Empleado USPS robó más de $70,000 en cupones Costco desde oficina postal en Nueva York; un trabajador de la tienda lo delató

Un empleado del Servicio Postal de EE.UU. (USPS) fue detenido y acusado de robar certificados de recompensas de las tiendas Costco en la oficina de correos donde trabaja en Long Island (NY), por un acumulado de más de $70,000 dólares

Fachada de un almacén Costco.
Fachada de un almacén Costco.
Foto: NICHOLAS KAMM / AFP / Getty Images

Gerome Fowler, empleado del Servicio Postal de EE.UU. (USPS) fue detenido y acusado de robar cartas con certificados de recompensas de las tiendas Costco en la oficina de correos donde trabaja en Bay Shore, Long Island (NY).

Las autoridades arrestaron el lunes a Fowler, de 32 años, y lo acusaron de hurto, posesión criminal de propiedad robada y mala conducta oficial, reportó Fox News.

“Fue un trabajador de Costco el que avisó”, dijo el fiscal de distrito del condado Suffolk, Raymond Tierney. El sospechoso “Estaba cobrando certificados en su propia cuenta y vestía un uniforme postal”.

Fowler apareció con el mismo uniforme en la corte el martes con las manos esposadas. Se declaró “no culpable” de los cargos. Enfrenta un máximo de siete años de prisión por el cargo principal.

“El arduo trabajo de los miles de empleados del servicio postal no debe verse eclipsado por aquellos que deciden comprometer su integridad para beneficio personal”, dijo Steven Vargas, el agente especial adjunto a cargo en USPS.

Los fiscales dijeron que durante un período de seis meses, Fowler supuestamente tenía más de $70,000 dólares en recompensas de Costco en su cuenta de membresía. Supuestamente los usó para comprar ropa y joyas de alta gama en tiendas de esa cadena desde Riverhead hasta Melville.

“Cualquiera que crea que debería haber recibido el certificado de recompensas recientemente debe comunicarse con la oficina de Costco y Costco hará las derivaciones correspondientes a mi oficina”, dijo el fiscal Tierney. USPS dijo que no comentaba sobre acciones administrativas.

Fowler, quien fue puesto en libertad sin fianza, no dijo nada cuando salió de la corte y debe regresar el 25 de agosto. Su abogado, Robert Santucci, dijo que lo conoce desde hace años y que es un ciudadano honrado con un historial limpio. “Todos son inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad”, afirmó.