Cuál era la dieta de clase alta de los perros corgis de la reina Isabel II

Los corgis de la reina Isabel II seguían una alimentación especial de clase alta en la que no había lugar para las croquetas secas. Su comida era preparada por los chefs del palacio basada en un menú específico

La reina Isabel II junto a uno de sus perros corgis.
La reina Isabel II junto a uno de sus perros corgis.
Foto: CENTRAL PRESS / AFP / Getty Images

Isabel II tenía un gran amor por sus mascotas: sus perros corgis. La reina fue dueña de más de 30 corgis a lo largo de su vida, la mayoría descienden de Susan, la perrita que le regalaron cuando cumplió los 18 años. Los pequeños corgis de la reina tenían un trato especial, eso incluye una dieta de clase alta.

La comida de los corgis de Isabel II era preparada por los chefs reales. Los corgis tenían la atención de psicólogos y biógrafos documentaban sus vidas. Dormían en cestas de mimbre acolchadas y hasta tenían su propio calcetín en Navidad. Incluso han aparecido en algunos de sus retratos oficiales.

Los corgis siempre estaban cerca de la reina Isabel II, quien consideraba a los perros como parte de su familia. Trabajadores del palacio aseguran que la reina los cuidaba personalmente. La reina les daba de comer y también los paseaba. Cuando los perros morían, la reina los enterraba en un pequeño cementerio en Sandringham, ella misma diseñaba las lápidas.

En la estricta rutina de alimentación de los perros no se incluían las croquetas secas. La cocina del palacio recibía cada semana un menú específico para los perros. De acuerdo con Darren McGrady, ex chef de reina, el menú sería elegido y enviado a la cocina todos los meses por la señora Fennick, que cuidaba de todos los perros en Sandringham.

“Enumeraría cada día lo que los perros debían comer. Un día sería carne de res, al día siguiente pollo, al día siguiente cordero, al día siguiente conejo y se alternaba durante esos días”, dijo McGrady a la revista Hola.

“Llegaba la carne de res, la cocinábamos, la cortábamos en trozos muy finos y luego hacíamos lo mismo con el pollo. Los escalfábamos y nuevamente los cortábamos muy, muy pequeños para asegurarnos de que no tuvieran huesos para que los perros no se ahogaran“, explicó el chef que trabajó durante 11 años para la reina y otros miembros de la Familia Real de Reino Unido.

El chef también contó que todos los días, el lacayo de la reina bajaba a la cocina alrededor de las dos o las tres de la tarde y subía la comida para los corgis.

Después de la muerte de Isabel II, sus perros corgis llamados Muick y Sandy quedan a cargo del príncipe Andrés y su exmujer, Sarah Ferguson. No está claro qué ocurrirá con los otros perros de la reina, Candy, un dorgi y Lissy, un cocker spaniel.

Te puede interesar:
Alimentos que la reina Isabel II nunca comía
La reina Isabel II comía lo mismo para el té de la tarde casi todos los días 
Cuáles son los alimentos humanos más peligrosos para los perros