Por qué tienes mayor antojo de azúcar durante el invierno

Hay varias razones por las que en los días fríos y oscuros de invierno las personas pueden experimentar un mayor consumo de azúcar, incluyendo cambios biológicos y de estado de ánimo

Muchos de los alimentos que elegimos en los meses de invierno tienen más azúcar y grasas de los que comemos el resto del año.
Muchos de los alimentos que elegimos en los meses de invierno tienen más azúcar y grasas de los que comemos el resto del año.
Foto: Shutterstock

El clima puede influir en los antojos de ciertos alimentos. Durante el clima frío como en el invierno es posible que busquemos alimentos reconfortantes, comidas más abundantes y ricas en calorías. También puedes experimentar un mayor antojo de azúcar.

El invierno es una estación en la que puedes consumir mas comida reconfortante por varios factores, incluyendo las celebraciones de temporada como las fiestas decembrinas, la fluctuación de hormonas, los cambios a la exposición solar y disponibilidad de ciertos alimentos.

No solo la temperatura puede influir en los antojos, también los días menos soleados o con menos horas de luz pueden llevar a comer más refrigerios.

La Universidad de Georgia comparte que los cambios que se viven afectan nuestro nivel de estrés, apetito, capacidad para dormir y pueden hacer que nos sintamos letárgicos. “Es probable que las personas que son sensibles a estos cambios deseen comer alimentos azucarados o ricos en energía para combatir la fatiga”.

Los expertos en nutrición señalan que el clima más frío puede crear cambios biológicos que nos hacen querer comer más.

“Cuando baja la temperatura, es natural que deseemos tener antojos de alimentos que nos proporcionen calor. A menudo, los alimentos que elegimos en los meses de invierno tienen más azúcar y grasas de lo que consumiríamos de otro modo”, señala la Dra. Emma Laing, profesora de nutrición en la Universidad de Georgia.

Un menor consumo de agua durante el invierno también puede llevarte a comer más bocadillos ya que estar deshidratado también provoca hambre.

“En los meses de invierno, tenemos una gran cantidad de festividades, celebraciones y eventos deportivos que se centran en la comida”, dice la Dra. Laing. La experta en nutrición señala que los antojos están guiados por nuestra fisiología y psicología y el entorno que nos rodea.

Hay otra posible explicación a los antojos de azúcar durante los meses fríos y oscuros del invierno. En esta temporada, algunas personas pueden experimentar trastorno afectivo estacional, una forma leve de depresión.

Las personas con trastorno afectivo estacional comen más azúcar porque los alimentos ricos en carbohidratos hacen que los niveles de azúcar en la sangre aumenten, lo que eleva los niveles de insulina en la sangre. Cuando esto sucede, el aminoácido triptófano viaja a nuestro cerebro, donde se convierte en serotonina, una hormona que nos hace sentir felices”, informa PCC Markets.

Cualquiera que sea la razón para un aumento en los antojos de azúcar, vale la pena procurar que el consumo de azúcares añadidos sea moderado.

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) recomienda limitar el consumo de azúcares añadidos a no más de 6 cucharaditas de azúcar (25 gramos) por día para la mayoría de las mujeres y los niños mayores de 2 años; y 9 cucharaditas (36 gramos) por día para la mayoría de los hombres.

La AHA indica que comer y beber mucha azúcar agregada es una causa probable de la epidemia de obesidad en los Estados Unidos. También está relacionado con un mayor riesgo de presión arterial alta, colesterol alto, diabetes e inflamación en el cuerpo.

Te puede interesar:
5 síntomas inesperados que te anuncian que estás comiendo mucho azúcar
Qué puede suceder al cuerpo al comer alimentos con azúcar antes de acostarse
Beber Coca-Cola light diario, cuáles son los posibles efectos en tu cuerpo