Con desechos de alimentos, científicos desarrollan cemento que es más resistente al hormigón

Científicos japoneses crean concreto hecho de restos de alimentos y aseguran que tiene una gran resistencia, tan fuerte como el concreto tradicional; es biodegradable, resistente a hongos y pudrición y también es comestible

Científicos japoneses crean cemento hecho con desecho de alimentos que es resistente, orgánico y comestible.
Científicos japoneses crean cemento hecho con desecho de alimentos que es resistente, orgánico y comestible.
Foto: Shutterstock

Científicos de materiales del Instituto de Ciencias Industriales de la Universidad de Tokio desarrollaron un concreto hecho a base de restos de alimentos que es más resistente al hormigón.

El concreto creado por los investigadores japoneses ayuda a aprovechar los desechos de alimentos. El material es fuerte, resistente a hongos, pudriciones e insectos y también es completamente biodegradable, se puede plantar en el suelo una vez que no se necesita.

Este nuevo concreto también es comestible, según los científicos, puede comerse si se muele y se mezcla con agua.

Esta especie de cemento comestible está elaborado a partir de restos de frutas y verduras desechados. Se incluyeron algas, naranja, cebolla, hojas de col, cáscaras de plátano y calabaza y mezclaron sus polvos con agua y condimentos.

Los científicos secaron y pulverizaron las verduras de desecho y luego las prensaron en un molde a alta temperatura para que se endureciera.

De acuerdo con el informe de compartido por la BBC, el repollo resultó ser el mejor vegetal, el material resultó casi cuatro veces más fuerte que el cemento.

Food Matters Live comparte que el concreto elaborado con desechos de alimentos ha sido probado en apariencia, sabor y olor, así como en su resistencia a la flexión.

“Nuestro objetivo era usar algas marinas y restos de comida comunes para construir materiales que fueran al menos tan fuertes como el concreto”, dijo Yuya Sakai, autor principal del estudio de la Universidad de Tokio y profesor asociado de Ciencias Industriales.

Los desarrolladores del concreto esperan que el producto pueda ayudar a abordar los problemas de desperdicio de alimentos y calentamiento global.

La industria alimentaria y los hogares desperdician cada año cientos de miles de millones de libras de cáscaras de frutas y verduras comestibles en todo el mundo.

De acuerdo con la organización ambiental WWF un tercio de todos los alimentos que producimos no se consumen, con importantes impactos negativos en la naturaleza, el hambre mundial y la economía.

Deutsche Welle informa que la industria del cemento es responsable de aproximadamente el 8% de las emisiones globales de dióxido de carbono, más del doble de las del transporte aéreo o marítimo. “Si fuera un país, su contaminación anual solo sería superada por Estados Unidos y China”, señala DW.

Los científicos japoneses también señalan que el concreto hecho de desechos de alimentos podría usarse para construir viviendas después de los desastres para albergar a los necesitados.

Te puede interesar:
Cómo los alimentos altamente procesados también están enfermando al planeta
Cómo reducir el desperdicio de alimentos
Impresora molecular de bebidas puede recrear más de mil bebidas diferentes