Vigilante aniquilado en masacre de Buffalo inspira proyecto de ley para prohibir venta de chalecos antibalas

La propuesta legislativa presentada por congresistas neoyorquinos limitaría el acceso de dispositivos de protección anti-detonaciones. Ya NY tomó a principios de junio medidas contra la comercialización de estos equipos

Las experticias indican que si el pistolero no hubiese tenido chaleco antibalas hubiese sido menos letal su acción.
Las experticias indican que si el pistolero no hubiese tenido chaleco antibalas hubiese sido menos letal su acción.
Foto: John Normile / Getty Images

Un grupo de congresistas neoyorquinos presentaron recientemente una legislación en la Cámara de Representantes para mantener en todo el país los chalecos antibalas totalmente fuera del alcance de los pistoleros masivos. Una medida similar a principios de este mes ya fue aprobada en Nueva York.

La nueva ley promovida por Grace Meng (D-NY), Chris Jacobs (R-NY) y Brian Higgins (D-NY) se redactó en memoria de Aaron Salter Jr., el guardia de seguridad del supermercado Tops, muerto en la masacre de Buffalo, que no pudo neutralizar al atacante ya que estaba protegido por un chaleco antibalas mejorado durante el tiroteo del pasado 14 de mayo.

La Ley de Posesión Responsable de Chalecos Antibalas de Aaron Salter Jr. prohibiría la venta, transferencia o posesión de chalecos antibalas mejorados por parte de civiles, específicamente aquellos dispositivos de protección que alcancen o excedan un nivel de resistencia balística de nivel III.

Actualmente, no existen en el país restricciones federales sobre el acceso de los civiles a este nivel de chalecos antibalas que se pueden comprar legalmente en línea.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, los militares en servicio activo y otros servidores públicos cuyas responsabilidades laborales requieran que posean chalecos antibalas, estarían exentos del alcance de esta medida.

NY ya tomó medidas

En Nueva York se promulgó el pasado 6 de junio un paquete de diez leyes para frenar el acceso a las armas que se han utilizado en los recientes ataques masivos en masa en Buffalo y Texas.

Ya es un hecho que en todo el estado, las personas menores de 21 años ya no pueden comprar rifles semiautomáticos, como el arma estilo AR-15, que supuestamente usó un adolescente supremacista blanco para masacrar a 10 personas en un supermercado Top’s de Buffalo hace semanas.

En ese mismo paquete de leyes acordado entre la gobernadora Kathy Hochul y la Asamblea Estatal ya se ponen restricciones en el estado a las ventas de chalecos antibalas.

Menos letal

El proyecto de ley presentado en el Capitolio sigue a la aprobación por parte de la Cámara de la Ley de Protección de Nuestros Niños (H.R. 7910) la semana pasada, un proyecto de ley que incluye disposiciones de sentido común para combatir la violencia armada y mantener seguras a las comunidades.

“Un pistolero que está protegido por un chaleco antibalas mejorado, es aún más aterrador. Durante la última década, ha habido 17 tiroteos masivos en los que el pistolero estaba protegido por algún tipo de chaleco antibalas. Eso es dos veces y media más que las tres décadas anteriores”, ponderó Meng. 

De acuerdo con las experticias del último ataque masivo registrado en Nueva York el único acusado llevaba una armadura corporal mejorada que lo protegieron de los intentos del trabajador de seguridad de derribarlo. 

Todo permite concluir que si el implicado no hubiera tenido ese chaleco especial, para situaciones de guerra, hubiese sido derribado por Aaron antes. Y el impacto mortal hubiese sido mucho menor.

Esta semana se puedo conocer que justamente Payton Gendron, de 18 años, el único acusado de protagonizar el tiroteo masivo en Buffalo, dejó una nota escrita a mano a sus padres disculpándose, pero afirmando que “tuvo que cometer este ataque” porque le importaba “el futuro de la raza blanca”, revelaron los fiscales federales la semana pasada.