Lo detuvieron por narcotráfico: renuncia el fiscal jefe de los árbitros en Italia

Las autoridades incautaron casi media tonelada de droga en Milán. El jefe de la oficina que investiga las posibles irregularidades de los árbitros en Italia aprovechó su uniforme de militar para trabajar como mensajero de droga y dinero para esta banda organizada

La Federación Italiana de Fútbol está sorprendida por lo sucedido.
La Federación Italiana de Fútbol está sorprendida por lo sucedido.
Foto: FRANCK FIFE / AFP / Getty Images

Detenido por la Guardia De Finanzas en Milán, junto a otros 42 implicados en una investigación por tráfico internacional de drogas, el fiscal jefe de la Asociación Italiana de Árbitros (AIA) renunció este sábado de su cargo en el estamento arbitral.

A Rosario D’Onofrio, exoficial del ejército italiano conocido como “Rambo”, lo arrestaron el pasado jueves, en el marco de una investigación que hicieron la Dirección Distrital Antimafia (DDA) y la Guardia de Finanza de Milán. En esta participaron las fuerzas del orden de España y Países Bajos.

De acuerdo con las primeras investigaciones, los detenidos habían introducido en la región italiana de Lombardía, cuya capital es Milán, más de seis toneladas de marihuana y hachís entre 2019 y 2021. Así lo informaron las fuerzas del orden italianas.

Durante la operación policial, las autoridades se incautaron de casi media tonelada de droga y de 1,000 recargas de cigarrillos electrónicos con base a cannabinoides, una sustancia química que provoca efectos similares a los producidos por la planta Cannabis.

Mensajero de droga y dinero

El ya exjefe fiscal de la AIA formaba parte de la banda organizada como mensajero -de droga y de dinero para blanquearlo más tarde- y como organizador logístico para encontrar los mejores lugares en los que hacer las entregas. D’Onofrio aprovechó su uniforme como exmilitar para pasar desapercibido y realizar las entregas en 2020, incluso durante el confinamiento.

Gabriele Gavrina, presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), declaró estar sorprendido por lo sucedido. Aseguró que el organismo que preside “tomará todas las decisiones necesarias para proteger la reputación del mundo del fútbol y del arbitral”.

“Estoy sorprendido. Inmediatamente, pedí al Presidente de la AIA, Alfredo Trentalange, que me informara de cómo se había seleccionado al fiscal jefe, ya que su nombramiento es responsabilidad exclusiva del comité nacional a propuesta del presidente de la AIA. Una cosa es segura, la FIGC tomará todas las decisiones necesarias para proteger la reputación del mundo del fútbol y del arbitral”, sostuvo.

D’Onofrio se incorporó a la AIA disciplinaria en 2013. Trentalange lo nombró jefe de la oficina que investiga las posibles irregularidades de los árbitros.