“Es una avaricia grotesca”: el secretario general de la ONU carga contra las petroleras y pide gravar sus beneficios récord en plena crisis

"Estamos viendo beneficios excesivos y escandalosos en la industria del petróleo y el gas en un momento en el que todos estamos perdiendo dinero", criticó el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU, califica de excesivas y escandalosas las ganancias de las petroleras.
Antonio Guterres, secretario general de la ONU, califica de excesivas y escandalosas las ganancias de las petroleras.
Foto: Shutterstock

Las grandes compañías petroleras y de gas muestran una “avaricia grotesca”, según el secretario general de la ONU.

Antonio Guterres criticó este miércoles los beneficios “excesivos” de estas empresas en plena crisis energética mundial e instó a los gobiernos a gravarlos con impuestos.

Las petroleras estadounidenses Exxon Mobil y Chevron, la británica Shell y la francesa TotalEnergies acumularon beneficios por un valor conjunto de $51,000 millones de dólares el segundo trimestre de este año, casi el doble que en el mismo período del año pasado.

Guterres recordó que en el trimestre anterior (enero-marzo) las ganancias combinadas de las principales compañías energéticas del mundo se acercaron a los $100,000 millones.

Gasolinera

Getty Images

Gravar y redistribuir

“Estamos viendo beneficios excesivos y escandalosos en la industria del petróleo y el gas en un momento en el que todos estamos perdiendo dinero”, criticó.

Instó a los gobiernos “a gravar estas ganancias excesivas y utilizar los fondos para apoyar a las personas más vulnerables en estos tiempos difíciles”.

Y pidió a los ciudadanos de todo el mundo que “envíen un mensaje claro a la industria de los combustibles fósiles y a sus financistas: que esta avaricia grotesca está castigando a las personas más pobres y vulnerables, mientras destruye nuestro único hogar común”.

Sobre el posible rechazo de algunos sectores a su propuesta de nuevos impuestos a las energéticas, el líder de Naciones Unidas afirmó que “nada va a ser más popular que gravar los beneficios excesivos de esas compañías y distribuir el dinero entre las familias más vulnerables”.

Guterres no es el primero en criticar a las compañías petroleras, a quienes muchos en todo el mundo acusan estos días de aprovecharse de la escasez mundial de combustibles fósiles para enriquecerse a costa de los consumidores.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, señaló en junio a Exxon y algunos de sus competidores al afirmar que estaban ganando “más dinero que Dios” en un momento en el que la gasolina se disparaba a precios nunca vistos en la historia.

Gasolinera

Getty Images
La gasolina en EE.UU. rebasó a principios de julio los $6 dólares por galón (3.785 litros) en algunas estaciones de servicio, llegando a doblar los precios de hace un año.

El poder de los lobistas

Reino Unido aprobó en julio un impuesto del 25% a los beneficios extraordinarios de los productores de petróleo y gas en el Mar del Norte.

Otros países como Italia han aplicado medidas similares, mientras en Francia los legisladores rechazaron hacerlo.

En EE.UU. un grupo de legisladores demócratas ha planteado gravar a las principales petroleras del país y redistribuir lo recaudado a los ciudadanos, una propuesta que, según analistas, es difícil que salga adelante en el Congreso.

En su intervención, el secretario general de la ONU destacó la dificultad de sacar adelante este tipo de medidas por “un problema de cabildeo” y aseguró que “a veces los lobistas son muy poderosos y tienen mucha influencia”.

También advirtió que los altos precios de la energía tendrán graves consecuencias por la elevada presión a la que se ha sometido a gobiernos y hogares de todo el mundo.

“Ningún país se librará”

“Muchos países en desarrollo ahogados en deudas, sin acceso a financiación y luchando por recuperarse de la pandemia de covid-19, podrían llegar al límite”, afirmó.

“Ya estamos viendo las señales de advertencia de una ola de agitación económica, social y política de la que ningún país se librará”.

Protesta en Panamá

Getty Images
En Panamá, un país no acostumbrado a conflictos sociales, el aumento de los precios de la gasolina fue uno de los detonantes de las mayores protestas callejeras en décadas el mes pasado.

Guterres intervino en la presentación de un informe de expertos de Naciones Unidas sobre el impacto global de la guerra en Ucrania, centrado en el ámbito de la energía específicamente.

El informe evalúa que hay “gran crisis energética” con precios de los combustibles altos y volátiles que afectan a todos los países, especialmente a los que están en desarrollo.

La ONU reafirmó en el documento la necesidad de apostar más decididamente por las energías renovables, además de trazar planes de ahorro energético más eficientes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.