Defensores de pasajeros presentan plan de seguridad para el metro de NYC más allá del patrullaje policial

Organizaciones de transporte instaron al alcalde Adams a que no base su iniciativa de seguridad pública en mayor despliegue policial y pidieron que ataque las raíces de la crisis desde diferentes frentes

A pesar de la creciente criminalidad en el metro, defensores aseguran que más que policias se necesitan acciones de fondo
A pesar de la creciente criminalidad en el metro, defensores aseguran que más que policias se necesitan acciones de fondo
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

La criminalidad en el sistema de transporte público de la Ciudad de Nueva York sigue siendo una de las grandes preocupaciones de los millones de pasajeros que a diario deben tomar el metro y los autobuses, donde no paran de registrarse hechos violentos como atracos, agresiones, hurtos e incluso un par de tiroteos.

Y aunque la Administración del Alcalde Eric Adams ha defendido su plan de acción contra el crimen en el Subway, que incluye un amplio despliegue de fuerza policial, (3,500 uniformados), freno a violaciones menores como saltarse el torniquete sin pagar y conexión de desamparados y personas con enfermedades mentales a albergues y servicios médicos, pasajeros del común y organizaciones de transporte sienten que el manejo del tren de la inseguridad sigue descarrillado. A la par afirman que los uniformados están persiguiendo a personas vulnerables, como vendedores ambulantes.

Así lo manifestaron defensores de la seguridad en el metro, quienes el domingo presentaron el “Plan de pasajeros para la seguridad pública“, una serie de recomendaciones que surge como respuesta al plan del Alcalde Adams para contrarrestar la violencia y el delito en los trenes y garantizar la seguridad y la no criminalización de personas de bajos recursos.

La propuesta, elaborada por la organización Rider’s Alliance, destaca la necesidad de que la Administración municipal y el Estado se centren en resolver “problemas centrales” que los neoyorquinos enfrentan cada día, que afectan la seguridad en trenes y estaciones, en momentos en que el 10% de los agentes de policía están patrullando el metro, donde se registran el 2% de los delitos de la Gran Manzana.

En su plan de acción, Rider’s Alliance criticó la implementación de estrategias policiales similares a la iniciativa ‘ventanas rotas’ (plan que busca frenar delitos menores como cruzarse el tren sin pagar, para presuntamente evitar delitos mayores). Asimismo advirtieron que ese manejo no soluciona problemas de fondo como la falta de vivienda, atención médica, el acoso y la violencia en el sistema de transporte.

“Millones de neoyorquinos viajan en metro todos los días, casi todos sin incidentes. Pero el metro debe ser seguro, acogedor e inclusivo para todos”, dijo el director de políticas y comunicaciones de Riders Alliance, Danny Pearlstein, urgiendo la necesidad imperiosa de aumentar el flujo de trenes y que Albany también haga lo propio.

“Para llegar a ese punto, la gobernadora Hochul debería operar más trenes para que los pasajeros pasen menos tiempo en las plataformas y el metro pueda competir mejor por más pasajeros, creando seguridad en números. Y el alcalde Adams debería ordenar a los miles de policías en el metro que se concentren en la violencia y el acoso en lugar de jugar un juego de números deteniendo a quienes saltan los torniquetes y a los vendedores de comida”, agregó el activista.

Pearlstein agregó que paralelo a ello, urge que tanto la Ciudad como el Estado financien un programa de camas de estabilización y viviendas de apoyo permanentes para garantizar que el sistema de tránsito no sea el refugio de neoyorquinos vulnerables y sin hogar.

Renae Reynolds, directora ejecutiva de la organización Tri-State Transportation Campaign, aseguró que la historia ha demostrado que cuando más personas usan el transporte público, las tasas de criminalidad disminuyen, incluso con menos policías patrullando.

“También sabemos que la mejor manera de hacer que la gente vuelva al transporte público es mejorar la frecuencia y la eficiencia del servicio”, advirtió Reynolds. “Muchos de los problemas que aquejan al sistema de tránsito de la ciudad hoy en día tienen causas profundas que requieren soluciones integrales, y el Plan Riders para la seguridad pública establece un modelo de cómo la Ciudad, el Estado y la MTA pueden trabajar juntos para crear un entorno más seguro y equitativo”.

Sin pretender demeritar la gravedad de los hechos violentos que se han registrado este 2022 en los trenes, activistas del transporte público mencionaron que estos actos son menores comparados con lo que pasa en el resto de la Gran Manzana.

“Sí, hemos tenido numerosos incidentes (de alto perfil) en los últimos meses que nos han dado a todos los que viajamos en nuestro amado metro motivo de preocupación y miedo. Sin embargo, hay buenas noticias, el número total de víctimas de delitos es muy bajo para nuestro sistema de tránsito ocupado“, dijo Christopher R. Herrmann, del Departamento de Derecho y Ciencias Policiales de la universidad John Jay College.

“La realidad es que los pasajeros del metro tienen muchas más posibilidades de ganar la lotería Pick Six de Nueva York que ser víctimas de un delito grave en nuestro sistema de metro. Investigaciones recientes muestran que hubo una tasa de víctimas de 1.63 delitos violentos por cada millón de pasajeros, estos son números sobre los que todos deberíamos sentirnos muy seguros (y deberíamos hacerle un seguimiento)”, agregó el analista.

En la presentación del plan de diez puntos, los defensores de los pasajeros explicaron que sus recomendaciones incluyen estrategia policial de tránsito, vivienda y atención de la salud mental, al igual que reducir los tiempos de espera para combatir la ansiedad y la frustración de los pasajeros y abordar las necesidades de los pasajeros vulnerables

“Con los neoyorquinos sin hogar entre los pasajeros de tránsito más vulnerables y los agentes de policía incapaces de proporcionar los servicios de vivienda que necesitan, el plan de pasajeros argumenta que crear soluciones aceptables de vivienda temporal y permanente separadas y separadas de las fuerzas del orden es esencial para la seguridad del metro”, advierte el plan. “Los expertos de la Coalición para las personas sin hogar abogan por la creación de al menos 3,000 camas de refugio de estabilización y Safe Haven privadas de ocupación individual, y reservar al menos 6,000 apartamentos asequibles cada año para los neoyorquinos sin hogar”.

Jacquelyn Simone, directora de políticas de la Coalición para los Desamparados, insistió en que es indispensable que se de un nuevo enfoque a la lucha contra la criminalidad en el sistema de transporte que no señale a personas de bajos recursos y de opciones reales para resolver sus necesidades.

Nadie quiere dormir en las instalaciones de tránsito o en el metro, pero muchos neoyorquinos sin hogar lo hacen porque sienten que no tienen alternativas seguras. En lugar de continuar con tácticas y redadas policiales agresivas, la Ciudad y el Estado deben abordar las causas fundamentales de la falta de vivienda ofreciendo a las personas viviendas permanentes, camas de refugio de barrera baja en habitaciones de ocupación individual y servicios de salud mental accesibles”, dijo la activista.

Ante la crisis de violencia de tráfico en las calles, el plan menciona la necesidad de una financiación total y rápida implementación del plan NYC Streets para mejorar la seguridad, no solo eliminando el exceso de velocidad y la conducción imprudente, sino la confiabilidad del servicio de autobuses y acceso a trenes.

“El elemento vital de Nueva York es el transporte público. Nuestra ciudad no puede existir sin opciones de tránsito confiables, accesibles y seguras. El Plan Riders para la seguridad pública es un poderoso modelo de soluciones reales para la seguridad sobre y bajo tierra”, dijo Danny Harris, director ejecutivo de alternativas del transporte. “En medio de la alarmante violencia del tránsito en nuestras calles, una cosa que nuestros líderes deben hacer para proteger a las personas que caminan o van en bicicleta al transporte público es implementar rápidamente el Plan de Calles de la Ciudad de Nueva York. Lo que necesitamos en este momento son soluciones que aborden la causa raíz”.

El plan asimismo busca abordar la necesidad de más personal del sistema de tránsito desarmado en las estaciones para ayudar a los pasajeros, procedimientos de evacuación actualizados y compartidos, y la mejoras al sistema del metro para que sea resistente a las lluvias extremas y daños climáticos.

La iniciativa de seguridad del transporte agregó que es necesario establecer un programa de rendición de cuentas y transparencia de los funcionarios públicos, a fin de generar y conservar la confianza de los pasajeros y poder determinar qué políticas tienen mayor impacto en la seguridad.

“Cuando hablamos de seguridad pública en el sistema de tránsito, necesitamos hablar sobre accesibilidad, apoyar las necesidades físicas de las personas y llevarlos a casa rápidamente después de un turno de noche”, aseguró la asambleísta de Brooklyn, Phara Souffrant Forrest. “Eso es seguridad real. Es por eso que estoy orgulloso de unirme a Riders Alliance mientras lanzan el Plan de Riders para la seguridad del metro y luchan por soluciones reales para crear un metro más seguro”.

Ni la Administración Adams ni la MTA se pronunciaron sobre el plan presentado por los defensores de los pasajeros, quienes seguirán impulsando sus propuestas para que mejore la seguridad en trenes, estaciones y autobuses.

Puntos del plan de seguridad en el sistema de transporte propuesto

  • Que hagan funcionar trenes y autobuses al menos cada seis minutos, los siete días de la semana, pues servicio más frecuente haría que el transporte público fuera mucho más seguro
  • Que haya personal de estaciones de forma segura: Embajadores y guías de tránsito de la ciudad de Nueva York en las cabinas de las estaciones y en los andenes y los entrepisos pueden proporcionar una variedad de servicios importantes para los pasajeros, desde facilitar pago de tarifa para dar instrucciones para disuadir el acoso Mejorar el diseño construido y mejorar los procedimientos de evacuación del metro para todos los pasajeros, en particular para los pasajeros con discapacidades
  • Hacer que caminar hacia el transporte público sea más seguro y acelerar el servicio de autobuses y financiar e implementar el Plan de Calles de la Ciudad de Nueva York
  • Ampliar y profundizar la asequibilidad de programas de tarifas justas de MetroCard para personas de bajos ingresos
  • Mejorar la resiliencia del transporte público ante eventos climáticos extremos
  • Aprobar la legislación estatal de desalojo por buena causa para proteger a los inquilinos de la falta de vivienda
  • Facilitar la creación de viviendas más asequibles y proporcionar a las personas sin hogar buenas alternativas a los refugios colectivos y Vivienda de Apoyo Permanente
  • mejorar los servicios de salud mental. Entre ello, hacer que la Ciudad y el Estado colaboren para establecer y apoyar unidades de respuesta para emergencias de salud mental, con capacitación y recursos dedicados al transporte público. Centros de estabilización de crisis que estén abiertos las 24 horas del día, los 7 días de la semana
  • Sobre la presencia policial, consideran que como regla general, en el metro no deben arrestar, acosar o confiscar las mercancías de vendedores, quienes también sirven como ojos y oídos en el sistema de tránsito, haciendo que el metro sea más seguro para todos. Tampoco la policía debería usar la amenaza de la fuerza y el arresto para hacer cumplir el pago de las tarifas del metro.
  • Que haya rendición de cuentas y transparencia