Sobreviviente del tiroteo en Uvalde revela lo que Salvador Ramos le dijo a la policía

La pequeña de 10 años narró que escuchó de cinco a seis disparos antes de que una bala pasara por su lado y golpeara la pared, además, dio a conocer la frase en español que dijo el pistolero a la policía

Las víctimas de la masacre fueron homenajeadas a las afueras de la institución.
Las víctimas de la masacre fueron homenajeadas a las afueras de la institución.
Foto: Michael M. Santiago / Getty Images

Una niña de 10 años, sobreviviente del tiroteo en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, le dijo a ABC News lo que Salvador Ramos les dijo a los agentes policiacos cuando ingresaron para frenar la masacre.

En entrevista con ABC News, Gemma López de 10 años, dijo que escuchó al joven de 18 años decir “déjenme en paz, por favor” en español, a los policías.

La menor le dijo al citado medio que estaba en un salón de clases al lado del aula donde supuestamente Ramos comenzó a disparar.

Gemma narró que escuchó de cinco a seis disparos antes de que una bala pasara por su lado y golpeara la pared. La pequeña también dijo haber visto humo, con lo que supo que la situación era grave.

La niña le dijo a ABC News que apagó las luces del salón de clases y se escondió debajo de las mesas.

Gemma indicó que había aprendido a hacer esto gracias al entrenamiento que recibió en la escuela desde el jardín de infantes.

Asimismo, comentó que su mejor amiga, llamada Amerie Jo Garza, fue una de las 21 víctimas mortales del fatal tiroteo cometido por Ramos.

Berlinda Irene Arreola le dijo a The Daily Beast que ella había sido informada sobre los momentos finales de su nieta, quien fue ultimada por el joven de 18 años.

“Entonces el pistolero entró y les dijo a los niños: ‘Van a morir'”, dijo Arreola a The Daily Beast. “Y ella [Garza] tenía su teléfono y llamó al 911. Y en lugar de agarrarlo y romperlo o quitárselo, él le disparó. Estaba sentada justo al lado de su mejor amiga. Su mejor amiga estaba cubierta de sangre. .”

Mi nieta fue asesinada a tiros por tratar de llamar al 911, murió como una heroína tratando de obtener ayuda para ella y sus compañeros de clase”, le dijo la abuela al sitio web.

Salvador Ramos, de 18 años, asesinó a 19 niños y dos maestras durante el que se ha convertido en el tiroteo escolar más mortífero desde el de Sandy Hook en Newtown, Connecticut, ocurrido en 2012, en el que murieron 26 personas.

Te puede interesar: