Hispanos son más propensos a utilizar métodos de financiamiento más arriesgados y no tradicionales al comprar una vivienda en EE.UU.

Al no poder acceder a préstamos hipotecarios tradicionales, los hispanos tienden a buscar opciones menos comunes. El problema es que estos préstamos alternativos pueden ser riesgosos

Se pronostica que los compradores hispanos estarán representando el 70% de todos los nuevos propietarios de vivienda para 2040.
Se pronostica que los compradores hispanos estarán representando el 70% de todos los nuevos propietarios de vivienda para 2040.
Foto: Orathai Mayoeh / Shutterstock

Según una investigación de Pew Charitable Trusts, el 34% de los propietarios de viviendas hispanos recurrieron a financiación no hipotecaria para comprar su casa. Eso incluye préstamos de contratos de terrenos, contratos de arrendamiento con opción a compra, hipotecas financiadas por el vendedor y préstamos para bienes muebles, que son más comunes para casas que son prefabricadas.

A modo de comparación, aproximadamente el 23% de los prestatarios afroamericanos utilizaron financiamiento alternativo para la compra de su vivienda, mientras que el 19% de los compradores de vivienda blancos hicieron lo mismo que los hispanos.

El sistema financiero incentiva a los prestamistas a realizar hipotecas más grandes, por lo que los préstamos de saldo pequeño son proporcionalmente más caros de iniciar, lo que significa que son menos rentables y, por lo tanto, menos atractivos para la mayoría de los bancos y otras instituciones.

Es por eso que muchos hispanos que no tienen muchos ingresos no pueden acceder a estos préstamos.

Sin embargo, el informe de Pew sugiere que el financiamiento alternativo se usa más para préstamos de menos de $150,000 dólares, por lo que los hispanos suelen recurrir a ellos.

El problema es que, si bien los préstamos no hipotecarios pueden ser una manera para que algunos tengan una casa, a menudo son más riesgosos que las hipotecas tradicionales y, por lo general, vienen con menos protecciones para el prestatario.

“Uno de los elementos más importantes es cuándo y cómo se transfiere la propiedad legal de la vivienda”, dijo Tara Roche, autora de la investigación. Y es que algunos arreglos financieros alternativos, por ejemplo, impiden que el comprador se convierta legalmente en el propietario de la propiedad hasta que el pago esté completamente pagado.

“Debido a que los latinos tienen un deseo tan fuerte de ser propietarios de una vivienda, a veces están dispuestos a asumir un financiamiento más arriesgado para lograrlo”, dijo Gary Acosta, cofundador y director ejecutivo de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos en Bienes Raíces, según Baankrate.

“Lo que más importa es que cada prestatario, sea latino o no, siempre debe recibir el financiamiento más competitivo que esté disponible para ellos”. añadió Acosta.

Cabe señalar que se pronostica que los compradores hispanos estarán representando el 70% de todos los nuevos propietarios de vivienda para 2040.

También te puede interesar:
Baja la demanda de propiedades ante los altos intereses de las hipotecas: bajan los precios de los mercados más populares de EE.UU.
Cómo es el departamento más grande de Nueva York
Las 10 ciudades más asequibles para comprar casa en la playa en los Estados Unidos