Nueva Zelanda busca cobrar impuestos por los gases que emiten las vacas y enfurece a los agricultores

Nueva Zelanda propuso gravar los gases de efecto invernadero que los animales de granja producen al eructar y orinar, como parte de un plan para abordar el cambio climático

La industria agrícola de Nueva Zelanda es vital para su economía.
La industria agrícola de Nueva Zelanda es vital para su economía.
Foto: RyanMcGuire / Pexels

El gobierno de Nueva Zelanda propuso este martes gravar los gases de efecto invernadero que los animales de granja producen al eructar y orinar, como parte de un plan para abordar el cambio climático.

El gobierno dijo que el impuesto agrícola sería el primero en el mundo y que los agricultores deberían poder recuperar el costo cobrando más por productos amigables con el clima.

Naturalmente, los agricultores rápidamente condenaron el plan. Federated Farmers, el principal grupo de cabildeo de la industria, dijo en un comunicado que el plan “arrancaría las entrañas de un pequeño pueblo de Nueva Zelanda” y vería las granjas reemplazadas por árboles.

El presidente de Federated Farmers, Andrew Hoggard, mencionó que los agricultores habían estado tratando de trabajar con el gobierno durante más de dos años en un plan de reducción de emisiones que no disminuiría la producción de alimentos.

La decisión enfadó a los agricultores.

“Nuestro plan era mantener a los agricultores cultivando”, dijo Hoggard. En cambio, dijo que los granjeros venderían sus granjas “tan rápido que ni siquiera escuchará a los perros ladrar en la parte trasera de la ute (camioneta) mientras se alejan”.

Los legisladores de la oposición del conservador Partido ACT dijeron que el plan en realidad aumentaría las emisiones mundiales al trasladar la agricultura a otros países que son menos eficientes en la producción de alimentos.

La industria agrícola de Nueva Zelanda es vital para su economía. Los productos lácteos, incluidos los que se usan para hacer fórmula infantil en China, son la fuente de ingresos de exportación más grande de la nación.

Hay solo 5 millones de personas en Nueva Zelanda, pero unos 10 millones de ganado vacuno y lechero y 26 millones de ovejas.

La industria descomunal ha hecho que Nueva Zelanda sea inusual en el sentido de que aproximadamente la mitad de sus emisiones de gases de efecto invernadero provienen de las granjas. 

Los animales de granja producen gases que calientan el planeta, particularmente el metano de los eructos del ganado y el óxido nitroso de su orina.

El debate en Nueva Zelanda es parte de un cálculo global más amplio sobre el impacto de la agricultura en el medio ambiente y los pasos que algunos dicen que son necesarios para la mitigación.

La propuesta del gobierno laborista liberal se remonta a una propuesta similar pero fallida hecha por un gobierno laborista anterior en 2003 para gravar a los animales de granja por sus emisiones de metano.

Los agricultores en ese entonces también se opusieron a la idea, y los opositores políticos lo ridiculizaron como un “impuesto a las flatulencias”, aunque un “impuesto a los eructos” habría sido técnicamente más preciso ya que la mayoría de las emisiones de metano provienen de los eructos.


También lee:
· Cocodrilo vegetariano ‘milagroso’ que vivía en un templo indio muere a los 77 años
· El espectacular video que muestra a un grupo de delfines salvando a un hombre de ser atacado por un tiburón
· El asteroide que mató a los dinosaurios causó un ‘mega terremoto’ que duró meses