegido por la ley del estado de Nueva York, pero aún hay demasiadas barreras que hacen que esta decisión parezca casi imposible para los neoyorquinos de bajos recursos económicos. Esto ocurre a diario en las comunidades de color y de clase trabajadora a los cuales ofrecemos nuestros servicios.

La falta de atención médica asequible en casos de embarazos no planeados ponen en una situación muy difícil a muchos neoyorquinos. Recientemente, una paciente tuvo que dejar de tomar anticonceptivos porque no podía pagarlos. Poco después quedó embarazada y tuvo que hacer una decisión difícil de elegir el aborto porque no tenía los recursos de agregar otro miembro a su familia, ya que luchaban para cuidar a sus hijos y poner comida en la mesa.

Un aborto puede costar más de $1,000 para alguien sin seguro médico. Más de 1 millón de neoyorquinos no tienen seguro médico, la comunidad negra, indígena, lantinx y asiática son grupos afectados desproporcionadamente. No solo es el aborto pero muchos otros procedimientos rutinarios de atención médica, estos costos podrían ser económicamente prohibidos, muy costosos afectando aún mucho más personas de los que nos imaginamos,: más de la mitad de los estadounidenses no tienen $1,000 disponibles para una emergencia.

Neoyorquinos sin seguro médico enfrentan barreras no solo de costo pero como navegar las redes restrictivas en el sistema de salud. Seguros médicos que dependen del empleador, o de la pareja, o bajo el seguro de los padres también son barreras que ponen a riesgo estos grupos vulnerables, manteniéndolos acorralados en situaciones abusivas para que puedan recibir atención médica. A las neoyorquinas embarazadas de bajos ingresos y sin seguro a menudo se les niega la atención del aborto en hospitales privados y se ven obligadas a buscar atención médica en hospitales públicos de la ciudad,

Si los últimos meses nos a enseñado algo es que no podemos tomar el derecho al aborto como un derecho seguro o lo perderemos, Ahora es el momento de proteger y ampliar nuestros derechos. Hacemos un llamado a la mayoría demócrata en ambas cámaras de la legislatura estatal para que tomen medidas urgentes.

Este año Albany tiene la oportunidad de aprobar una serie de proyectos de ley que fortalecerán el acceso inmediato al aborto para todos los neoyorquinos y para cualquier persona que venga a nuestro estado a hacerse un aborto. Como proveedores de atención médica que atienden a pacientes de bajos ingresos que buscan abortos diariamente, rogamos a la Asamblea Estatal y al Senado que aprueben estos proyectos de ley. El Programa de Libertad y Equidad Reproductiva es necesario inmediatamente para poder ayudar a las personas de bajos recursos y el acceso al aborto. También necesitamos que aprueben los proyectos de ley que brindarán protección legal a los proveedores de atención médica y a los pacientes que vienen de otros estados donde el aborto es prohibido.

Estos proyectos de ley se necesitan urgentemente, pero esto es solo el primer paso.
El aborto es parte del amplio espectro de atención médica de calidad que todos merecemos. Vemos demasiados pacientes sin seguro o parcialmente asegurados que sufren problemas de salud que podrían haberse resuelto si hubiesen tenido acceso a una atención médica regular e integral. La atención preventiva salva vidas, ahorra dinero, mejora nuestra forma de vida, y mejora nuestras comunidades, la educación, el medio ambiente y la economía.

Nuestro sistema actual se beneficia de nuestras enfermedades, en lugar de mantenernos a todos saludables y productivos. Este sistema aumenta la pobreza, la injusticia, la desigualdad racial y económica. Es por eso que también necesitamos urgentemente que la legislatura apruebe la Ley de Salud de Nueva York en esta sesión para crear un sistema único de pago que cubre todos los servicios médicos para todos, con costo asequible y usarlo libremente sin costo alguno al momento necesario.

El aborto no debe ser un asunto político ni una pieza de negociación, tampoco ningún aspecto de nuestro sistema de atención médica.

Quedan pocos días en la sesión legislativa. Es hora de que Albany tome medidas para proteger a los neoyorquinos con el derecho al aborto y el derechos de atención médica y poder prosperar.

Eugenia Montesinos es una enfermera partera certificada en Manhattan y miembro de Physicians for a National Health Plan NY Metro chapter.